De política y cosas peores | Cinismo disfrazado de honradez | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 18 Noviembre 2018 | 

7

34

18

Secciones

Domingo 18 Noviembre 2018 | 

7

34

18

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Cinismo disfrazado de honradez

Armando Fuentes
Escritor | Lunes 10 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Creo que me estoy haciendo viejo. Lo digo porque empiezo a hablar de cosas como la decencia y la moral. Temo que esos antiguos usos se han perdido en todo el mundo. Los norteamericanos eligen como su presidente a Trump, el hombre más indecente e inmoral de nuestro tiempo, y en Cuitlatzintli cada vez que una muchacha sale embarazada un muchacho huye del pueblo. Entre nosotros es una mayúscula desvergüenza la burda farsa urdida de consuno por el Partido Verde y la Morena de López Obrador para permitir que el gobernador de Chiapas sea sustituto de sí mismo y al mismo tiempo senador, y dar a AMLO mayoría absoluta en el Congreso. A nadie sorprende que el dueño del tucán se venda y convierta en mercancía a los suyos. Venderse al mejor postor ha sido siempre la marca de la casa. Lo que extraña es que el Presidente Electo, que se ha pasado años predicando la "honestidad valiente" y denunciando a "la mafia del poder", caiga ahora en esta supina deshonestidad con tal de tener él mismo más poder y manejar su propia mafia. Para colmo luego se niega a hablar -corazoncito- cuando se le interroga acerca de esta indigna compraventa por la cual los senadores de aquellos partidos (¡senadores, háganme ustedes el refabrón cavor!) tomaron una decisión y media hora después la revocaron para tomar la opuesta. Todo hace pensar que nos aguardan malos tiempos. La desfachatez y cinismo del pasado, disfrazados ahora de pureza y honradez republicanas, vuelven a ser protagonistas de nuestra vida pública. El padre Arsilio organizó en su parroquia un retiro espiritual para hombres solteros. En la plática inicial les preguntó: "¿Saben ustedes qué es la eternidad?". "Sí, padre -levantó uno la mano-. Es el tiempo que media entre el momento en que yo termino y el momento en que mi amiga deja de hablar, se viste y se va a su casa". Don Poseidón le dijo al galancete que le pedía la mano de su hija: "El hombre que se case con Glafira se llevará una joya". "A verla" -se interesó el boquirrubio. Dos señoras intercambiaban confidencias acerca de sus respetivos cónyuges. Dijo una: "Mi marido es fanático del futbol. Cuando hacemos el amor y llega al orgasmo grita: '¡Gooool!'". Repuso la otra: "El mío es aún más fanático. Cuando su equipo anota un gol grita: '¡Aaaaah!'". Se extrañó la primera: "¿Y por eso es más fanático?". "Sí -confirmó la otra-. Grita así porque tiene un orgasmo". Cierto señor fue al súper acompañado por su hijo adolescente. El muchachillo iba jugueteando con una moneda de 10 pesos, de las que están a punto de desparecer para ser sustituidas por nuevos billetes de 20 pesos, indicio claro de gran inflación. En imprudente impulso el hijo del señor se llevó la moneda a la boca y se la tragó. La moneda se le atoró en la garganta. Su padre trató de hacer que la expulsara, pero sus esfuerzos resultaron inútiles. Igual de infructuosas fueron las maniobras practicadas por el gerente y empleados de la tienda, que acudieron apresuradamente. De seguro el jovencito iba a morir asfixiado por causa de su imprudencia. En eso, sin embargo, llegó una dama vestida con elegancia, y se enteró de lo que sucedía. Sin vacilar llevó su mano a la entrepierna del adolescente y empezó a apretarle los testículos, primero con suavidad, luego con intensidad mayor y por último con todas sus fuerzas. Al sentir ese tremendo apretón el muchacho arrojó la moneda. La mujer se la embolsó y se dispuso a retirarse. "¡Gracias, señora! -prorrumpió con emoción el padre-. ¿Es usted doctora, o paramédica especializada en urgencias como ésta?". "No -replicó ella-. Soy abogada, y me dedico a representar mujeres en casos de divorcio". FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: