Pinos y avión | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 17 Julio 2018 | 

15

30

39

Secciones

Martes 17 Julio 2018 | 

15

30

39

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Pinos y avión

Sergio Sarmiento
Periodista | Miércoles 04 Julio 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- No es importante dónde viva el presidente, tampoco qué avión usa, pero en política los temas de forma se hacen fondo. 

Ayer el presidente Enrique Peña Nieto se reunió con el ganador virtual de la elección, Andrés Manuel López Obrador, pero no en Los Pinos, donde tradicionalmente se han llevado a cabo estas reuniones, sino en Palacio Nacional. La ubicación es producto de la insistencia de López Obrador en campaña de que él no vivirá ni despachará en Los Pinos, sino en Palacio Nacional.  

La propuesta de mudar el lugar de trabajo del presidente a Palacio Nacional es producto de un esfuerzo de López Obrador de presentarse como un político cercano al pueblo. Él ha presentado Los Pinos como un ejemplo del lujo y el dispendio de la clase política. El que la reunión de ayer se haya llevado a cabo en Palacio Nacional es indicativo del rechazo que ha mostrado a lo que considera los símbolos del poder. 

Pero Los Pinos no son un ejemplo de abuso o dispendio. Lázaro Cárdenas escogió ese lugar debido a que no quería mantener la residencia presidencial en el castillo de Chapultepec, que consideraba ostentoso. Los Pinos no es un lugar particularmente lujoso. La parte dedicada a residencia es relativamente pequeña. El resto son oficinas con instalaciones de seguridad, comunicaciones y salas de reuniones adecuadas para el gobernante de un país. Palacio Nacional no tiene estas instalaciones. Acondicionarlo para este propósito bien puede costar una gran cantidad de dinero y dañar un edificio que es patrimonio histórico y cultural de nuestro país.

Es el mismo caso del avión presidencial. A pesar de la retórica de campaña, el TP-01, un Boeing 787 Dreamliner, no es un avión que no tenga ni Obama. La Presidencia de los Estados Unidos cuenta con dos Boeing 747, aviones jumbo de mayor tamaño y especialmente acondicionados con un costo total muy superior al avión presidencial mexicano. El 787 es más moderno y tiene un menor consumo de combustible, pero el gobierno de Estados Unidos prefiere los 747 por su mayor tamaño.

Un avión presidencial no tiene por qué ser un lujo. Es un instrumento de trabajo que permite a un gobernante tener una presencia nacional. Hace posible los traslados cotidianos del presidente a distintos puntos del país, acompañado de funcionarios y de su equipo de trabajo, con una comunicación constante con colaboradores, con gobernadores o con gobernantes de otros países. Facilita también los viajes internacionales.

Ayer López Obrador se trasladó a su oficina de campaña y a su cita con el presidente Peña Nieto en Palacio Nacional en su Jetta blanco. Fue un trayecto largo y pesado en el tránsito de la Ciudad de México. López Obrador ha dicho que quizá alquile una casa cercana a Palacio Nacional para no tener que hacer ese traslado de forma diaria, pero eso no hará más que añadir complicaciones de logística y seguridad al trabajo cotidiano del presidente y sus colaboradores.

Hay un tema adicional de seguridad. López Obrador sostiene que no necesita protección porque el pueblo lo protege. Ese desplante puede ser aceptable en un candidato, pero la seguridad del presidente es un tema de seguridad nacional.  

López Obrador se enfrentará a muchos dilemas en su mandato. Como candidato fue importante rechazar la seguridad, declarar que no viviría ni despacharía en Los Pinos y que le vendería a Donald Trump el avión presidencial. Como presidente encontrará que las decisiones responsables son mejorar su seguridad, despachar en Los Pinos y usar el TP-01.

Oposición

Un buen gobierno se beneficia de una buena oposición. López Obrador como presidente tendrá el problema de contar con mayoría absoluta en el Congreso. Deberá hacer un esfuerzo especial para escuchar a la oposición. Valdrá la pena.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: