Filas sin temor | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 19 Agosto 2018 | 

5

33

34

Secciones

Domingo 19 Agosto 2018 | 

5

33

34

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Filas sin temor

Cecilia Ester Castañeda/
Escritora | Jueves 17 Mayo 2018 | 00:01:00 hrs

El reciente pleito registrado en la fila de uno de los puentes internacionales puede verse desde varios ángulos.

Resulta irónico, por una parte, que dichos incidentes estén teniendo lugar en las inmediaciones de cruces fronterizos tan vigilados. Mientras que pasar las revisiones de cualquier lado del antiguo Paso del Norte se ha vuelto un sinuoso recorrido con obstáculos digno de un examen de sobriedad, para los automovilistas incorporarse a las filas a efecto de dirigirse a El Paso -y a veces también a Juárez- es otra prueba: de destreza, de civilidad, de sangre fría y, sobre todo, de paciencia.

Pareciera que las autoridades están tan concentradas en interceptar la internación ilegal de personas o mercancías -en ese orden- que se olvidan de las necesidades de los ciudadanos que mantienen viva la región binacional. Del lado americano no hay indicios de interés por facilitar el tránsito hacia el sur ni por recibir “con las garitas abiertas” a quienes llegan procedentes de México. En nuestro país, ¿necesito recordar la escasa vigilancia en las filas fronterizas o la demora para construir el puente de Tornillo y conectarlo a la Panamericana?

En esta zona de viajeros internacionales olvidados el tan de moda hartazgo social puede manifestarse en violencia, como señaló a El Diario la socióloga juarense Karla Gallardo. Pero aquí, creo yo, se presenta también una maraña de mecanismos en juego.

Uno de ellos es la tradicional tolerancia mexicana a colarse en la fila. Porque eso de meterse “a la brava” -o sacándole plática a un conocido- no se inventó en los puentes ni con los vehículos, ¿verdad? Dicha costumbre se había generalizado ya tanto antes de los turnos por números automáticos que pocas veces se protestaba, o a veces hacer fila no servía de nada cuando empezaba a amontonarse gente en algún mostrador. Sí, siempre había quien se sintiera con derecho a adelantarse -hablando del puente, hace años me tocó ver a niñas bien echando de pestes porque un conductor no les daba el pase cuando intentaban atravesarse-.

Si se suma la intermitente vigilancia en las vías que dan a los cruces internacionales con la costumbre de meterse se entiende la razón de que tanta gente se adelante en las filas. Claro, el tedio y el estrés complican la espera. Pero eso no tiene por qué manifestarse en violencia. Hace años, por ejemplo, siendo yo estudiante golpeé en la defensa a un automóvil al cambiarme a un carril más corto en el puente. Nadie se bajó a insultarme. La conductora de aquel modelo caro simplemente tomó mi placa y yo le conté lo sucedido al agente de inmigración y esperé a la señora en la aduana.

Para que la gente reaccione con violencia en los altercados viales hace falta algo más. La frustración por la sensación de injusticia y las medidas arbitrarias tiene que ser muy alta, dicen los psicólogos, como cuando se cree estar a punto de lograr un objetivo que súbitamente queda fuera de alcance por razones ajenas a uno.

En el caso de las filas a los puentes influye asimismo la desconfianza en la justicia mexicana. La fama de corrupción e impunidad tiene un alto costo reflejado en el gran número de ciudadanos que prefieren actuar por cuenta propia sin reportar incidentes viales a las autoridades.

En los videos sobre el conflicto del domingo yo no vi a nadie llamando a Tránsito o a la Policía. En repetidas ocasiones se aprecia, eso sí, a testigos incitando a la señora que bajó de su vehículo para que confronte a los pasajeros de una camioneta. Varios peatones toman video, algunos ríen, alguien lanza un bastón a la mujer. Y al final un hombre ajeno a la pelea estrella con una piedra dos vidrios de la camioneta. El incidente se convirtió en entretenimiento para transeúntes ansiosos de diversión y los videos a través de las redes sociales en motivo de orgullo en vez de evidencia para castigar a los responsables.

Se trató de una situación colectiva más en la cual se celebra la agresividad. La actitud de algunos refuerza el impulso de otros mientras que la apatía de terceros sirve de permiso tácito para la violencia.

Pero los conflictos pueden resolverse mediante otros métodos menos peligrosos. Cuando aprendamos a no recurrir en automático a la violencia, tal vez podamos hacer fila a El Paso sin temor. 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: