De pejezombies y pejefóbicos (I) | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 20 Septiembre 2018 | 

12

45

53

Secciones

Jueves 20 Septiembre 2018 | 

12

45

53

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De pejezombies y pejefóbicos (I)

Sixto Duarte
Analista | Martes 10 Julio 2018 | 00:01:00 hrs

Desde hace algunos años, y de manera muy concreta durante la campaña de 2012, surgieron en las redes varios calificativos de aquellas personas que seguían o rechazaban una determinada corriente política: peñabots, chairos, pejefóbicos, etc.

Esta manera de caricaturizar a quienes apoyaban un candidato siguió utilizándose durante la defensa o crítica del gobierno de Peña. De manera muy concreta, aquellos que piensan que la solución del país está en un solo hombre, que es López Obrador, son llamados ‘pejezombies’; aquellos que temen que López Obrador nos convierta en Venezuela son llamados ‘pejefóbicos’. Y así con esa dicotomía tan simple, podemos analizar gran parte de la población cibernauta.

Una de las características del pejezombie, es decir, aquel que cree de manera ciega lo que López Obrador dicta, es la crítica feroz hacia las acciones del gobierno de Peña. La mayor creación de empleos en la historia del país, la rebaja en costos de telecomunicaciones y el control responsable de la inflación no existen, pues para él, Peña se levanta todos los días viendo cómo desgraciarle la vida a 120 millones de mexicanos.

El pejefóbico, por el contrario, cree que López Obrador es el mismísimo demonio, y que forma parte de un complot en donde el plan es convertirnos en Venezuela. También López Obrador, según el pejefóbico, quiere desgraciarle la vida a todos los mexicanos.

Sucede que, como ocurre en las democracias (o los países que aspiramos a serla), la elección fue ganada por López Obrador. Y es a partir de ese momento que ocurre un ‘glitch’ en la forma de pensar del pejezombie, pues está acostumbrado a criticar toda acción de Peña, y ahora deberá empezar a defender toda acción de López Obrador, irónicamente, aun cuando se trate de acciones idénticas (como por ejemplo, las reformas).

La política está llena de doble discurso, o “doble standard”, como le llaman algunos. Los pejezombies no son la excepción de esta regla. El pejezombie lleva en promedio seis años diciendo que todo es culpa del Gobierno, y que la sociedad es víctima de esta tiranía. De hace una semana para acá, el discurso chairo ha sido moderado, e incluye posturas que en lo personal siempre he sostenido: “el cambio somos todos”, “AMLO no puede solo si no le ayudamos”, “En seis años no se pueden cambiar las cosas, es presidente, no mago”, “desearle mal al presidente es como desear que el piloto del avión se infarte” y expresiones similares que mezquinamente le fueron regateadas a México, que no fueron adoptadas con el Gobierno que termina, y que ahora pretenden utilizar para justificar el hecho de que el país seguirá siendo el mismo en seis años. Ahora veo que para el pejezombie, no es que las cosas estuvieran mal en el país; el problema es que no se formaba parte de las instituciones que ahora aspira a integrar.

¿El cambio somos todos? ¿Qué no el problema eran Peña y su gobierno? Si el problema era Peña y su gobierno, deberíamos entender que la solución también es AMLO y su gobierno. Respecto al piloto del avión, ¿no llevan seis años torpedeando a Peña a cada paso que da?

Es hipócrita comenzar a justificar por adelantado la continuidad de la situación del país. Llevan cerca de 18 años diciendo que tienen la solución a los problemas del país con una varita mágica. Es hora que la saquen, y solucionen los problemas de México. Con sus aliados, tienen mayoría absoluta en el Congreso. Pueden arreglar esto. Finalmente, ese era el fin de llegar al poder, ¿no?

Veo con preocupación que para el pejezombie promedio, no hay interés en la reconciliación nacional. López Obrador, en uno de los discursos más emotivos que le he escuchado, tendió la mano a todos. En cambio, el pejezombie promedio no está de acuerdo con ello. Todos tenemos amigos pejezombies. Basta consultar nuestras redes sociales para ver cuántos de ellos han emulado la posición de AMLO en cuanto a vivir en concordia. La furia, y ese malhumor social del cuál hablaba Peña se ven reflejados en cada día que pasa, y el pejezombie no tiende la mano. El pejezombie sigue ebrio de victoria, y soberbio en su actuar. Decía mi amigo Alejandro Álvarez que no entiende cómo cuando pierden insultan, y cuando ganan también. Lo mismo dijo el periodista Pablo Hiriart, respecto a que el pejezombie sigue buscando revancha. Olvida el pejezombie que ganó porque la mayoría del pueblo así lo dispuso. Me refiero al pueblo, no a los pejezombies, que no son la totalidad del pueblo.

(Continuará…)



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: