Vuelco autoritario | Opinion

Lunes 16 Julio 2018 | 

14

28

35

Secciones

Lunes 16 Julio 2018 | 

14

28

35

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Vuelco autoritario

Pascal Beltrán del Río
Analista | Miércoles 27 Junio 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- En un golpe más para la democracia liberal, el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan logró sacar adelante su plan de sustituir el sistema parlamentario de su país y reelegirse para seguir ejerciendo el poder en la décimo octava economía del mundo, ahora bajo las reglas de un nuevo presidencialismo.

En abril del año pasado, Turquía celebró un referéndum para modificar 18 artículos constitucionales propuestos por el gobiernista Partido para la Justicia y el Desarrollo (AKP). Por 51.41 por ciento de los votos a favor, el cargo de -primer ministro fue abolido para crear una Presidencia Ejecutiva.

Tanto el referéndum de hace 14 meses como las elecciones presidenciales del domingo pasado se celebraron bajo un estado de emergencia, declarado luego del intento de golpe de Estado de julio de 2016, en el que murieron 248 personas. Y tanto en la primera votación como en la segunda hubo señalamientos de abuso del oficialismo.

El proceso para fortalecer las facultades de Erdoğan –que ya lleva tres lustros en el poder– ha sido señalado por restricciones contra la oposición. Activistas por el “no” en el referéndum, así como los contrincantes del presidente en los comicios del domingo pasado se han quejado del control de los medios oficiales y privados por parte del AKP.

De acuerdo con datos oficiales, Erdoğan fue reelegido con casi 53 por ciento de los votos para un período de cinco años.

Las modificaciones a la Constitución establecieron que el presidente puede ocupar el cargo por hasta dos períodos consecutivos. Esto significa que el actual mandatario tendría la posibilidad de permanecer hasta 2028 al frente de ese país de 80 millones de habitantes.

Descrito por medios internacionales como un admirador del último sultán otomano absolutista –Abdülhamid II, depuesto por el movimiento nacionalista Jóvenes Turcos, del que era parte Mustafá Kemal Atatürk, el fundador de la Turquía secular moderna–, Erdoğan comparte rasgos de carácter con el presidente estadunidense Donald Trump, como su afición obsesiva por la televisión.

El también exalcalde de Estambul es un nacionalista con un evidente talante autoritario e ideólogo del islamismo político, en torno de cuyas ideas formó el AKP en 2001.

Los rivales de Erdoğan lo han acusado de comportarse como un dictador y han advertido que, en caso de ganar nuevamente en las urnas –como sucedió el domingo–, podría usar sus nuevas facultades para ejercer el poder de forma aún más autoritaria.

Después de sobrevivir un intento de golpe de Estado en 2016, el presidente lanzó una purga en el gobierno en la que 50 mil personas fueron detenidas y 160 mil perdieron su trabajo.

Con su nuevo triunfo electoral –que refrendó la visión del AKP como una maquinaria para ganar votaciones–, Erdoğan también sobrevivió políticamente a la inconformidad de la población con la situación económica del país, donde el banco central ha tenido que aumentar las tasas de interés en 500 puntos base desde abril pasado para frenar una corrida contra la lira, la moneda nacional.

Es irónico que el deterioro económico que se ha dado en Turquía bajo la supervisión Erdoğan no haya impedido el triunfo de éste. ¿Cómo lo logró? Con una campaña en la que pidió a sus conciudadanos recordar que el pasado era aún peor.

Hacia el exterior, la victoria en las urnas del presidente turco el domingo pasado –en una elección en la que participó más de 80 por ciento de los votantes– fortalece la visión del mando centralista y autoritario que comienza a poner en jaque la democracia en diferentes partes del mundo.

Si bien es cierto que en los últimos años ha crecido el número de países con gobiernos elegidos, también lo es que, en muchos de ellos, los llamados hombres fuertes han aprovechado las reglas de la democracia para tomar el poder y limitar el papel de los contrapesos para el Ejecutivo.

En ese sentido, el turco Recep Tayyip Erdoğan es un modelo para políticos que quieren aprovechar la desilusión de sus ciudadanos con la democracia: un hombre de mano dura, que gusta de dividir a la sociedad y manipular a la opinión pública.

Una población que se siente atendida por este tipo de autócratas en su enojo con los políticos tradicionales y su frustración con la situación económica difícilmente reclamará la concentración de poder y la limitación de contrapesos –como el papel del Congreso y los medios– que este tipo de personajes requiere para aferrarse al poder.

El mundo vive un vuelco autoritario en detrimento de la democracia y la economía liberales cuyas consecuencias apenas comenzamos a percibir.  



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: