De política y cosas peores | Se le vino el mundo encima | Opinion

Martes 25 Septiembre 2018 | 

7

21

57

Secciones

Martes 25 Septiembre 2018 | 

7

21

57

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Se le vino el mundo encima

Armando Fuentes
Escritor | Jueves 06 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- "Me acuso, padre, de que soy casado, y sin embargo estoy teniendo sexo con Chichonia Nalgatier". Así le dijo aquel hombre al padre Arsilio. Preguntó el sacerdote: "¿No eres tú el marido de Uglilia Gélida, esa mujer de agrio carácter, desprovista de todo atractivo físico y espiritual, y no es la tal Chichonia esa bella y simpática muchacha de busto exuberante y opimo caderamen que, según dicen, domina todas las artes del amor sensual?". "Así es, padre" -respondió, contrito, el penitente. Le indicó el confesor: "Entonces no puedo darte la absolución". "¿Por qué, señor cura?" -inquirió, desolado, el individuo. Contestó el padre Arsilio: "¡Porque tengo la seguridad de que no estás arrepentido, desgraciado!". A este amigo mío, priista de toda la vida, se le vino el mundo encima cuando en el desayuno de los martes intentó hacer una tímida defensa del presidente Peña Nieto. Peor aún le fue cuando nos asestó un deplorable juego de palabras: "Del árbol caído todos hacen Peña". Hubo quienes propusieron expulsarlo ad perpetuam de la mesa. Si se salvó de ese ostracismo fue sólo porque, sinceramente arrepentido, ofreció pagar la consumición de todos. Y es que este sexenio tuvo arranque de jaca andaluza y llegada de mula manchega. Tras el Pacto por México y las importantes reformas que Peña emprendió -energética, fiscal, educativa- el régimen naufragó en un piélago de corrupciones e ineficiencias que lesionaron en forma irremediable la imagen presidencial. Este sexenio será recordado sobre todo por el escándalo de la llamada Casa Blanca y por la tragedia de Ayotzinapa, de la cual los comunicadores del presidente no supieron deslindarlo, por más que no tenía relación alguna con lo sucedido. En el desayuno del próximo martes expondré estas ideas. Espero no ser condenado a ostracismo. Por encima de cualquier intento de defensa, y a pesar de las exorbitantes sumas gastadas en propaganda oficialista, este sexenio pasará a la historia como uno de los más cuestionados, y Peña Nieto como uno de los presidentes más impopulares. El buen Dios hizo llamar a San Pascual Bailón, patrono celestial de guisanderos, y le pidió que preparara una comida para los bienaventurados que estaban la gloria celestial. "Quiero agasajarlos -le dijo- por haber cumplido mis santos mandamientos. Toma nota del menú". Trajo San Pascualito lápiz y papel, y el Señor le dictó: "A los que cumplieron el primer mandamiento les servirás un platillo de perdiz. A los que observaron el segundo, un platillo de salmón. A quienes obedecieron el tercero, un platillo de pollo. A los bienaventurados que acataron el cuarto mandamiento les harás un platillo de faisán. A los que no se apartaron del quinto, un platillo de lechón. A los que respetaron el séptimo un platillo de carnero. A los que pusieron en práctica el octavo un platillo de cerdo. Y finalmente, a los que se sujetaron al décimo les ofrecerás un platillo de ternera". San Pascual revisó sus notas. "Señor: te saltaste el sexto y el noveno mandamientos: no fornicarás y no desearás la mujer de tu prójimo". Dijo el Señor: "Ésos son los más difíciles de cumplir. A los bienaventurados que obedecieron esos dos mandamientos les prepararás un platillo particularmente espléndido: caviar con setas y caracoles; pâté de foie gras y crema Besében con reducción de lenguas de canario, esfumado de aletas de hipocampo y sugerencias de chicharrón de aldilla de Saltillo, todo bañado en espuma de champaña". "¡Ah no, Señor! -protestó San Pascual-. ¡Busqué en Internet, y en el Cielo hay nada más un hombre que cumplió el sexto y el noveno mandamientos! ¡No voy a preparar un platillo tan complicado solamente para un comensal!... FIN. 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: