La desvergüenza de Velasco | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 16 Noviembre 2018 | 

23

57

55

Secciones

Viernes 16 Noviembre 2018 | 

23

57

55

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


La desvergüenza de Velasco

Sixto Duarte
Analista | Martes 11 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

Apenas la semana pasada, en este mismo espacio, comentábamos la nueva integración de fuerzas en el Poder Legislativo. Advertimos que era imperativo para la estabilidad de la República –y para enviar un mensaje de genuina lucha contra la corrupción–, que López Obrador y Morena no se prestaran al juego corrupto de los partidos rémora que parasitariamente deambulan por la Cámara Alta y la Cámara Baja. Partido Verde, Nueva Alianza, del Trabajo, entre otros, han confundido la cosa pública o como le llamaban los romanos res publicae, con una res bovina (valga la redundancia) a la cual hay que ordeñar hasta que se eche. De ahí que las coincidencias que buscan tener con el nuevo régimen obedezcan a un interés económico particular, más que a un interés superior por México.

Al parecer lo que aquí dijimos, y que fue publicado el martes pasado, presagiaba lo que unas horas después sucedería: el Senado, la Cámara Alta, el órgano garante del pacto federal, se convertiría en comparsa de los caprichos de un cacique regional como Manuel Velasco, uno de los más grandes hijos del cleptócrata Partido Verde.

La primera fuerza en el Senado es Morena. Junto con el PRI, y evidentemente el Verde, convalidaron ese atropello a la dignidad parlamentaria del Senado, al negar su solicitud de licencia en un primer momento, y otorgarla horas después para que Velasco pudiera chapulinear de vuelta a Chiapas a terminar su período como gobernador del estado, y volver en diciembre a asumir como coordinador de los senadores del Partido Verde en la Cámara Alta. El Senado al servicio de los intereses ya no de grupo, sino de una persona.

Se ha especulado que el verdadero motivo por el cual Morena cambió de parecer en ese período de apenas unas horas fue que el Partido Verde ofreció a cambio de votar esa licencia, entregar cinco diputados a la bancada de Morena, consolidando así este último, la mayoría absoluta en San Lázaro.

Es una pena que, en pleno siglo XXI, y especialmente, a tres meses de haber “consolidado la democracia” (como muchos izquierdistas opinan) sigamos teniendo meretrices de la cosa pública, o peor aún, diputados de alquiler, como quedó evidenciado la semana pasada. El transferir diputados electos por un partido a otro, traiciona al elector que depositó en ellos su confianza, para ser representados por ese partido. Ese actuar facineroso por parte del Partido Verde viene a evidenciar lo que siempre han hecho: venderse al mejor postor.

Es increíble que los senadores, de manera indigna, hayan avalado esta postura. Existen dos motivos que se estiman agravantes a tal situación. El primero es que, como he sostenido en diversas publicaciones, Velasco está impedido para ser senador, pues incumple con lo dispuesto en el artículo 55, fracción V de la Constitución. Si el Partido Verde no quiso respetar la Constitución al postularlo, el INE no quiso hacerlo al admitir su registro, y el Tribunal Electoral se hizo de la vista gorda, son asuntos graves atribuibles a cada uno. Pero que el Senado legitime una violación constitucional de esa magnitud, y además, le permita ir y venir a Tuxtla con doble cachucha de senador y gobernador, es algo que tiene que avergonzarnos a todos, especialmente a los senadores que votaron esa licencia. El segundo es que, se encuentra en letra gris esa idea de que se puede ser senador y gobernador a la vez.

Por increíble que parezca, pero la senadora-secuestradora Nestora Salgado y el senador-prófugo Napoleón Gómez Urrutia, no votaron a favor de dicha licencia. Irónicamente se puede decir que estos dos criminales votaron con mayor conciencia, reflexión, responsabilidad y sentido patriótico que el resto de la bancada mayoritaria. ¿Cómo deja esto parados al resto de sus compañeros?

La periodista Lily Téllez, senadora de Morena por el estado de Sonora, se ufanaba diciendo que en las medidas de austeridad recién aprobadas por el Senado, se incluía las de no comprar más café y galletas en el recinto parlamentario. No sólo resultó una medida inútil y populista, pues resultó también ser una farsa, ya que a la sesión siguiente seguían las mismas prebendas. En mi opinión, es preferible que Morena siga comprando café y galletas, en lugar de que siga comprando diputados del Verde.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: