Y tú, ¿cómo manejas? | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 19 Septiembre 2018 | 

7

20

24

Secciones

Miércoles 19 Septiembre 2018 | 

7

20

24

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Y tú, ¿cómo manejas?

Carlos Irigoyen
Analista | Viernes 24 Agosto 2018 | 00:01:00 hrs

Y de congestión, vaya tráfico que experimentamos los juarenses desde el lunes anterior; se atoró el devenir del trafico… se estranguló la cartera; la vuelta a la escuela fue lapidaria para el ingreso familiar.

Los esfuerzos por hacer que fluyera el tráfico fueron infructuosos y una vez más muchos ciudadanos fuimos testigos de cómo los improperios, la poca paciencia, la falta de civismo fueron la tónica en el diario devenir; si a eso le agregamos que no hay una cultura de tránsito que nos permita atender las señales de circulación de una manera responsable, el resultado se interpreta como un conjunto de personas con alto estrés citadino y un comportamiento descabellado por querer avanzar rápidamente.

Lo peor es que como padres les damos un ejemplo de barbarie a los hijos pretendiendo que cambie la sociedad en sus comportamientos cuando no somos capaces de ajustar los propios en el entorno cercano como lo es el mismo carro.

El tráfico se ha hecho insoportable en la frontera, da lo mismo la avenida de las Torres, la Vicente Guerrero, la Triunfo de la República, la Panamericana, no se diga la Ejercito Nacional o el Paseo de la Victoria; el número de carros ha hecho que las vialidades se vuelvan insuficientes para la fluidez.

Si lo vemos desde el Inegi hay casi 600 mil vehículos con motor y si la perspectiva es de los que están en circulación son casi 500 mil; lo que se percibe en un tráfico desordenado, con muchas anomalías y poca cultura vial. El 55 por ciento de la población se transporta por medio de un vehículo a su trabajo y no es en vano, el Inegi registra casi 6 mil accidentes anuales; es decir casi ¡17! accidentes diarios.

Después de todos estos números, nos urge como sociedad evaluar qué estamos haciendo para poder ayudar en la implementación de una cultura vial que favorezca la prevención de los accidentes y los problemas viales, aunque también es importante que las instituciones hagan su parte y no sean seducidos por el canto de las sirenas de la corrupción.

Una de las consecuencias más graves del aumento indiscriminado de automotores es la contaminación del aire, una situación que se agrava más por no hacer obligatorio el engomado ecológico; no como una percepción recaudatoria pero sí como parte de un programa de prevención y manejo de la contaminación ambiental.

El medio ambiente de nuestra zona fronteriza nos ofrece con mayor frecuencia escenarios sumamente contaminados y ni como sociedad ni como gobierno se le ha prestado una mayor atención, las consecuencias suelen ser graves porque combinadas con las temperaturas extremas se puede caer en la generación de condiciones sumamente adversas para la población.

La otra batalla, la de una sociedad cada vez más insensible que acusa y menosprecia el ser atento al manejar, ¿cuántas veces ha sido usted testigo de cortes de manga para denostar la conducta de otra persona? ¿Cuántas veces de insultos a la autoridad porque no cede a los caprichos de algunos conductores? El uso indiscriminado del celular mientras se conduce un automotor, el ir moviéndole al sonido para buscar una canción, el manejar cansado, todos son causales de problemas que en un lapso reducido de tiempo pueden incluso acabar con la vida; de ir manejando bajo los influjos del alcohol o drogas mejor ni hablamos, son el pan nuestro de cada día con consecuencias fatales, ¿de verdad no habrá poder que nos haga recapacitar sobre estos problemas que ponen en riesgo la vida de muchas personas?

El real trafico ya se destapó desde el lunes pasado y no habrá descanso hasta la primera semana de diciembre cuando empiecen a salir de clases. Por lo pronto habrá que ajustarnos a la nueva oleada de tráfico que incluye a los carros con placas rojas y los carros “chocolates”. Agreguemos a ese tráfico a los motociclistas, algunos muy conscientes de lo que pasa en la jungla de acero y a los que les importa muy poco la poca cultura de manejo que tenemos; del espacio para los ciclistas es una utopía, sólo les pedimos a los conductores que seamos respetuosos con quienes se aventuran a salir a andar en bicicleta por las calles de Juárez.

La conclusión es que el grado de estrés de la población aumentó exponencialmente, hay que tomar más tiempo para recorrer las distancias y ser más educados al momento de manejar, no perder la cordura ante las imprudencias y desatenciones de algunas personas que creen que saben manejar, el estar detrás de un volante, meter cambios o acelerar no son garantía de tener el control de un carro; es sólo el principio de entender la tremenda responsabilidad que implica la cultura vial, asumir que hay que respetar al peatón, ser amable con los demás y sobretodo entender que el hacer comunidad no es gritar grotescamente al otro su forma impertinente de manejar.

¡Hay que saber maniobrar un automóvil y manejar nuestras emociones!

 



 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: