De política y cosas peores | 'Les vamos a partir su madre' | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 25 Septiembre 2018 | 

3

53

18

Secciones

Martes 25 Septiembre 2018 | 

3

53

18

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | 'Les vamos a partir su madre'

Armando Fuentes
Escritor | Miércoles 12 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Simpliciano era ingenuo y candoroso. Pirulina, en cambio, tenía más historia que "México a través de los siglos". Cuando el inocente muchacho anunció su propósito de desposarla sus padres se consternaron. "Pero, hijo -habló llena de angustia su mamá-, esa muchacha se ha acostado con todo México". Preguntó Simpliciano: "¿La ciudad, el estado o el país?". "Su esposo, señora, la acusa de haberlo engañado. Dice que llegó a su casa y la encontró en brazos de un sujeto al que llamaba 'papacito', 'negro santo' y 'cochototas'". "Al contrario, señor juez. Fue él quien me engañó a mí. Me dijo que iba a llegar a la casa a las 11 de la noche, y llegó a las 9 y media". Babalucas era empleado de cierta oficina pública. Un extranjero se presentó a hacer un trámite y Babalucas le pidió su nombre. Respondió el visitante: "John O'Brian". Babalucas se impacientó: "Decídase". En otra ocasión el mismo Babalucas preguntó en una librería: "¿Tienen algún libro de Hemingway?". Le informó el encargado: "Tenemos 'El viejo y el mar'". Dijo el badulaque: "Deme el mar". Tetonina se llamaba, y era dueña de dos grandes cualidades que solía realzar vistiendo un suéter ajustado. (Eso me hace recordar a Anatole France. Gustaba de las damas pechugonas, y decía que una mujer sin busto grande es como una cama sin almohadas). Don Algón, el jefe de la bien dotada chica, le preguntó una mañana: "Perdone, señorita Tetonina: su suéter ¿es de lana o de algodón?". "De lana" -respondió la chica. "Soy alérgico a la lana -declaró el salaz ejecutivo-. Hágame el favor de quitárselo". Vientos de fronda soplan en la UNAM. Ahí cursé estudios en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales -todavía estaba en Mascarones-, en la Facultad de Derecho y en la de Filosofía y Letras. También en aquel tiempo había porros. Un grupo de ellos, enviados no supimos por quién, hablaron con los que estábamos organizando un homenaje a Vasconcelos con motivo de su muerte, y aduciendo comedidas razones -"Les vamos a partir su madre"- nos disuadieron del intento. La principal característica de los llamados porros es que no tienen voluntad propia. A pesar de su fuerza física y su brutalidad son en verdad títeres, marionetas cuyos hilos mueven fuerzas oscuras, si me es permitido usar esa expresión inédita. Todo indica que lo que está sucediendo en la Universidad es una escalada que tiende a desestabilizarla. La justa protesta de los universitarios por la agresión porrista, y su legítima demanda de seguridad, se han convertido en exigencia por la renuncia del rector y en un inoportuno movimiento que pide la democratización de la Casa de Estudios. Planteles que habían vuelto a clases se encuentran nuevamente en paro. Los acontecimientos están tomando un rumbo peligroso. Aquellos vientos de fronda se van volviendo tempestad.  Quizá estamos en presencia de una de esas agitaciones provocadas por quienes después las desagitan y luego pasan su factura por haber desagitado lo que antes agitaron. O a lo mejor hay quien quiere mostrar su capacidad para mover el agua en vísperas de un cambio de gobierno. Ojalá en esta nueva crisis los universitarios se mantengan unidos, rechacen cualquier forma de provocación y no hagan daño a su propia casa sometiéndola a presiones indebidas. Que hable el espíritu, como propuso Vasconcelos, no la politiquería o la violencia. Y que viva la Universidad. El padre Arsilio estaba resolviendo un crucigrama. "Ayúdeme, madre -le dijo a sor Bette, su ama de llaves-. Cosa propia de la mujer, en cuatro letras. Las tres primeras son -oño". "Moño" -contestó sin vacilar la reverenda. Le pidió el padre: "¿No tiene un borrador?". FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: