La huella de la vaca | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 16 Diciembre 2018 | 

13

11

34

Secciones

Domingo 16 Diciembre 2018 | 

13

11

34

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


La huella de la vaca

Armando Fuentes
Escritor | Miércoles 13 Junio 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- En el solitario paraje llamado El Ensalivadero el tímido muchacho le dijo a su ardiente y voluptuosa acompañante cuando ambos estaban ya en el asiento de atrás del automóvil: "Hotilia: tengo tantas ganas de besarte que hasta me tiemblan los labios". "Eso no es nada, Timoracio -respondió ella respirando agitadamente-. A mí me están temblando los muslos". Casó Meñico Maldotado, infeliz joven con quien la naturaleza se mostró avara en la parte correspondiente a la entrepierna. Al comenzar la noche de las bodas el flamante novio se despojó de su atavío y se mostró corito, o sea sin ropa, a los ojos de su flamante mujercita. Lo miró ella y exclamó luego consternada: "¡Caramba! ¿También en esto hay crisis?". Por indicación del veterinario del zoológico, que consideraba inconveniente el apareamiento del canguro y su hembra, el director del establecimiento ordenó que los dos animalitos fueran separados, y entre ellos hizo levantar una cerca de alambre de 3 metros. Por la mañana el canguro amaneció con su compañera. La cerca fue elevada hasta alcanzar 5 metros. El siguiente día el canguro estaba de nuevo con la hembra. El director mandó que la cerca midiera 7 metros. Igual que las veces anteriores, al siguiente día el canguro estaba muy amartelado con su dama. "Hagan la cerca de 10 metros de alto"-ordenó el director. Esa noche, reunidos otra vez amorosamente el canguro y su hembra, le preguntó ella a su amador: "¿Qué altura crees que llegará a alcanzar la cerca?". "Aproximadamente un kilómetro -respondió el canguro-, a menos que alguien te encuentre antes en la bolsa la llave de la puerta". La rica pero ignorante dama contó en la fiesta que había visto en la tele una película muy vieja, pero muy interesante. Le preguntaron: "¿Qué película es esa?". Respondió: "Se llama 'La huella de la vaca'. En los títulos aparece como 'La huella delatora', pero claro que no está bien escrito". Un hombre obeso en grado sumo estaba entregado a eróticos deliquios con una muchacha de constitución frágil, más frágil aún que la de México. En el arrebato de la pasión le pidió que se moviera. Advirtió sorprendido que la chica abría y cerraba los ojos una y otra vez. Le preguntó: "¿Por qué mueves así los párpados?". Respondió ella: "Es lo único que puedo mover"... "México no es Venezuela", dicen quienes creen que los males del caudillismo populista no pueden abatirse sobre nuestro país. No piensan que antes de Chávez y Maduro, su secuaz, Venezuela era otra Venezuela. Ahora esa nación hermana, otrora próspera y boyante, sufre carencias que sus habitantes nunca imaginaron. Ningún país está libre de la amenaza populista. En todos puede florecer esa mala hierba llamada demagogia. Todos pueden sufrir los graves riesgos que derivan del autoritarismo mesiánico y personalista. Miremos los extremos a que está llegando Trump en la nación más democrática de América, y no digamos que de esa agua no beberemos. Lord Highrump, rico señor rural, sorprendió a Jock McCock, el encargado de la finca, haciéndole el amor en el granero a Guinivére, su única hija. Después de hacer que la muchacha se retirara don Poseidón ató McCock al poste central que sostenía el techo. Pero no lo ató por las manos, aunque éstas se las amarró en modo que fácilmente pudiera desatárselas: lo ató al poste por una parte muy sensible de su cuerpo, precisamente por do más pecado había, como dice el antiguo romance del Rey Rodrigo. Luego puso un serrucho recargado en el poste. Le preguntó McCock, temblando: "¿Va usted a cortarme eso?" "No -respondió lord Highrump-. El que te lo va a cortar eres tú. Yo lo único que voy a hacer es prenderle fuego al granero"... FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: