De política y cosas peores | Profeta en mi tierra | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 25 Septiembre 2018 | 

9

23

51

Secciones

Martes 25 Septiembre 2018 | 

9

23

51

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Profeta en mi tierra

Armando Fuentes
Escritor | Sábado 15 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad Juárez.- "¿Me engañaste, Mesalina?". Esa pregunta le hizo don Leovigildo a su mujer. Su inquietud no carecía de fundamento. La pareja tenía seis hijos; tres niños y tres niñas. Todos seis eran bellos como ángeles: las niñas parecían muñequitas; los niños semejaban querubines. Pero llegó el séptimo y salió muy feo, feísimo, tanto que el médico que lo trajo al mundo le puso un crucifijo enfrente cuando lo vio, como hacían en las películas de Bela Lugosi quienes se topaban con el vampiro Drácula. Dicho sea de paso, por una extraña ironía de la vida -o de la muerte- el célebre actor que en las películas retrocedía espantado a la vista de un crucifico está sepultado, envuelto en su capa de Drácula, en el cementerio de la Santa Cruz, en Los Ángeles. Lugosi tuvo cinco esposas, y se le atribuyeron amores clandestinos con la sensual artista Clara Bow. O sea que el monstruo no era tan monstruoso. Advierto, sin embargo, que me estoy apartando del relato. Vuelvo a él. Don Leovigildo sospechó que su esposa lo había coronado, que era adúltera, pues todos sus hijos eran agraciados, y ninguna gracia poseía el último. Así, le preguntó solemne: "¿Me engañaste, Mesalina!". Clamó ella: "¡Te juro que esta vez no!". Jamás acabaré de agradecer a mis paisanos el cariño que me demostraron en la presentación en Saltillo de mi más reciente libro, "Teologías para ateos". Por principio de cuentas tardé casi media hora en llegar desde la puerta de la Feria Internacional del Libro de Coahuila hasta el sitio donde se haría la presentación, pues decenas de lectoras y lectores me detenían para pedir mi autógrafo o tomarse una foto conmigo. Luego, la sala en la cual presenté la obra se llenó a su máxima capacidad. Muchos asistentes debieron estar de pie en los corredores, y muchos más no pudieron ya entrar. Una sorpresa me esperaba que me emocionó: al terminar la presentación apareció de pronto un enorme pastel, y todo el público se levantó y me cantó Las Mañanitas con motivo de mis gozosos 80 años. La gente me llevó regalos, como en las funciones de beneficio del Teatro Tayita, y luego estuve largo tiempo firmando ejemplares del libro. Mis queridos coterráneos han hecho que sea yo profeta en mi tierra. Aquí y ahora les agradezco de corazón su afecto, y les digo que dedicaré el resto de mi vida a merecerlo. El reverendo Rocko Fages, pastor de la Iglesia de la Tercera Venida (no confundir con la Iglesia de la Tercera Avenida, que no tiene mandamientos sino sólo amables recomendaciones), fue en calidad de misionero a las Islas de los Mares del Sur a llevar a los nativos la buena nueva de que se irían al infierno si no aceptaban el bautizo. Llevó consigo (cosa que dio de qué hablar a la congregación) a Miss Erere, organista y maestra de la escuela dominical. Lo primero que advirtieron los recién llegados fue que las hermosas aborígenes andaban con el busto descubierto, pues sus coloridas faldas eran tan breves que sólo les cubrían de la cintura para abajo. En su primer sermón el pastor Fages les dijo que irían a parar a la Gehena de fuego si no se cubrían el pecho. El siguiente domingo llegaron todas con el busto cubierto, pero con la parte de abajo descubierta, pues la escasa tela que usaban para vestirse no alcanzaba a cubrir ambas regiones. Miss Erere se escandalizó. "Hermano -le dijo al reverendo-, debemos enseñarles a estas pobres mujeres la diferencia entre el bien y el mal". El pastor Fages volvió a pasear la vista por las bellas nativas (14 veces la había pasado ya) y luego declaró: "Tiene razón, hermana. Usted enséñeles el bien y yo me encargaré de enseñarles lo demás". FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: