Ricky Riquín Canallín | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 19 Septiembre 2018 | 

9

35

05

Secciones

Miércoles 19 Septiembre 2018 | 

9

35

05

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Ricky Riquín Canallín

Vianey Esquinca
Analista | Lunes 28 Mayo 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Definitivamente, no ha sido la mejor ocurrencia que Andrés Manuel López Obrador ha tenido contra uno de sus contrincantes, ni siquiera es gracioso, pero parece ser que el apodo que el morenista le puso a Ricardo Anaya en el segundo debate tuvo un efecto de conjuro o hechizo porque el panista comenzó a desdibujarse.

Mientras en el primer debate se alabó la elocuencia del panista, en el segundo fue criticado su estilo, su histrionismo y sus medias verdades. Si de por sí la utilización de un costalito blanco para contar la historia de Ana Laura, una joven deportada de Estados Unidos, ya había sido una exageración, que lo cacharan con varios errores en su narrativa fue el colmo.

El viejo truco de utilizar notas de periódicos también le salió muy mal. El semanario Proceso reveló que la portada que mostró Anaya en el debate había sido manipulada, pues habían quitado un cintillo en el que se señalaba que el Frente reclutaba fichas negras en sus filas. Ante esto y parafraseando al propio Anaya, más de una persona pensó: “Cuando yo veo esto que está pasando con nuestros candidatos, digo: ¡carajo! ¿dónde está el nivel de los abanderados?”.

En el debate se vio bravucón y en lugar de confianza daba miedo con esa sonrisa maquiavélica que no dejaba su rostro.

Pero parece que Ricardo Anaya no anda muerto (políticamente hablando), ni tampoco andaba de parranda, sino que estaba preparando su nueva estrategia de campaña. El anuncio pasó desapercibido porque los medios estaban concentrados en el pleito PRI-Nestora Salgado-Napito-Morena.

Resulta que el Frente dejó a un lado el futuro para meterse al presente. El slogan “De Frente al Futuro. Anaya” para sustituirlo por un “El cambio es Anaya!” (sic, se olvidaron que en el idioma español la exclamación tiene un signo al principio y al final, no como en inglés… it’s insulting and unacceptable!).

El PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano están apostándole a la paz, con todo y palomita blanca. Perooooooo la paz, la paz, lo que se dice la paz, no es algo que se le dé a Anaya. Fue precisamente él quien provocó la guerra al interior de su partido, dividiéndolo como nunca antes en su historia, dejando varias bajas sensibles y víctimas colaterales. Si alguien ha ocupado declaraciones nucleares es él.

Esta nueva campaña ¿será suficiente para alcanzar a López Obrador? ¿La seguridad es un tema lo suficientemente poderoso para convencer a los indecisos? Eso se verá en las siguientes semanas. Sin embargo, más que un cambio de slogan o estrategia, Ricardo Anaya tiene que luchar contra su propia imagen.

Sin lugar a dudas, Anaya es un joven inteligente, con cara de niño bueno (de Chicken Little, como prefieren llamarlo las redes sociales) con un aspecto vulnerable que contrasta con sus acciones. En los últimos años se fue filtrando en su partido, escalando posiciones. No sólo eso, convenció al PRD y Movimiento Ciudadano de emprender juntos una aventura.

De ser un personaje poco o nada conocido más que en sus propios círculos, se convirtió en candidato presidencial. El cómo lo hizo es lo que provoca desconfianza. No se le puede regatear audacia, pero también han permeado en el electorado adjetivos como ambicioso y traicionero. Aunque su familia ya no viva en Atlanta, no se puede quitar el golpe que significó que lo cacharan. Tampoco pudo enaltecer la bandera de la honestidad porque sigue quedando la sospecha de su riqueza.

Su gran fortaleza: ser una figura “nueva” en el escenario político terminó por contaminarse muy rápido. Tal vez por eso busca desesperadamente el voto útil y que la gente vote no por Ricardo Anaya, sino en contra de López Obrador o el PRI.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: