El culto a la personalidad en la UACJ | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 20 Septiembre 2018 | 

18

34

37

Secciones

Jueves 20 Septiembre 2018 | 

18

34

37

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


El culto a la personalidad en la UACJ

Lourdes Almada Mireles
Analista | Viernes 22 Junio 2018 | 00:01:00 hrs

La UACJ se encuentra en un momento decisivo y requiere ponerse a la altura de los tiempos y las exigencias actuales. Consolidarse como una institución pública, gobernada con base en la legalidad y la transparencia requiere un cambio de rumbo y una decisión clara de terminar con prácticas cotidianas que frenan su desarrollo, tanto académico como democrático.

Una de esas prácticas nocivas es el culto a la personalidad, reflejo de un sistema político que funciona a través de la concesión y el pago de favores y que reproduce el control y la permanencia de quienes gobiernan. Desde hace varias semanas, a propósito del lanzamiento formal de la campaña por la Rectoría del actual secretario académico, Manuel Loera, han llamado mi atención algunas declaraciones de colegas que, a pesar de no querer que gane firmaron en apoyo al funcionario “por lealtad” o “porque sienten que le deben”, o “por agradecimiento”, ya que “gracias a él” pudieron estudiar un posgrado, obtener una beca, acceder a un sabático o, peor aún, “a él deben su contratación”.

Esa forma de generar “deuda” entre las y los docentes universitarios se ha alimentado durante los últimos años con formas que deslegitiman las instancias en las que descansa la gestión y administración de la universidad, quita poder y anula el papel de otros funcionarios (as) responsables de tales recursos, y lo que es aún peor, afecta la imagen y la forma en que las y los profesores se conciben y valoran a sí mismos.

Durante los últimos seis años, en los que Manuel Loera ha fungido como secretario académico, cada vez que un (a) profesor (a) decide estudiar algún posgrado, gestionar una beca, tramitar una licencia o incluso gestionar un año sabático –todos derechos universitarios claramente establecidos en nuestra normatividad interna-, los mismos colegas sugieren: “habla con Loera”. De la misma manera, cuando algún profesor (a) acude a las instancias correspondientes a solicitar informes, el personal administrativo, invariablemente sugiere: “hable con el maestro Loera, a ver él qué le dice”.

Profesores (as) y administrativos (as) asumen –porque lo saben- que al tener su venia, el trámite avanzará y si no, las posibilidades serán realmente escasas. Entonces el o la docente hace antesala en la Secretaría Académica, finalmente se entrevista con el licenciado Loera, quien amablemente valorará la petición y “hará todo lo posible por ayudar”. Así el trámite avanzará y el o la docente quedará “eternamente” agradecido con quien concentra las decisiones que competen a los órganos colegiados y a la estructura administrativa creada para darles seguimiento.

¿Por qué y cómo, acceder a un derecho se convierte en una “deuda” por un “favor” brindado? Si el año sabático, la beca o el apoyo recibido son un derecho y se otorgaron conforme a la normatividad y mediante procedimientos claros y transparentes, se habrían garantizado las condiciones de equidad para acceder a recursos públicos. Y entonces nadie le debe nada a nadie… Si se concedieron en cambio como un “favor” y se debe por ello “gratitud” a alguien, estaríamos frente a casos de mal uso de recursos públicos, manejo discrecional de los fondos y violación de los derechos humanos, la normatividad y los criterios básicos de la institución.

Es importante aclarar que la responsabilidad es en todos los casos de la autoridad, pues los profesores finalmente están (estamos) haciendo lo que se les indica como necesario para acceder a los beneficios a que tienen derecho.

Más serio aún es el hecho de que un número importante de profesores (as) se sientan agradecidos y comprometidos con Manuel Loera porque “le deben” su contratación. Este aspecto es aún más delicado –desde mi punto de vista- porque lleva a las y los docentes a dudar tanto de su propia capacidad como de la legalidad de su integración a la UACJ.  Si las contrataciones se realizan mediante convocatoria abierta y bajo la evaluación de un comité dictaminador, se supone que se elige a los (as) profesionistas más capacitados y que demuestran un perfil idóneo para el puesto.

Pensar o hacer creer a las y los docentes que le deben su plaza a alguien en la institución es una ofensa grave contra la dignidad, la transparencia y la normatividad universitarias. Más allá de la elección de rector, nuestro pronunciamiento es por la legalidad, la transparencia y la democracia en la UACJ.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: