Legalización para no morir | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 11 Diciembre 2018 | 

7

07

17

Secciones

Martes 11 Diciembre 2018 | 

7

07

17

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Legalización para no morir

Yuriria Sierra
Analista | Sábado 11 Agosto 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Encerradas entre cuatro paredes. Llorando cada noche por la libertad que tal vez nunca recuperarán. Pasando los días en añoranza de una vida que pudo ser, que querían que fuera, pero que se truncó porque una decisión que era solamente suya, que tomaron por encima de los costos emocionales y físicos que factura, que pensaron —que siguen pensando— era lo mejor. Ahí están, ellas, tantas, en la cárcel. ¿Por qué? Porque por causas que a ellas y sólo a ellas incumbe, no quisieron ser madres. Encerradas porque alguien decidió que la suya no era una decisión personal, sino un delito.

Hay otras mujeres, también encerradas, pero ellas bajo tierra, en un cajón en el que caben todos los sueños, todas las ilusiones. Con el camino cortado porque, antes que ser acusadas, prefirieron la oscuridad. Todo salió mal. Sin cuidados, sin precaución. Esquivando el ojo público, el escarnio, la injustificada, pero inevitable vergüenza. Esas mujeres que perdieron su vida porque, en el intento de darle personalísimo sentido, se toparon con los peligros de la clandestinidad.

¿Quién decide cuándo una mujer debe convertirse en madre? ¿Los mismos que aseguran que una mujer no debe salir sola a las calles? ¿Los que afirman que es nuestra manera de vestir lo que provoca a los agresores? ¿Los que reiteran cada que pueden que no deberíamos ocupar un lugar que no fuera la cocina?

Argentina vive bajo una ley que entonces fue vanguardia y que legalizó el aborto en casos de violación y cuando la salud de la madre corriera peligro. Ha pasado casi un siglo y quiso dar el siguiente paso. No lo logró. Los senadores consideraron que no, que la mujer no puede decidir cuándo ser madre. Los legisladores argentinos han condenado, al menos por los próximos 12 meses, cuando este tema pueda ser tema de agenda otra vez, a que más mujeres pongan en riesgo su vida, a que sean condenadas a prisión por razones en las que ellas y sólo ellas deberían ser parte.

Es un debate global. El aborto es una práctica constante que tomó relevancia por la gravedad de las cifras de mujeres que mueren por recurrir a métodos caseros —y peligrosos— o que se atienden en clínicas clandestinas. También por casos en los que ni la ciencia médica, a pesar de sus alcances, logró encontrar salida. No es una cuestión religiosa; finalmente, quien no quiera hacerlo no lo hará, pero quienes sí consideran esta práctica como una opción deberían contar con las herramientas y el Estado debería proporcionárselas. Lo hemos discutido ampliamente en este espacio y en varias ocasiones.

Argentina se convierte en un antecedente para el debate que se avecina en nuestro país, según lo declaró Olga Sánchez Cordero. El aborto, el derecho de las mujeres a decidir sobre nuestro propio cuerpo, será tema de agenda nacional. No sólo la Ciudad de México debe ser territorio de libertades, éstas deberían extenderse a todo el país. La ley que permite el aborto tendría que homologarse en nombre de todas aquellas mujeres que perdieron la vida al ocultarse; y para hacer justicia a aquellas otras que hoy están encerradas por la misma razón.

¿Qué ha cambiado en la vida de los “provida” en la Ciudad de México desde la legalización del aborto? No tendríamos que comenzar por ahí, pero al parecer ésa es la pregunta que quisieran dé pauta al debate. Aunque la respuesta la sabemos: nada. La pregunta correcta es: ¿qué ha cambiado en la vida de las mujeres que tomaron la decisión de interrumpir su embarazo?, o ¿cuántas vidas se han salvado gracias a la adecuada atención médica?

En 11 años, en la Ciudad de México se han salvado las vidas o se ha procurado la libertad de 198 mil 906 mujeres. ¿Cuántas vidas o libertades más podríamos salvar si la interrupción legal del embarazo fuera una realidad nacional?



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: