Hoy sale el sol | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 18 Julio 2018 | 

17

49

43

Secciones

Miércoles 18 Julio 2018 | 

17

49

43

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Hoy sale el sol

Vianey Esquinca
Analista | Lunes 02 Julio 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.— Después de las campañas electorales, que oficialmente duraron 90 días -aunque extraoficialmente duraron varios meses más-, guerra sucia o de contraste y 22 millones 959 mil 180 spots que le recetaron a los mexicanos, 89 millones 123 mil 355 personas posiblemente salieron ayer a emitir su voto y elegir a quien los representará en alguno de los tres mil 326 cargos de elección que están en juego.

Esos millones de ciudadanos no son electores homogéneos, todos son distintos y muy variadas sus motivaciones para hacer valer su derecho al voto o elegir a un candidato sobre otro. Algunos de los tipos de votantes que salieron ayer son:

1. Los catastrofistas, que desde el día uno y antes de que empezaran las campañas trajeron la narrativa del fraude y que todos -gobiernos, autoridades electorales e incluso los propios funcionarios de casilla que son ciudadanos- son parte de una conspiración universal para que no gane su gallo. Piensan que su voto no vale porque la elección ya está “arreglada”.

2. Los “por si acaso”, esos que se dedicaron a divulgar “por si acaso era verdad”, toda noticia que les llegaba vía redes o WhatsApp, aun aquéllas que por su obviedad eran escandalosamente falsas, pero “pues nunca se sabe”.

3. Los fanáticos de algún candidato que podrían morir en la raya por ellos. Esta categoría se divide en rabiosos, que no permitían que nadie discrepara de su punto de vista, o los evangelizadores, aquéllos que, aparentemente, respetaban una decisión diferente, pero que todos los días enviaban información para demostrar la pésima idea que era votar por otro candidato. 

4. Los tradicionales, que siguieron la costumbre de votar como lo hicieron sus ancestros.

5. Los rebeldes que, al contrario de los anteriores, votaron distinto a sus progenitores porque no quieren parecerse en nada a su papá o a su mamá.

6. Los indecisos, esos que definieron su voto hasta el día de ayer porque ningún partido o candidato los convenció. Este tipo de votantes casi se inclinó por algún abanderado, pero siempre hubo algo que los hacía dudar. En esta categoría también están los que esperaron hasta el último minuto para ver quién estaba en segundo lugar y así aplicar el famoso voto útil.

7. Los “por siempre seguidores”, que votaron como lo hizo su cantante, artista o deportista favorito.

8. A los que no les importó y prefirieron vender su voto para al menos “sacar algo de todo esto”. Algunos dirán que la culpa la tienen los partidos por seguir con estas prácticas, pero al igual que en la corrupción, se requiere de dos: el comprador y el vendedor, tan culpable es el que ofrece dinero -que incluso es delito electoral- como aquel que vendió su voluntad. 

9. Los que votaron libremente, y que ojalá hayan sido la mayoría. Esos votantes son los que realmente votaron de forma consciente, porque hicieron un análisis y compararon propuestas.

Que todos ellos hayan salido a votar en la que será la elección más grande que haya tenido México. Sin embargo, lo más importante es que, independientemente de quién ganó, hoy sale el sol y en la noche la luna. Habrá clases en las escuelas y millones de mexicanos tendrán que ir a trabajar. Sí, la vida seguirá en el país y es responsabilidad de los ganadores y de los perdedores garantizar estabilidad y tranquilidad.

Eso empezó la noche del domingo. Ojalá no haya cuatro candidatos presidenciales autoproclamándose ganadores, aun cuando saben que no, sólo porque les gusta hacerla de emoción, porque sienten que tienen el sagrado derecho al pataleo, y porque regatear la victoria a su oponente es un deporte nacional.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: