De política y cosas peores | Durante la noche ella era para mí | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 17 Noviembre 2018 | 

4

15

33

Secciones

Sábado 17 Noviembre 2018 | 

4

15

33

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Durante la noche ella era para mí

Armando Fuentes
Escritor | Martes 28 Agosto 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Plaza de almas. Cuando me fui de mi casa tenía 18 años. Entonces no se usaba eso de irte de tu casa. Vivías con tus padres hasta que te casabas, aunque te casaras de 40. Así era la costumbre, y en aquel tiempo la costumbre era ley. Mejor dicho, era más que la ley, pues las leyes se violaban y las costumbres no. ¿Sabes, Armando, por qué tu tío Felipe se fue de su casa? Por una mujer, claro. Todos nos vamos de nuestra casa por lo mismo. Lo interesante en mi caso es que la mujer que me sacó de mi casa no tenía casa. Llegó un circo a la ciudad. Ahí venía ella. Fui con amigos al circo, la vi, y no pude ya dejar de verla. Menudita, bien formada, era casi niña, casi mujer. Bailaba con inocencia pecadora. Esa noche pensé en ella, y pensando en ella amanecí. Fui a las dos funciones que el circo dio aquel día. Poniéndome de pie y aplaudiéndola con fuerza cuando salía traté de llamar su atención. En la función de la noche creí advertir se fijaba en mí. Al día siguiente rondé las instalaciones del circo. No tardé en verla. A la sombra de la carpa cosía algo. La saludé. Me dijo: "¿Qué andas haciendo?". Entonces supe que se había fijado en mí. "Estuviste en la función de anoche ¿verdad?". "Sí. Y en la de antier también. Vine a buscarte". "¿Por qué?". "Me gustas mucho. Eres muy bonita". La invité a pasear. Así decíamos en aquellos años. No decíamos: "Te invito a salir". Decíamos: "Te invito a pasear". Aceptó. Pasé por ella en la mañana y la llevé a conocer la catedral, la calle de Victoria -la más elegante de la ciudad-, la alameda. Le invité un helado en la nevería Nakasima. Al día siguiente nos volvimos a ver, y también los otros días. Yo me había enamorado de ella. Cuando le pedí que fuera mi novia se rió. Me puse serio, y entonces ella se puso seria también. "No puedo tener novio -me dijo-. Vivo en el circo". "Te quiero -respondí-. Viviré yo también en el circo". Ya no se rio cuando dije eso. Me miró con sus grandes ojos negros y luego me dio un beso que me pareció el primero que en mi vida recibía. Cuando el circo se fue me fui tras él. Es decir, me fui tras ella. Me dijo a qué ciudades iban a ir: Monterrey, Linares, Ciudad Victoria, El Mante. Empeñé mi guitarra, mi reloj, mi tocadiscos, mis dos trajes, y les dije a mis papás que iba a buscar trabajo en Monterrey. Ahí le pedí chamba al dueño del circo. Me la dio de patiño del payaso, porque el otro había enfermado. "Señor Carasucia: diga usted: 'Dame la miel; dámela toda'". Y él: "Dame la miel; dame la cola". El público celebraba eso con grandes risotadas y aplausos. El salario era miserable; apenas me alcanzaba para mal comer. Dormía sobre un montón de paja en la carpa de los animales. Y sin embargo, sobrino, cuento esos días entre los más felices de mi vida. Estaba enamorado, ya te dije. Pero no te dije que ella me había correspondido ya. En Linares aceptó ser mi novia, y en Victoria algo más que mi novia. Yo estaba en el paraíso. No me importaba que el payaso me golpeara el trasero con una tabla, ni que me echara una tina de agua en la cabeza. Durante el día ella era para el circo, pero durante la noche era para mí. Hacíamos el amor gloriosamente, como si al salir el sol fuera a acabarse el mundo. Una tarde Carasucia me entregó una carta. En ella la muchacha se despedía de mí. Lo nuestro no podía ser; éramos muy diferentes; no quería echarme a perder la vida; debía regresar a mi casa, terminar mis estudios, olvidarla. Volví a mi casa, pero nunca la he olvidado. Ya lo ves, sobrino: dos tequilas y te aburrí contándote esto. Lo que pasa es que me preguntaste por qué cuando eras niño te llevaba al cine, y al beisbol, y a los toros, pero al circo no. Ahora ya lo sabes. FIN.  



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: