De congestión vial y obesidad | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 21 Septiembre 2018 | 

13

55

02

Secciones

Viernes 21 Septiembre 2018 | 

13

55

02

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De congestión vial y obesidad

Alma A. Rodríguez
Académica | Lunes 27 Agosto 2018 | 00:01:00 hrs

“Aumentar el número de vías de una autopista para reducir la congestión vial es como aflojar el cinturón para resolver la obesidad”. Esta es una brillante analogía referente al tema de la movilidad, planteada por Lewis Mumford, renombrado sociólogo, historiador y urbanista en la década de los 60, cuando Estados Unidos se encontraba en el auge de la construcción de infraestructura vehicular.

Esta idea de Mumford, surgida de inicio en la lógica, pero también en un agudo análisis del fenómeno, encierra un gran descubrimiento que, posteriormente numerosas investigaciones sobre el tema iban a corroborar: El tráfico vehicular es como el gas, siempre ocupará todo el espacio que tenga.1

Para explicar la idea anterior, es posible usar como ejemplo el estudio realizado por Duranton y Turner, de la Universidad de Toronto, en el cual comparan datos de tráfico de ciudades que invirtieron en nueva infraestructura vehicular en el período de 1980 al 2000, en relación con ciudades que no invirtieron nada. Los resultados muestran que entre ambas no hay diferencias representativas, es decir, que en las ciudades dónde se invirtió, cada ampliación de vías vehiculares tuvo como resultado un incremento proporcional del tráfico en la misma.

Pero ¿cómo es eso posible? La explicación a esto, se le llama “demanda inducida”, este concepto extraño para quienes no son especialistas en el tema, significa que al crear “mejores condiciones” al menos aparentes, para conducir, ya sea por aumentar el número de carriles, de vialidades o de condiciones de libertad de desplazamiento para el automóvil, automáticamente se está generando una “oferta” atractiva, un incentivo para que aquellos que aun no son conductores o que lo son ocasionalmente, lo empiecen a ser.2

Es decir, el número de vehículos que circulan diariamente por las calles de una ciudad nunca es el mismo, y, sobre todo, no es un número estable. Hay conductores que siempre usan su vehículo, sin importar las condiciones existentes, pero hay otros que lo usan dependiendo de las condiciones (percepción de costo-beneficio, niveles de congestionamiento, etcétera). Por lo cual, por dar un ejemplo sencillo, si en las condiciones de tráfico actuales en una vialidad de dos carriles hay mil conductores que la utilizan, al incrementar un carril nuevo, en muy poco tiempo la cantidad de conductores alcanzará los mil 500 usuarios, pues la nueva infraestructura está induciendo mayor demanda, ya sea de conductores nuevos, o simplemente de mayor número de viajes al día.

Esta situación es de gran relevancia, por que en las ciudades donde no se realizan estudios de tráfico serios, se sigue invirtiendo un gran porcentaje de lo correspondiente a obra pública para la movilidad a infraestructura vehicular, sin darse cuenta de que con ello no se está resolviendo el problema realmente, y que, en algunos casos esto significa tirar el dinero público en un barril sin fondo.

La política pública en movilidad urbana debe dar un giro de 180 grados para poder ser efectiva en la solución de problemas, la forma en que se puede “resolver la obesidad”, no es aflojando el cinto, sino buscando mecanismos para mejorar la salud. Esa salud en el contexto de los hábitos de desplazamiento de la gente por la ciudad, se traduce en buscar estrategias para reducir la demanda del uso de vehículos privados, –siguiendo la analogía sería bajar unos kilos–, lo cual se logra reduciendo algunas de las aparentes condiciones favorables para conducir –evitar la tentación de alimentos poco saludables– y ofertando un transporte público eficiente y de calidad, así como propiciando condiciones seguras y accesibles para medios de transporte alternativos como es la bicicleta y caminar, es decir, lo más costoso: cambiar de hábitos –consumiendo más frutas y vegetales, y realizando actividad física frecuente–.

De otra forma, ni el cinto más grande será suficiente para dar solución al problema, y cuando llegue el punto en que ya no exista cinto que podamos utilizar, quizá ya ni seamos capaces de movernos.

1. ITDP, 2012.

2. Street Fight, Janet Sadik–Khan, 2016.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: