Dos pilares de la cultura | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 21 Septiembre 2018 | 

21

33

17

Secciones

Viernes 21 Septiembre 2018 | 

21

33

17

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Dos pilares de la cultura

Cecilia Ester Castañeda
Escritora | Jueves 13 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

No se organizó ninguna celebración oficial para conmemorar el 12 de septiembre los 130 años del natalicio de Arturo Tolentino Hernández, que yo sepa. El fin de semana, murió atropellado a los 79 años Ernesto Ochoa Guillemard. Estas dos tragedias del mundo cultural dicen mucho sobre Ciudad Juárez.

El olvido de legado de quien probablemente haya sido el compositor local más prolífico y exitoso antes de Juan Gabriel parece un crimen. El deceso del mentor de teatro más prestigiado de la región, cuando cruzaba por la esquina una peligrosa zona comercial de moda, refleja el precio en vidas del añejo caos en las vialidades de la frontera. Y ambos hechos se traducen en pérdidas mayores para una ciudad urgentemente necesitada de manifestaciones de su lado humano y artístico. En eso, tanto Tolentino como Ochoa han sido dos de sus principales pilares.

¿Por qué seguimos ignorando a la cultura? Ese maravilloso conductor potencial de sensibilización, de catarsis, liberación y unión para una sociedad víctima de ansiedad resulta más barato que desplegar fuerzas del orden. Sus efectos pueden perdurar por mucho mayor tiempo, en esferas más amplias.

Si queremos fomentar la paz, el arraigo o la esperanza, una de nuestras herramientas se llama cultura.

Pero las mismas autoridades parecen decididas a acabar con la Biblioteca Pública Municipal Arturo Tolentino, apropiándose, según el grupo Tolentino SOS, de la mitad de sus instalaciones para destinarlas a otros usos y descuidando abiertamente el reducido resto.

Tal vez no sepan que el edificio situado en el parque Borunda lleva el nombre del contador, promotor cultural, educador, político y músico que por décadas fungió como director de una biblioteca situada en Mariscal y María Martínez, la segunda en nuestra ciudad después de aquella destruida en tiempos de la Revolución.

Reconocido a nivel internacional como autor de piezas de diversos géneros musicales, Arturo Tolentino es especialmente recordado por “Ojos de juventud”. El famoso vals para piano grabado en varios países cuenta en México con las versiones de, entre otros, Pedro Vargas, Javier Solís, mariachis y orquestas. Es también el tema de una película protagonizada por Joaquín Pardavé y Elsa Aguirre en 1948.

Y si en la escuela usted bailó “Jesusita en Chihuahua”, adivine a quién atribuyen esa polka algunos autores. 

Entonces, ¿por qué no celebramos a Arturo Tolentino?

Al parecer no hemos aprendido ciertas lecciones. Cuando en el 2010 el guitarrista clásico Aquiles Valdez Ortiz murió a consecuencia de las heridas sufridas durante un asalto, perdimos trágicamente a uno de nuestros artistas de mayor renombre. Era el momento más álgido de la violencia, podría decir alguien.

Hoy, la partida de Ernesto Ochoa nos obliga nuevamente a reflexionar. El “profe Ochoa” fue uno de los tres hombres mayores de 50 años que perecieron atropellados el sábado, informó El Diario. Ese mismo día cuatro personas más fallecieron en otro tipo de accidente vial, añade. “El maestro Ochoa muere atropellado por esta vorágine comercial devastadora”, dice vía telefónica entre lágrimas el actor Joaquín Cosío a este medio, “esta curva ilógica y terrible donde han muerto varias personas… donde no hay manera de cruzar la calle”. 

Discípulo de Ochoa, Cosío se refiere al bulevar Gómez Morín, ese punto de excesos donde se conjugan la incivilidad, el licor, la escasa cultura vial, la invasión de carriles, la alta velocidad, la falta de accesos y señalamientos peatonales… No es casual que las víctimas atropelladas tiendan a ser adultos mayores.

La conmoción por la repentina muerte del profe Ochoa permite entrever el peligro al cruzar una calle juarense. Pero para apreciar el valor de cada vida humana no deberíamos tener que estar llorando a un director de teatro, un formador de generaciones enteras de actores, un ingeniero en Minas políglota que representó en esgrima a México en las Olimpiadas, una figura multigalardonada de las artes escénicas, una persona descrita como “un espíritu intrépido, aventurero, generoso” o “un maestro de vida” por quienes lo conocieron de cerca.

Rindamos tributo a dos grandes hombres defendiendo el acceso a los libros, la música, el teatro, y el derecho a caminar en forma segura por las calles. A cualquier edad.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: