Campañas y prisión | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 17 Julio 2018 | 

21

06

20

Secciones

Martes 17 Julio 2018 | 

21

06

20

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Campañas y prisión

Sixto Duarte
Analista | Martes 19 Junio 2018 | 00:01:00 hrs

Conforme se va acercando el día de la elección, la efervescencia política va en aumento: la propaganda se observa en todos lados, los ataques entre candidatos se hacen más recurrentes, y la gente se apasiona más con el tema. A manera de broma, comentábamos varios amigos que el inicio del Mundial representaba el fin de las campañas políticas. Si bien la afirmación puede parecer exagerada, lo cierto es que vino a enfriar un poco la calentura electoral que se vive, especialmente durante los días en que juegue la Selección Nacional.

El domingo, el triunfo de la Selección sobre Alemania vino a opacar toda noticia relacionada con el proceso electoral. De ahí que los candidatos hayan decidido manejar una agenda conservadora y discreta, pues lo que hicieran pasaría a segundo plano en la cobertura noticiosa, por el juego de la Selección. Sin embargo, tenemos un espacio de aquí hasta el sábado (cuando la Selección sostendrá su segundo encuentro) en que los candidatos aumentarán el ritmo en su proselitismo, y seguramente de sus ataques.

Desafortunadamente, las propuestas de los candidatos giran alrededor de los mismos temas: “tú eres más corrupto que yo”, “te voy a meter a la cárcel”, o la magnánima de López Obrador: “ni a ti te voy a meter a la cárcel”. La culpa de este nivel de debate no es de los candidatos, es nuestra, de los ciudadanos que celebramos esa clase de mensajes.

Como en el circo romano, cada vez que un político promete encarcelar a su antecesor, vitoreamos, celebramos y aplaudimos como si eso terminara con la corrupción. “Muerto el perro, se acabó la rabia”, dice el dicho popular. Si en vez de ello, exigiéramos resultados y políticas públicas responsables, el debate tendría otra cara.

La corrupción es un problema tan arraigado, que requiere educación, marco normativo, y desde luego, procuración de justicia para poder erradicarse. Cuando nos basamos estrictamente en la última etapa, convertimos un tema que pudiera ser algo serio en un circo mediático. De ahí que los candidatos propongan encarcelarse los unos a los otros.

Este nivel de debate, además de ser muy pobre, evidencia la doble moralidad del electorado. En México, prácticamente existe unanimidad respecto a la responsabilidad penal de los Duarte o de Borge. La sociedad ya condenó a los exgobernadores. Sin embargo, respecto a Anaya, todavía hay quienes defienden su posición, o presumen su inocencia.

Ante esta postura doble, la pregunta obligada es: ¿qué diferencias hay entre las acusaciones contra Duarte o Borge y las de Anaya si todos están acusados y ninguno está sentenciado? La incongruencia de acusar y creer los señalamientos contra los priistas, y no creer en los vertidos contra Anaya reflejan la pobreza de nuestra crítica. Nuestro juicio es subjetivo, basado en el origen partidista de unos, y temor de que otro llegue al poder; unos tienen la presunción de inocencia, otros simplemente no la tienen, y otros hasta se dan el lujo de perdonar por adelantado.

Lo ridículo de todo esto es que hemos llegado a un punto que un candidato, si gana es redentor y procurador implacable de justicia; si pierde, un delincuente perseguido por sus pecados. Es decir, si López Obrador, Meade o “El Bronco” ganaran la Presidencia, bien podrían acusar y procesar a Anaya con base en los señalamientos que se le han hecho. Si Anaya ganara, procesaría a cualquiera de los otros. Ese es el estado de nuestros órganos de procuración de justicia, que se vuelven veletas justicieras dependiendo de donde sople el viento electoral.

Uno de los principales argumentos que han utilizado las campañas de Anaya y de Meade para golpear a López Obrador, ha sido la disposición de éste de promover una amnistía (no se sabe exactamente a quiénes y por qué delitos). Incluso, circula un video en la enorme lluvia de spots que a diario vemos, en donde se le pregunta a López Obrador si estaría dispuesto a fumar la pipa de la paz con Carlos Salinas y Enrique Peña, a lo cual López Obrador responde que sí. Sin ser seguidor de López Obrador, no entiendo cómo eso puede ser percibido mal por parte del electorado. Sin embargo es un hecho que la sociedad considera a los gobernantes como vengadores de sus fobias colectivas. Esto me parece gravísimo. Además de todos los argumentos anteriores, la incógnita es: ¿quién va a cerrar la puerta?



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: