De política y cosas peores | El hábito no hace a 'El Peje' | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 20 Septiembre 2018 | 

22

54

20

Secciones

Jueves 20 Septiembre 2018 | 

22

54

20

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | El hábito no hace a 'El Peje'

Armando Fuentes
Escritor | Miércoles 11 Julio 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- "¿Cómo es posible que tengas dos mujeres, una aquí y otra a 10 kilómetros de aquí?". Esa pregunta le hizo con severidad el padre Arsilio a uno de sus feligreses. Explicó el tipo: "Es que tengo bicicleta". Don Algón le pidió a su secretaria: "Mañana no vengas, Rosibel. Tendré mucho trabajo". El juez leyó el expediente del reo: "Asalto bancario. Asalto bancario. Asalto bancario. Acoso sexual. ¿Por qué ese cambio?". Explicó el tipo: "Descubrí que el dinero por sí solo no hace la felicidad". Impredecible dama es ésa que se llama democracia. Hoy da, mañana quita; ahora dice que sí y luego niega. Tiene una excusa para justificar sus veleidades: hace lo que manda el pueblo, y ese señor es más tornadizo y caprichoso que ella. Se parece al público que asiste a las corridas. El toro es noble y tiene casta. Aunque la faena ha sido larga embiste todavía con bravura. No obstante eso el diestro se dispone a darle muerte. Alza el estoque y se perfila para consumar la suerte suprema. La plaza entera estalla en una sonora silbatina. El torero no atiende la protesta. Se tira a matar y clava una estocada perfecta, por todo lo alto y hasta los gavilanes. En una milésima de segundo la rechifla se torna en ovación, y todos en el coso se levantan a aplaudir al que hace un solo instante deturpaban. Igual sucede en la política. Por eso López Obrador haría bien en recordar lo que le pasó a Vicente Fox. Elegido en votación histórica, el guanajuatense llegó al poder con un capital político cuantioso. Muchos vieron en él la esperanza de un cambio que liquidaría los vicios derivados de la prolongada dominación del PRI. En menos de un año Fox desilusionó a aquellos que con él se ilusionaron. Su gobierno -bueno, el gobierno de "la pareja presidencial"- acabó en fiasco. El mismo riesgo afronta AMLO. Sus desmedidas promesas de campaña le ganaron la devoción de millones de electores y lo llevaron a un triunfo de apoteosis. Ahora, sin embargo, él y sus personeros han empezado a matizar esas promesas; a decir que sí pero no. La imagen misma de López Obrador cambió: hoy se le mira bien peinado, de traje y con corbata. Ciertamente esa transformación corresponde a su nueva investidura, pero muchos adeptos suyos sentirán que es otro con el atuendo de pirrurris. El hábito no hace a “El Peje”, eso es verdad. No obstante, y más allá de las apariencias, a algunos de los izquierdistas radicales que acompañaron a AMLO en sus campañas escuece el hecho de que su líder, a quien consideraron revolucionario, esté teniendo ahora encuentros prácticamente cotidianos con los dueños del capital, y les ofrezca gobernar juntos. Ese acercamiento es bueno para el país, pero los extremistas -y hay muchos en el nuevo régimen- no lo entenderán así. López Obrador está en el riesgo de no dar gusto ni a tirios ni a troyanos. Deberá escoger entre hacer un gobierno prudente y mesurado o arrostrar las iras de los jacobinos y los ultramontanos por igual. Al recorrer el país AMLO hizo muchas promesas. Yo temo que las cumpla, pero ante sus seguidores no podrá dejar de concretarlas so riesgo de incurrir en el enojo de quienes votaron por él. Mientras tanto su reciente anuncio de que el precio de la gasolina bajará, sí, pero hasta dentro de cuatro años, empieza a desinflar el globo. Pipino, muchacho enteco,  escuchimizado y cuculmeque, casó con Gordoloba, mujer que pesaba 12 arrobas, cada una equivalente a 11 kilos 502 gramos. Aun quitando los 2 gramos eso es mucho. En la noche de bodas la mamá del novio llamó por el celular a su hijo y le preguntó cómo le estaba yendo con su robusta desposada. "Bastante bien, mami -respondió Pipino-. Ya voy llegando". FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: