Debate #3: ¿Cómo promover la competencia? | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 21 Junio 2018 | 

0

31

51

Secciones

Jueves 21 Junio 2018 | 

0

31

51

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Debate #3: ¿Cómo promover la competencia?

Viridiana Ríos
Académica | Lunes 11 Junio 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- México sería otro país si no tuviera monopolios y concentración de mercado. Esa es la gran piedra invisible de nuestro progreso y una de las más importantes razones de nuestro mediocre crecimiento.

Si el sector productivo y los sindicatos no estuvieran capturados por los intereses de unos cuantos viviríamos en un país diferente. De hecho, como la Comisión Federal de Competencia (Cofece) ha mostrado recientemente en su reporte (2018), un México con competencia y sin concentración de mercado sería uno donde el crecimiento de la productividad laboral podría ser entre 20 por ciento y 30 por ciento (Symeonidis, 2008), donde los precios podrían ser entre 10 por ciento y 23 por ciento menores (Davies et al 2004, Connor 2014), donde la tasa de desempleo podría ser uno por ciento menor (Fiori et al 2012).

Desafortunadamente, en este país, la voz de la Cofece es un grito en un campo despoblado.

Sorprende cuán poco se habla en nuestro país sobre la necesidad de crear un verdadero ambiente de competencia, donde el mexicano más capaz, y no el más conectado, sea quien tenga más éxito en sus negocios. No es para nadie desconocido que México es un conjunto de monopolios y oligopolios, en el cual unos cuantos se han dedicado a extraer rentas a partir de ser cómplices del gobierno o de acaparar mercados.

Por el contrario, en varias capas de la sociedad mexicana es evidente la aversión a la competencia.

El hecho de que el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) haya decidido substituir el término “competencia” por “competitividad” en toda su agenda pública, y en toda la agenda pública de las organizaciones de la sociedad civil que financian, es evidencia del problema. Ser competitivo es tener una ventaja comparativa, lo que no necesariamente implica que se esté compitiendo. Ya la Cofece ha sido clara en esta diferencia.

El hecho de que la CROC y la CTM sean los principales enemigos de la democracia sindical, proponiendo la cancelación del voto secreto de los empleados, es evidencia obvia de la falta de competencia. Los sindicatos de este país han decidido contentarse con tener el poder, sin que por ello signifique que representan a los trabajadores.

Hago pues un llamado a Puig, Warkentin y Alatorre a que utilicemos este último debate para centrar la discusión en las consecuencias tan obviamente negativas del oligopolio empresarial y sindical para la economía mexicana.

Me parece pertinente preguntarle a Anaya por qué la palabra competencia no aparece ni una sola vez en toda su plataforma económica. Ni una. Anaya habla constantemente de “impulsar el incremento sostenido de la competitividad”, pero nunca habla de si esa competitividad se logrará promoviendo la competencia ¿Su gobierno otorgará a la Cofece la facultad de ejercer acciones de inconstitucionalidad en contra de leyes contrarias a la competencia? ¿Se escucharán e implementarán todas las recomendaciones de este organismo? ¿Dejará Anaya que gobierne la Comisión Nacional Bancaria y de Valores o los bancos del Consejo Coordinador Empresarial?

Me parece pertinente preguntarle a AMLO si, dado que habla de promover la competencia en la banca y en la representatividad sindical, realmente estará dispuesto a tocar al SNTE ¿Permitirá que el SNTE deje de ser el representante cuasi exclusivo de las relaciones laborales de los maestros? ¿Le exigirá que base sus decisiones en el voto individual de sus agremiados, que revitalice a los Representantes de Escuela, y a los Comités Ejecutivos Nacionales? ¿Dejará AMLO que gobierne el secretario de Educación o la CNTE?

A Meade hay que hacerle las preguntas de AMLO y de Anaya porque él es el único candidato que no dice la palabra competencia una sola vez en su plataforma (meade18.com) y tampoco se pronuncia sobre ningún aspecto sindical. Más, importantemente, hay que preguntarle a Meade si dejará que gobierne alguien que no sean los jefes económicos del PRI.

El debate sería muy productivo si después de éste nos quedara claro cómo piensa evitar cada candidato que los ciudadanos sigamos siendo los que pagamos los platos rotos por la falta de competencia. La economía mexicana tiene un enorme potencial desperdiciado que debemos recuperar.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: