De política y cosas peores | Un gobierno apegado a la ley | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 17 Julio 2018 | 

15

29

54

Secciones

Martes 17 Julio 2018 | 

15

29

54

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Un gobierno apegado a la ley

Armando Fuentes
Escritor | Miércoles 04 Julio 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Yo no voté por López Obrador. Tuve mis razones -y tuve sus sinrazones- para no votar por él. Quizá me faltará vida para saber si acerté en eso o si cometí un error mayúsculo al no ser parte de los millones de mexicanos que llevaron a AMLO a la victoria, pero puedo decir  que voté conforme a mi conciencia y pensando en el bien de mi país. Espero de todo corazón haberme equivocado. Si llego a conocer que incurrí en falta lo reconoceré. Grande fue la victoria del líder de Morena. El entusiasmo y alegría de sus seguidores después de la elección son en algún modo comparables a los que suscitaron los triunfos de Iturbide y Madero. Esa analogía me lleva a preguntarme si López Obrador gobernará con criterio imperial, como el primero, o con talante democrático, al modo del segundo. El hecho de que los electores le hayan dado también mayoría en el Congreso hace que esa pregunta sea pertinente. Terminó la era priista, que duró 70 años, y empieza la era lopezobradorista, que nadie sabe cuánto durará. En este proceso electoral el PRI se desfondó, como predijo con acierto Gerardo Hernández, querido amigo y talentoso periodista. Desde luego el PRI no va a desaparecer. Pertenece a la esencia de lo mexicano, igual que el tepache o las garnachas, y algún día resurgirá de sus cenizas como el gato Félix, para usar la expresión de la vedette. Lo sustituye ahora un régimen que lleva el mismo gen del PRI de la época presidencialista, y que ostenta su mismo nacionalismo e iguales tendencias populistas y estatistas. Cuando hablé del "Primor" -posible alianza oculta entre el PRI y Morena- un ingeniosísimo lector me hizo notar que más bien tendríamos con AMLO un "Morpri", un "más PRI". Si eso sucede el nuevo priismo sería semejante al de Echeverría. El oleaje que llevó a Morena al triunfo trajo también consigo derrotas indebidas y victorias injustificadas. Un desolado ciudadano puso en la red esta dolida frase: "Vivo en un país en el que Kumamoto pierde y Cuauhtémoc Blanco gana". Tales son los efectos de la democracia, y debemos aceptarlos no con resignación, sino con esperanza, confiando en que otro bien democrático, la educación, nos llevará a aprender un día que el mejor gobierno es el de los pocos mucho para los muchos poco. Quiero decir el gobierno de los muy pocos que mucho han recibido y que procuran el bien de los muchos que poco o nada tienen. Ojalá sea así el gobierno de López Obrador: un gobierno apegado a la ley; honesto; respetuoso de las garantías y derechos que tanto trabajo ha costado conseguir, especialmente el de la libertad de expresión, piedra de toque de la democracia; un gobierno que reconozca el pluralismo y la diversidad; que no estorbe los esfuerzos de las mujeres y de las personas con preferencias sexuales diferentes en su lucha contra la discriminación; un gobierno laico que mantenga la estricta separación que para provecho de ambas partes debe haber entre el Estado y las iglesias; un gobierno, sobre todo, que adelante el reloj de la justicia social, trágicamente atrasado en México, y que cumpla el lema que alguna vez ondeó como partido: primero los pobres. Si López Obrador hace un gobierno así tendrá mi apoyo. No incondicional -es peligroso dar a un gobernante apoyo incondicional-, pero sí leal y desinteresado. AMLO fue electo en forma legítima e incuestionable. Será presidente de México. Todos debemos acompañarlo en la tarea de buscar el bien de la Nación. Si López Obrador hace un gobierno fincado en las ideas de  libertad, justicia y democracia; si actúa sin demagogia ni autoritarismo; si resiste la insana tentación que entraña el poder absoluto, entonces, y sólo entonces, le daré mi voto. FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: