¿Dónde jugarán los niños? | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 23 Septiembre 2018 | 

22

09

08

Secciones

Domingo 23 Septiembre 2018 | 

22

09

08

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


¿Dónde jugarán los niños?

Lourdes Almada Mireles
Analista | Viernes 31 Agosto 2018 | 00:01:00 hrs

En días pasados, después de la desaparición y muerte de Rafita, un niño de seis años que fue a la tienda y no regresó a su casa, la Dirección General de Tránsito Municipal impulsó una campaña para promover “seguridad para los niños”, que planteaba concientizar a los padres sobre la seguridad de sus hijos y les invitaba, en términos generales, a que niñas y niños no jueguen en la calle, a que estén siempre acompañados por algún adulto y, a que el uso de patines, patinetas y bicicletas se realice en parques y banquetas.

El periódico diocesano Presencia dedicó un espacio para publicar opiniones al respecto. Me pareció un tema de gran relevancia, por lo que decidí retomarlo, con la aclaración de que algunas ideas de este texto fueron publicadas en dicho medio el domingo pasado. Al momento de recibir la solicitud del Presencia, había hecho algunas reflexiones sobre las situaciones concretas que viven la mayoría de las familias de nuestra ciudad y sobre las condiciones reales para que las personas adultas acompañen a los niños en el espacio público; no pude evitar recordar que en nuestra época las mamás y los papás raramente estaban en la calle con nosotros. También pensé en las condiciones reales de nuestras banquetas y parques.

Aunque detrás de la campaña una preocupación legítima de proteger a las y los más pequeños, me sentí molesta. Cruzaron varios pensamientos. Pensé en los miles de niños y niñas que pasan varias horas del día solos, ¿qué sería lo mejor para ellos (as)? ¿Y si la calle fuera un lugar seguro para que jugaran e interactuaran con los otros de la cuadra? ¿Y si existiera la mirada “vigilante” de algún vecino que les observe y les cuide mientras juegan? ¿Alguna señora de aquellas que salían a regañar cuando el balón pegaba en la reja o en algún auto (quienes son de mi generación saben de lo que hablo)?

Luego pensé en las banquetas y no pude evitar preguntarme en qué pensaba quien diseñó esa campaña. Yo no pude sino imaginarme a niños y adultos sorteando obstáculos para mantenerse en pie sobre la banqueta (sin patines y cuando eso es posible). Pensé en las subidas, bajadas, escalones y desniveles que se han construido para adaptar las cocheras, en las rejas para proteger vehículos que literalmente se comieron la banqueta, en los tramos sin pavimentar porque el frente del fraccionamiento quedó para el otro lado o tramos en avenidas principales como el que bordea el exgalgódromo, que a pesar de haber sido ícono de pujanza económica durante décadas, a la fecha sigue sin banquetas.

Sin embargo, para responder a Presencia, lo primero que se me ocurrió fue preguntar su opinión a nuestros hijos (as), de 16, 14 y 12 años. Las respuestas fueron contundentes (así son casi siempre las respuestas de las personas más jóvenes, creo que por eso nos da miedo escucharles más). En orden de aparición, estas fueron las respuestas: “Ni siquiera deberíamos estar en esos extremos de que los niños no puedan salir”. “Muy drástico, en vez de investigar a quienes dañan a los niños, los restringen en lo que más les gusta”. “Esa es una decisión que castiga a los niños, no a quienes les han hecho daño”.

No pude sino estar de acuerdo. ¿Por qué las acciones se dirigen contra la niñez y la juventud? ¿Por qué la responsabilidad se deposita –otra vez– en las familias, en lugar de que la autoridad promueva las acciones necesarias para garantizar la seguridad pública? ¿El problema es que niñas y niños jueguen en la calle o el problema es que las condiciones de inseguridad no lo permitan?

“Por otra parte, se trata de una medida clasista, pues los niños de clases medias y altas, que viven en fraccionamientos cerrados, seguirán teniendo acceso a la calle como espacio para socializar, patinar y andar en bicicleta, mientras quienes no tienen esa posibilidad se verían privados de poder hacerlo”.

Si bien es cierto, hay una responsabilidad fundamental de las autoridades por garantizar las condiciones de seguridad pública y por generar las acciones y presupuestos necesarios para construir una ciudad digna para peatones, patinadores y ciclistas, como comunidad hay muchas cosas que podemos hacer. Además de seguir insistiendo en que la autoridad cumpla con su responsabilidad, podríamos empezar por recuperar nuestras calles para el juego comunitario. Si cada uno de nosotros (as) nos proponemos dedicar un par de horas a la semana para promover que niñas y niños jueguen seguros en nuestra cuadra, algo empezará a cambiar.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: