De política y cosas peores | Una ocurrencia dedocrática | Opinion

Miércoles 14 Noviembre 2018 | 

4

33

51

Secciones

Miércoles 14 Noviembre 2018 | 

4

33

51

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Una ocurrencia dedocrática

Armando Fuentes
Escritor | Jueves 13 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Bragueto iba a casarse con Uglicia. Eso tenía intrigado a todo el pueblo, pues el galán era guapo y bien plantado, en tanto que la novia no tenía otro atractivo que la fortuna de don Crésido, su padre, hombre Tras dineroso. Faltaban unos días para la boda, y una noche Uglicia se echó en brazos de su prometido hecha un mar de lágrimas. Le contó entre sollozos: "¡Mi papá se arruinó! ¡Invirtió todo su dinero en una mina inundada, en una plantación de ananás que los elefantes arrasaron, y en acciones de un banco en Trebisonda que fue expropiado por el gobierno revolucionario!". "¡Caramba! -exclamó Bragueto-. ¡De lo que fue capaz tu padre con tal de impedir nuestro matrimonio!". Ciriano el sacristán le dijo al padre Arsilio: "Vaya usted al confesonario, señor cura. Lo esperan muchos clientes". "No digas 'clientes' -lo aleccionó el buen sacerdote-. Di 'penitentes'. Eso de 'clientes' se oye muy mal". Opuso el rapavelas: "'Penitentes' se oye peor". En una casa de mala nota el hombre con aspecto de oriental le pidió a la madama: "Deseo una culona". Fue la meretriz y regresó con Pomponona, mujer de opimo nalgatorio. "Eso no -rechazó el tipo-. Deseo una culona. Si no tiene, entonces una Calta Blanca". La verdad, la verdad, la verdad, yo no sé qué pensar del Tren Maya. De pronto se me aparece como un mero capricho nacido del poder, y luego acepto la afirmación de que será una inversión útil para fomentar el progreso de una importante zona del país, y de sus habitantes. Sobra decir que no sé nada de ferrocarriles. Ni siquiera tuve de niño un trenecito Lionel. Pero un amigo mío que conoce el tema me dijo que para que un ferrocarril sea rentable debe transportar no sólo pasajeros, sino también carga. ¿Qué productos, qué mercancías llevará ese tren? ¿O será fundamentalmente turístico? Hasta donde sé -corríjanme por favor si estoy equivocado- no hay un estudio técnico, financiero y de mercado que sustente la idea del Tren Maya y en el cual se fundamente su viabilidad. Si lo hay me gustaría verlo. De seguro no lo entenderé, pero al menos quedaré muy impresionado, y ése es un buen principio para dar apoyo a algo y defender su creación. Un documento así, y más si tiene gráficas, es elemento valiosísimo para convencer a los que no sabemos. Y si el tal escrito pesa mucho el convencimiento será mayor. Mientras tanto déjenme conservar el maleficio de la duda y debatirme entre dos ideas distintas y contrarias: ¿es el Tren Maya un proyecto bien fundado que beneficiará a una parte de la República necesitada de inversión, o es sólo una ocurrencia dedocrática?... La esposa de don Algón entró de puntillas a la oficina de su marido, que estaba de espaldas a la puerta, y traviesamente le tapó los ojos. Dijo el ejecutivo: "Regresa a tu escritorio, Rosibel. Ahora no tengo tiempo para eso". Lord Highrump le dio una hoja de papel al cocinero y le dijo: "Mi suegra vendrá a pasar unos días con nosotros. Ésa es la lista de sus platillos favoritos. Si le hace usted uno solo quedará de inmediato despedido". "¿Cómo está tu esposa, Babalucas?". "Te diré: las opiniones se encuentran bastante divididas". Terminada la película don Martiriano y su esposa doña Jodoncia salieron del cine. Le comentó él: "La parte que más me gustó fue cuando la señora que estaba atrás de nosotros te dijo que te callaras". A aquella chica le decían "La tierra". Era de quien la trabajaba. La mujer del capitán de barco le comunicó a su esposo: "Voy a tomar clases de natación". "¿Por qué?" -se extrañó él. Explicó la señora: "Recordé que me dijiste que si algún día te engañaba me echarías al mar". FIN. 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: