De política y cosas peores | Luna de miel con López Obrador | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 16 Noviembre 2018 | 

7

06

03

Secciones

Viernes 16 Noviembre 2018 | 

7

06

03

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Luna de miel con López Obrador

Armando Fuentes
Escritor | Sábado 07 Julio 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Después de tres o cuatro copas el tipo aquel se decidió por fin a decirle a su compadre por qué lo había citado en el Bar Roco. "Se trata de su esposa" -le dijo con ominoso acento. "¿Qué pasa con mi esposa?" -se alarmó el otro. Respondió el compadre: "Creo que nos está engañando". El médico le indicó a Babalucas: "Le vamos a tomar una radiografía". Preguntó el badulaque: "¿Estoy bien peinado?". El triunfo que en las urnas obtuvo López Obrador bien puede calificarse de aplastante. No sólo ganó la elección presidencial: tendrá mayoría en el Congreso, y consiguió victorias importantes en la Ciudad de México y en varios estados del país. La nueva aplanadora ya no es un partido, como lo fue el PRI en sus buenos -malos- tiempos: es ahora un solo hombre. Morena, ya se sabe, es una mera entelequia para dar representación jurídica y política a la persona de AMLO. Cuando alguien como él es elegido su llegada al poder suscita recelos y temores en muchos  ciudadanos. Los que votaron por López Obrador  piden que se le dé el beneficio de la duda. Yo le daré un beneficio mayor: el de dudar de él. En eso, creo, debe consistir la labor de quien escribe en los periódicos, y ésa misma actitud vigilante y analítica ha de ser, entiendo, la de  ciudadano. No se trata de oponerse sistemáticamente a quienes ejercen el poder; se trata de hacer labor de crítica ante sus acciones: censurar las que atenten contra el bien común y encomiar sus buenas obras. Por eso me pareció plausible -vale decir digna de aplauso- la respuesta que Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex, dio a la declaración que hizo Alfonso Romo, colaborador cercano de López Obrador, en el sentido de que hay una "luna de miel" entre AMLO y los empresarios, y que esa meliflua relación durará todo el sexenio. "En Coparmex no hay ni habrá luna de miel con López Obrador" -manifestó De Hoyos. Y añadió que no habrá cheques en blanco para el nuevo Gobierno. Yo digo que los empresarios son, por esencia, hombres libres. Les toca entonces la responsabilidad de ser voz de la ciudadanía. Deben por tanto, igual que los comentadores  públicos, alejarse lo mismo del entreguismo incondicional que del ataque por sistema. Queden las lunas de miel para los enamorados -yo vivo en una que sigue hasta estos días-, y asuman los gobernantes y los ciudadanos sus respectivos roles. Eso es lo mejor para el país, y es lo mejor también para ellos. Cumplida mi cotidiana misión de orientar a la República -yo, tan desorientado- paso ahora a retirarme, como dicen los merolicos callejeros, no sin antes dar salida a un chascarrillo final que, advierto, es de color subido. Un individuo de aspecto estrafalario se presentó ante el gerente de un banco y le solicitó un crédito. Le dijo que era inventor, y que estaba desarrollando una sustancia que haría que el íntimo encanto de la mujer tuviera aroma de naranja. Necesitaba aquella suma para desarrollar su idea. El funcionario pensó que aquello era un enorme disparate y le negó el dinero. Pasó un año, y el gerente se sorprendió al ver la cuenta del sujeto: millones había en ella, y cada mes el individuo depositaba otra fuerte cantidad. Lo invitó a pasar a su oficina, le sirvió un café y se disculpó con él: "Espero que no me haya guardado resentimiento por haberle negado aquel crédito que me pidió. "Al contrario -respondió alegremente el individuo-. Su negativa me puso a pensar, y me he hecho rico vendiendo naranjas". "¿Vendiendo naranjas?" -se sorprendió el del banco-. "Sí -confirmó el tipo-. Inventé una fragancia que hace que las naranjas tengan aroma de íntimo encanto de mujer". FIN. 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: