De política y cosas peores | El camino es por la izquierda | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 18 Noviembre 2018 | 

20

16

13

Secciones

Domingo 18 Noviembre 2018 | 

20

16

13

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | El camino es por la izquierda

Armando Fuentes
Escritor | Sábado 01 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- "¡Mal hombre! ¡Infame! ¡Descastado! ¡Miserable! ¡Bribón! ¡Rastrero! ¡Vil!". Todos esos calificativos le espetó doña Macalota a don Chinguetas, su marido, cuando lo sorprendió en el lecho conyugal refocilándose con una espléndida morena cuyas exuberancias anatómicas saltaban a la vista, y más al tacto. Tranquilo, poniendo cara de extrañeza, habló el señor: "¿Por qué me dices esas cosas?". "¿Cómo por qué? -rebufó la airada cónyuge-. ¿Te atreves a traer a mi cama a otra mujer?". Don Chinguetas acentuó más su gesto de confusión: "¿Cuál mujer?" -preguntó volviendo la vista a todas partes. "¿Que cuál mujer dices, infeliz? -clamó doña Macalota en parasismo fúrico-.  ¡La que está ahí contigo, desgraciado". "Aquí no hay ninguna mujer" -repuso con absoluta flema el abarraganado. "¿Cómo te atreves a decir tal cosa, descarado, cínico? -rugió la señora-. ¡Si la estoy viendo con mis propios ojos!". Dijo entonces don Chinguetas con tono de reproche: "Eso es lo que no me gusta de ti, Macalota. Les haces más caso a tus ojos que a mí". "El camino es por la izquierda, señor presidente". En cierta ocasión López Mateos visitó la empresa Altos Hornos de México, en Monclova, a fin de inaugurar un nuevo horno. El autobús en que iba el mandatario entró a la planta por un camino que se bifurcaba. Había que dar vuelta hacia la izquierda, y los trabajadores pusieron aquel anuncio cargado de intención política. Por cierto -permítaseme una digresión- antes de la inauguración del dicho horno un ingeniero advirtió a los presentes que en el momento en que el presidente oprimiera el botón que iba a ponerlo en servicio se produciría una fuerte explosión. No había motivo de alarma, sin embargo; podíamos estar tranquilos; no existía riesgo alguno. Los encargados de la seguridad del mandatario estaban papando moscas -papar significa comer alimentos blandos que no necesitan ser masticados-, y no oyeron la explicación. Apretó el botón López Mateos y se produjo la explosión anunciada. Todos permanecimos en nuestro sitio, menos los guardias presidenciales, que sin acordarse de la persona del presidente salieron a todo correr para ponerse a salvo. A lo que voy es a decir que en este tiempo el camino ha de ir también por la izquierda. Haciendo a un lado toda demagogia, y sin caer en extremismos populistas, tanto López Obrador como los legisladores pertenecientes a su partido deberán gobernar y legislar en modo que beneficie principalmente a los pobres de México, cuyas deplorables condiciones de vida están clamando al cielo por su injusticia, y porque se agravan cada día más. El lema: "Los pobres primero" ha de ser algo más que un mero eslogan de campaña. En tiempos de López Mateos se habló de una "izquierda atinada dentro de la Constitución". Así debe ser esta nueva izquierda, la de López Obrador: atinada también y siempre, siempre, siempre dentro de la Constitución. Durante su noviazgo, que duró 5 años, tanto él como ella sofrenaron sus instintos naturales y se mantuvieron dentro de los estrechos límites de la castidad. Así, cuando se casaron y estuvieron por fin solos en la habitación del hotel, dieron libre curso a sus deseos, tan largamente contenidos, y se entregaron con pasión urente a consumar sus nupcias. Lo hicieron con tal fogosidad que la cabecera de la cama empezó a pegar con fuerza en la pared. El ocupante de la habitación vecina, molesto por esos ruidos, dio también golpes en la pared para mostrar su enojo. El galán le dijo a su acezante dulcinea: "Debemos  contenernos, Nalgarina. El vecino de al lado ya protestó".  Respondió ella: "Tú síguele, Afrodisio, y dale más aprisa. Ha de estar clavando un clavo". FIN. 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: