De reversa papi | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 23 Septiembre 2018 | 

8

31

44

Secciones

Domingo 23 Septiembre 2018 | 

8

31

44

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De reversa papi

Raymundo Rivapalacio
Periodista | Martes 11 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- La mala noticia del gobierno en transición es que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador y su gabinete designado, no tienen idea de lo que es la administración pública federal, por lo que algunas de sus promesas de campaña son financieramente insostenibles. La buena noticia es que López Obrador no come fuego, y entre más se involucra su equipo en la información que le está aportando el Gobierno federal, más pasos para atrás dan. La mejor noticia para quien gobernará el país desde el 1 de diciembre, es que el teflón que le ha fortalecido de manera inversa el repudio nacional hacia el presidente Enrique Peña Nieto, le permite que pueda incumplir prematuramente sus ofrecimientos sin que tenga costo político para él.

Habría que añadir que el que tenga que dar marcha atrás a sus palabras, le va a ayudar a gobernar mejor y evitar una crisis financiera, cuando menos en el arranque de su administración, lo cual beneficia a quienes votaron por él y a quienes no lo hicieron. El teflón le da amplio espacio político para moverse en cualquier sentido. En este momento, si ratifica una promesa de campaña, le aplauden; y si la rectifica, también le aplauden. Frente a la fe ciega, quienes observan sus contradicciones, los aplastan sus guerrilleros y voluntarios cibernéticos en las redes sociales, que con sus actitudes vitriólicas buscan inhibir la libertad de expresión y neutralizar la crítica. Lo que importa, al final del camino, es que deje de vivir en la irrealidad y que los números los despierten de sus perjuicios.

El 31 de agosto aseguró que las subastas de contratos para la exploración y explotación de petróleo y gas serían suspendidas hasta que se revisaran los contratos que han sido adjudicados, con lo cual congelaría las licitaciones petroleras hasta nuevo aviso. Seis días después, afirmó que en los primeros días de diciembre, al asumir la Presidencia, lanzará licitaciones para la perforación de pozos petroleros para levantar la producción petrolera “en poco tiempo”. Al cambiar de rumbo en 180 grados, López Obrador mintió, porque “en poco tiempo” significa entre 7 y 10 años para que una vez otorgada una licitación, puedan empezarse a ver algunos resultados. Pero eso realmente no importa. 

Lo relevante es que el presidente electo parece haber entrado en razón financiera. Hace unos días, la secretaria de Energía designada, Rocío Nahle, afirmó que Pemex iba a recibir una inyección de 75 mil millones de pesos para exploración y producción, además de 49 mil millones para mejorar la capacidad de seis refinerías y construir una más, en su tierra Tabasco, dentro del presupuesto para 2019. Incrementar de esa forma el gasto sin generar el producto para compensarlo, afectaría la estrategia de gasto para ir reduciendo su deuda de 100 mil millones de dólares, lo cual conduciría a que las agencias especializadas le modificaran la calificación de su deuda, y el mensaje al mundo sería de insolvencia. La designación del ingeniero agrónomo Octavio Romero Oropeza, como futuro director de Pemex, resultó en el peor rendimiento de los bonos de Pemex desde que se empezaron a vender en 2008.

La reversa metida por López Obrador fue acompañada por la rectificación simultánea de quien le había estado haciendo las cuentas alegres, Gerardo Esquivel, designado como futuro subsecretario de Egresos de Hacienda. Esquivel aseguró durante los meses de la campaña que López Obrador no tendría problemas para llevar a cabo sus ambiciosos programas sociales con una reducción de presupuesto, mediante acciones como compactación, programas que decía se duplicaban, gasto austero, reducción del 50 por ciento de los salarios de la alta burocracia y la eliminación de los seguros de gastos médicos, además de eliminar la corrupción que les daría, estimaba, unos 80 mil millones de pesos anuales.

El 23 de agosto aseguró en un foro de Banorte que los 25 programas públicos prioritarios de López Obrador, requerirían de 500 mil millones de pesos en el primer año, que serían financiados sin aumentar el déficit fiscal ni contratar deuda. Sin dudarlo, dijo que con el ajuste al gasto no prioritario y el espacio fiscal existente, el dinero estaría listo para su aplicación. El 5 de septiembre, Esquivel ya tocó otra música. Si no se logran los ingresos suficientes tras la implementación de las medidas de austeridad, dijo en un foro organizado por la agencia calificadora Moody’s, los programas sociales de López Obrador, incluido el de los jóvenes que dijo el presidente electo se lanzaría con recursos garantizados en su primer día de gobierno, se “achicarán”.

Así de fácil como es decir cualquier cosa, Esquivel dio un enorme giro retórico. Lo que antes estaba garantizado, ahora no tanto. Llevó a López Obrador a realizar promesas de campaña sobre la base de estimaciones incorrectas que ha tenido que ir corrigiendo al ir analizando la información que le está proporcionando la Secretaría de Hacienda. Un académico reconocido, brillante incluso, no necesariamente lo hace un funcionario eficiente en la Hacienda federal. Sus malos cálculos -incluso en el costo que tendría el programa de los jóvenes, donde se equivocó por alrededor de cinco mil millones de pesos-, han provocado sus tropiezos y los del presidente electo que tanta confianza la tiene en ese tema.

Pero volvamos al principio. Lo malo es que esas deficiencias no tienen costo financiero alguno para el país, y el político que podría llevar rectificaciones que van de un lado a otro de las antípodas, son impenetrables en la figura de López Obrador. Lo bueno es que están corrigiendo. Bien por el nuevo gobierno, pero mejor para México. Lo único que hay que esperar es que no vuelvan a cambiar.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: