De política y cosas peores | Se quedó para vestir santos | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 19 Septiembre 2018 | 

5

18

46

Secciones

Miércoles 19 Septiembre 2018 | 

5

18

46

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Se quedó para vestir santos

Armando Fuentes
Escritor | Martes 10 Julio 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- La flor de azálea tiene nombre de canción. Es bella flor, y aun así no se conocía en el Potrero de Ábrego, donde en cada jardín, y en cada zaguán y en cada huerto hay rosas opulentas, claveles incitantes; margaritas románticas; eróticos alcatraces; violetas cuyo oficio es ser modestas y la pequeña flor que dice una verdad, pues se llama "amor de un rato", y todos los amores -incluso los eternos- son de un rato. Nadie sabe cómo llegaron al Potrero las azáleas. Todos saben cómo llegaron al Potrero las azáleas. Quiero decir que si nos atenemos a la realidad se ignora cómo vinieron a dar acá esas flores. La realidad tiene la mala costumbre de ser demasiado real. No deja sitio a la imaginación. La Historia, obligada a decir la verdad, es en blanco y negro. La leyenda, en cambio, hija de la imaginación, se pinta con todos los colores de un glorioso Technicolor, con perdón por el uso de ese antiguo término cinematográfico. Si nos atenemos a la Historia nadie sabe cómo las flores de azálea llegaron al Potrero. La leyenda, más generosa y menos aburrida, nos da la explicación. Yo la recojo aquí, pues la memoria de los hombres es ingrata: olvida lo que debería recordar y recuerda lo que debería olvidar. Por ejemplo, olvida los favores recibidos y recuerda con tenaz odio las ofensas. Si no escribo esto se perderá para siempre la leyenda de la azálea en el Potrero. (Si lo escribo se perderá también, para tardará unos días más). Sucede que vivió aquí una niña, luego mujer y al final anciana, de nombre Azalita, luego Azálea y al final doña Lizi. Dice la gente que era muy hermosa, pero esta buena gente dice siempre de las muertas que eran muy hermosas, de modo que no podemos saber si en verdad Azalita, Azálea y doña Lizi eran hermosas, sino sólo imaginarlas bellas. Nos costará un poco de trabajo, pues Azálea no casó, y eso pone un signo de interrogación sobre la afirmación de su belleza.  De niña Azalita era muy buena. Hacía lo que deben hacer las niñas buenas: obedecía a sus papás; hacía sin ser forzada las tareas de la escuela, y el mes de mayo tejía coronas y collares con las flores que llaman maravillas para adornar el altar de Nuestra Señora de la Luz, la divina patrona del Potrero. De joven Azálea fue también muy buena. Sus hermanos y hermanas se casaron, y ella rechazó a sus pretendientes -varios tuvo- y permaneció en su casa para cuidar a su padre, ciego a raíz de haber espiado a las brujas cuando bailaban desnudas en un claro del bosque, y a su madre, paralítica por causa de la impresión que le produjo la muerte de su hijo mayor en un pleito de cantina. ¿Cómo podía Azálea dejarlos solos en esas condiciones? Se quedó entonces para vestir santos. "No te mortifiques, hija -la consolaba el padre Noel-. Después los santos te vestirán a ti". Envejeció doña Lizi -así le puso el mismo padre Noel, que era irlandés, cuando Azálea llegó a la ancianidad-, y siguió siendo muy buena. Regañaba a los hombres que azotaban a sus animales, y le dio con el bastón en la cabeza al maestro de la escuela porque llamó "Cuatrojos" a un niño que usaba lentes. Acogía en su casa a las muchachas solteras que quedaban embarazadas, y las protegía hasta que daban a luz. Cuando doña Lizi falleció la sepultaron en un rincón del cementerio de Ábrego. Y entonces sucedió lo sucedido. Sobre su tumba salió de la noche a la mañana un arbolito que dio una hermosa flor cuyo nombre, según se supo luego, era azálea. Desde entonces en el Potrero de Ábrego hay azáleas. Y la gente quiere más a las azáleas que a las rosas y los claveles y las violetas y las margaritas y las. FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: