El fuego a Trump quema también a Juárez | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 21 Septiembre 2018 | 

1

28

04

Secciones

Viernes 21 Septiembre 2018 | 

1

28

04

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


El fuego a Trump quema también a Juárez

LA COLUMNA
de El Diario | Domingo 26 Agosto 2018 | 00:01:00 hrs

El Diario de Juárez /

El Diario de Juárez /

La historia escandalosa de Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, amenaza hoy con afectar sensiblemente a nuestro país y particularmente a Juárez. Cada coletazo del magnate neoyorquino estremece a su odiado vecino al sur, México.

Tienen consecuencias sus cambios de humor provocados por el desenlace de los juicios que se desarrollan a su alrededor. Se traducen en políticas públicas que aumentan el flujo de migrantes, encarecen mañosamente el dólar y mueven aranceles, colocando en riesgo miles de empleos.

Eso se agudiza cuando por sus propias palabras el mandatario anticipa un desastre financiero, una especie de maldición invocada en caso de que se pretenda iniciar en su contra un juicio político. También las amenazas y el acoso debieron ser castigados.

“Los mercados se hundirían... el mundo sería muy pobre”, ha dicho el presidente de la poderosa nación con toda la mala leche de hacerse el indispensable, luego de que su exabogado Michael Cohen aceptó estos días varios cargos que lo colocan en riesgo frente a la justicia norteamericana.

Y frente a esta situación, los gobiernos estatal y federal mexicanos en las nubes. Sin políticas claras ni apoyo real para los migrantes que llegan denigrados a Juárez sin cintas en los zapatos. Deben ser atendidos por una oficina municipal o la Casa del Migrante, únicos apoyos con que cuentan. Al final boletos de transporte para volver a sus lugares de origen. No más.

***

Dos son los principales escándalos que enfrenta Trump: sus devaneos sexuales y la trama rusa con fines de afectación electoral a su competidora Hillary Clinton. Unidos ambos otra historia sería hoy para Norteamérica, la presidenta sería precisamente ella, sin lugar a duda.

Michael Cohen testificó hace unos días y llegó a un acuerdo donde acepta haber pagado de su bolsa 280 mil dólares para callar las revelaciones de encuentros sexuales del presidente con la estrella porno Stephanie Clifford, mejor conocida en el mundo de la piel sin prenda encima como Stormy Daniels; y la modelo de Playboy Karen McDougal.

La relación con Clifford es la más sonada, por su personalidad estruendosa. Pero esa relación fue fugaz. De librito, como ella misma se jactó.

La relación con Karen duró más de diez meses, entre 2006 y 2007, poco después del matrimonio de Trump con Melania.

Ambas relaciones fueron negadas, incluso utilizando la vocería de la Casa Blanca, hasta que el asunto estalló e involucra a un medio de comunicación, el Enquirer, cuyo jefe, David Pecker, ha recibido inmunidad del fiscal. El Enquirer mantuvo la información en una bóveda para que no se revelara durante las elecciones de 2016.

La otra investigación es la que encabeza el fiscal Robert Mueller, y que tiene contra las cuerdas al expresidente de la campaña de Trump, Paul Manafort y al exasesor en seguridad nacional, Michael Flynn.

Se indaga acerca de las reuniones con expertos rusos en sistemas para piratear y difundir corrreos de colaboradores cercanos a Hillary Clinton, con objeto de desprestigiarla.

También se investiga el encuentro de Trump Junior con Natalia Veselnitskaya, con fines de obtener información dañina para la entonces candidata demócrata.

Ambas investigaciones tienen un elemento común, su interferencia en las elecciones, situación que puede llevar al presidente al juicio político, ya que no puede ser juzgado por cargos criminales mientras ostente el cargo.

***

Todo ello mantiene una tensión de alto nivel en los Estados Unidos. A la puerta se encuentran las elecciones legislativas del 6 de noviembre, donde los republicanos pueden perder el control tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, preludio de lo que ocurriría en 2020, en la renovación presidencial.

Trump sabe que si bien es cierto en 2016 ganó en 30 estados y Hillary sólo en 20, el voto popular no le favoreció –obtuvo 2.8 millones de votos menos–. Comprende que es el voto indirecto, el de los electores, el que lo llevó a la Casa Blanca, con 304 sufragios.

Sabe que ese fenómeno podría no  repetirse. Por eso echa la carne al asador. Saldrá a defenderse con todo, incluido el pronóstico del desastre financiero mundial que domina bien a través de sus aliados y socios. Es probable que agudice sus políticas xenofóbicas, que circundan por los temas de migración y aranceles. Y ahí es donde está Juárez.

La industria maquiladora es la principal fuente de empleo. 270 mil familias dependen de los ingresos de quienes trabajan ahí. Esta industria está atada a la capacidad para ofrecer una ventaja competitiva, que en nada se beneficia con movimientos en aranceles para la exportación e importación tanto de productos terminados como de insumos.

Un castigo arancelario en los Estados Unidos genera un daño irreversible, para lo cual no hay medidas de prevención, en un Gobierno federal que se encuentra distraído entregando y recibiendo la administración: un Andrés Manuel que no llega y un Enrique que no se va.

El asunto de los migrantes no es menor. Miles de ellos llegan a la ciudad deportados sin apoyo alguno por parte de la autoridad estatal y federal.

Sólo hay una oficina municipal que se hace cargo de ellos entre semana de ocho a diez de la noche, pero que no trabaja los sábados y domingos, días en que son remitidos por el Instituto Nacional de Migración a la Casa del Migrante operada por la Iglesia Católica.

Entre ambas instituciones apenas atienden entre 60 y 80 migrantes diarios. No hay capacidad para más.

Para colmo, la Casa del Migrante ha denunciado acoso de los auditores del Estado por un recurso que les dieron en 2016. En 2017 no hubo apoyo, y para 2018, el Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Desarrollo Social, opera con el albergue México mi Hogar, dependiente del DIF, con una limitada capacidad.

Atienden mal el problema y lastiman a la sociedad civil de paso.

***

Es claro que frente a la crisis jurídica, política y electoral que se aproxima en el vecino país, en México la autoridad no se encuentra preparada.

En Chihuahua y Juárez, Javier Corral es rehén de una modificación inmediata en el entorno político nacional y local. Si con el Congreso no había apoyos reales para estos dos temas importantes, como son los migrantes y la industria maquiladora, menos ahora que perderá el control.

Las promesas de ayudar a Juárez en estas materias se quedaron en eso, en promesas, y en discurso.

Sólo basta echar una ojeada a la página oficial de Gobierno del Estado donde se promueven las acciones en beneficio de los migrantes.

Con bombo y platillo se presumen albergues en todo el estado, pero se limitan a Chihuahua –la Casa del Migrante–, Juárez –México mi Hogar–, Ojinaga -Casa del Migrante Mayor- y Camargo –Casa del Migrante Mayor–.

Eso es todo. Ironía con tono ruso: en las prioridades de gobierno, se gastan más en el pravdita chihuahuense Cambio 16 que en atender a los migrantes.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: