El Mundial, Trump y AMLO | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 22 Julio 2018 | 

14

17

05

Secciones

Domingo 22 Julio 2018 | 

14

17

05

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


El Mundial, Trump y AMLO

Jorge Fernández Menéndez
Analista | Sábado 16 Junio 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- El jueves comenzó el Mundial de Rusia y, unas horas antes, nos enteramos de que México, Estados Unidos y Canadá organizarán en forma conjunta el Mundial de Futbol del 2026. Tener un Mundial en casa (aunque aquí sólo se jugarán 10 de los 80 partidos contemplados, otros 10 serán en Canadá y 60 en la Unión Americana) siempre es un placer, sobre todo para quienes amamos el futbol. Pero en esta ocasión es también una suerte de símbolo que llega en un momento político muy oportuno, cuando desde la Presidencia de Estados Unidos arrecian el racismo, la condena a los migrantes, el nacionalismo, la cerrazón de los mercados, cuando el gobierno de Donald Trump ha insultado a canadienses y mexicanos y quiere romper el Tratado Comercial que nos une desde hace un cuarto de siglo.

Mi amigo Juan Pablo de Leo dice que lo que estamos viendo con el presidente estadunidense es una suerte de Doctrina Trump para la política exterior, en la cual su gobierno, simplemente, ejerce la diplomacia sólo donde ha podido ejercer, previamente, la fuerza. No sé si alcanza a ser una doctrina, pero es verdad, a Trump, antes como empresario y ahora como presidente, no le gustan los acuerdos, le gusta avasallar, imponer, doblar a sus adversarios, pero también a sus socios.

Lo ocurrido en la última semana lo demuestra. En apenas unos días, Trump prácticamente rechazó el TLC, dijo que prefería establecer acuerdos bilaterales con México y Canadá por separado (lo que no aceptaron ninguno de los dos países); fue a la reunión del G7 en Canadá; llegó tarde; pidió que reincorporaran a Rusia, lo que el resto de los países del grupo rechazó (salvo el nuevo gobierno italiano, fruto de una coalición entre grupos populistas muy de derecha y de izquierda); firmó una tibia declaración a favor del comercio mundial que rompió horas después en medio de insultos contra los mandatarios de ese grupo, en especial contra el premier Justin Trudeau. Y se fue a Singapur a festejar su cumpleaños y recibir al dictador de Corea del Norte, Kim Jong Un, como si fuera un viejo gran amigo. Firmó con él un acuerdo de cuatro puntos, que es más una expresión de deseos, donde, quizás, lo más importante fue el regreso de unos prisioneros estadounidense presos en Corea del Norte desde hace años y un compromiso, sin fechas ni controles, de desmilitarización nuclear de Corea del Norte. Nada más.

Trump lo ha presentado como un gran logro diplomático, aunque los que más han ganado con ello son los socios del hijo y nieto de la dinastía Kim, o sea, en ese orden, China y Rusia. Japón, otro aliado histórico de Estados Unidos, ha quedado aislado y Corea del Sur parece estar expectante ante un acuerdo que no pasa de ser un compromiso verbal.

En este contexto se anunció la organización del Mundial 2026 entre México, Canadá y Estados Unidos. Trump, aseguran medios estadunidenses, para lograrlo bajó el tono de su discurso antiinmigrante e incluso llegó con la FIFA al compromiso de permitir el ingreso a su país de turistas de todas las nacionalidades. México fue un motor clave en esta votación entre países que no querían que el Mundial fuera, nuevamente, a Estados Unidos, pero también por el peso de los latinos que viven en la Unión Americana.

Todo eso es importante, pero lo es mucho más el símbolo. México, Estados Unidos y Canadá no son sólo una zona comercial, América del Norte es una región cada día más integrada. Existe un proceso de integración real, que ha comenzado por la economía y los mercados, pero que cruza a los tres países y que no se puede detener, más allá de cómo se llame quien gobierne en cada una de las tres naciones.

Donald Trump se está topando con esa realidad una y otra vez: ni entre sus propios partidarios se entiende muy bien que se pueda distanciar y hasta romper con sus aliados históricos: la Unión Europea, Canadá, México, Japón, mientras coteja a Kim, a Vladimir Putin, al filipino Duterte o al gobierno chino. Es evidente que está más cómodo con mandatarios autoritarios y en algunos casos simples dictadores, que con demócratas que pregonan, aceptan y viven en economías abiertas y en un marco de libertades. Pero no podrá cambiar ni la historia ni la realidad.

Si la elección del primero de julio la gana López Obrador allí estará uno de sus principales desafíos. El candidato de Morena ya ha dicho que conservará el TLC, pero también, en algo bien intencionado pero irreal, dijo que el país debe consumir, como diría Trump, lo que produce. En el debate del martes aseguró, además, que el campo es la principal fábrica del país y que de allí surge la riqueza. No es verdad, son visiones de los años 70: si queremos mejorar la calidad de vida de la gente, tenemos que beneficiarnos del comercio global, vendiendo lo que nos da ventajas y comprando lo que beneficie a los consumidores. El campo, sin duda, es importante, pero México vive hoy, fundamentalmente, de las manufacturas y de los servicios, incluyendo el turismo. Y eso está íntimamente ligado a la globalización (como el sector agropecuario exitoso en el país). Creo que a su hora, y eso ya está ocurriendo, Andrés Manuel también se topará con esa realidad. Y el Mundial 2026 de América del Norte es una forma espléndida de comenzar a comprenderla.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: