Ni techo ni castigo | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 17 Noviembre 2018 | 

23

40

16

Secciones

Sábado 17 Noviembre 2018 | 

23

40

16

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Ni techo ni castigo

Yuriria Sierra
Analista | Sábado 15 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Ni las rentas bajaron ni las construcciones se detuvieron. Parece que no pasó nada. Casi un año del 19S y como si no hubiera pasado nada. Acaso sólo se afianzó el lazo entre autoridades y el sector inmobiliario. El lazo y la complicidad. Hoy sabemos, por ejemplo, que Miguel Ángel Mancera aumentó su patrimonio durante su gestión como jefe de Gobierno de la CDMX: departamentos y locales comerciales con valor de 43.5 millones de pesos, según una investigación de Proceso. Y mientras él tiene varios techos para elegir, aún hay damnificados que esperan una respuesta.

Aquellos que cumplen con los requisitos para recibir ayuda deben tomar aire para soportar la enorme burocracia que les espera para acceder a un apoyo que no incluye castigo a los responsables de los colapsos. Porque a los edificios que cayeron en septiembre pasado no los tiró el temblor, sino la corrupción y la impunidad que pretende evitar sanciones.

Un edificio de no más de ocho pisos al que se le adecuó un helipuerto en plena colonia Hipódromo Condesa. A pesar de las denuncias de los vecinos, ninguna autoridad clausuró. Otro en la Narvarte, al que en 2014, por petición de sus habitantes, funcionarios encargados revisaron y no encontraron daño estructural, según. Tres edificios: uno en la Condesa, otro en la Del Valle y uno más en la Roma, que se vinieron abajo, los dos primeros el 19 de septiembre pasado, el último el mismo día, pero de hace 32 años; los tres construidos bajo responsabilidad de un mismo ingeniero. Un edificio más que colapsó luego de los trabajos con maquinaria pesada —y prohibida— en el predio de junto. Otro más al que 14 años atrás se le instaló una antena de señal telefónica de diez toneladas, pesadísima para su estructura. Una cadena de edificios levantados con documentación incierta al sur de la ciudad, en la zona de Coapa. Uno que duró sólo ocho meses habitado estaba recién estrenado. Uno que ni siquiera se estrenó y que, con obra clausurada, cayó. Otro que fue construido a voluntad: fuera de la norma y los planos, menos acero y que evidentemente no soportó el movimiento del 19S. El edificio de oficinas que fue rentado por 20 años a pesar de las advertencias de inclinación. Una construcción remodelada, pero que se vendió como nueva.

Todos casos conocidos. Todos documentados por Mexicanos contra la Corrupción e Impunidad. La finalidad de este informe, ¿Por qué cayó mi edificio?, revelado hace unos días, es justamente enfatizar la falta de respuesta de las autoridades. Entender el porqué de esta ausencia.

Los sismos de septiembre pasado no sólo dejaron sin patrimonio a cientos de mexicanos, también hicieron visible la orfandad de autoridades. Tras los terremotos, 150 mil viviendas resultaron dañadas y 52 mil 374 fueron pérdida total; estas cifras corresponden al número de viviendas que fueron construidas a escala nacional durante 2016. De igual forma, luego de los sismos, no se detuvieron las construcciones a pesar de la evidente necesidad de revisión de éstas. ¿Ha notado cómo por todos lados hay edificios en construcción? ¿Ha notado que el sector inmobiliario parece no haber sufrido ninguna consecuencia a pesar de los derrumbes?

El informe de MCCI es contundente: los habitantes de la capital sabemos qué hacer en caso de sismo; con más rigor nos documentamos sobre el proceso de evacuación y atención de emergencias. La solidaridad quedó más que probada, pero no tenemos certeza de que lo que sucedió en septiembre de 2017 no volverá a pasar. ¿Quién nos dice que los nuevos edificios se construyen bajo estrictas normas? ¿Los mismos que vendieron y remodelaron edificios hoy colapsados? El cambio de gobierno tiene enorme tarea, no sólo para responder a quienes hoy siguen sin hogar, sino para enfrentar a quienes hoy siguen sin castigo y, peor aún, operando como si las vidas perdidas y el pasado no importaran.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: