Maternidad en evolución | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 23 Septiembre 2018 | 

8

35

01

Secciones

Domingo 23 Septiembre 2018 | 

8

35

01

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Maternidad en evolución

Cecilia Ester Castañeda/
Escritora | Jueves 10 Mayo 2018 | 00:01:00 hrs

Definitivamente la maternidad está cambiando.

Conozco una mujer que decidió recurrir a un banco de semen para ser madre soltera, a una pareja que está considerando un vientre subrogado, a madres de hijos adoptados, a matrimonios sin hijos. Yo misma, después de mucho dudarlo, fui mamá primeriza a los 40 años. Una catedrática universitaria me cuenta no ser raro tener alumnas que no aspiran a la maternidad. La candidata presidencial independiente Margarita Zavala -quien tiene tres hijos-, se disculpó vía Twitter por haber rechazado en noviembre pasado tomarse un video con una pareja de madres lesbianas.

Y en los últimos años a nivel local la tasa de natalidad ha ido a la baja al tiempo que se ha elevado el número de hogares con jefatura femenina, según el informe Así Estamos Juárez 2018 presentado recientemente por Plan Estratégico de Juárez, AC.

Al parecer han quedado atrás los tiempos cuando ser mujer era sinónimo a ser madre. Tiene lógica. No es lo mismo la necesidad de mano de obra en las comunidades primitivas con altas tasas de mortalidad que más de siete mil millones de seres humanos en un momento durante el cual se encuentran en peligro los recursos naturales del planeta. Tampoco es igual ser madre tras el desarrollo de métodos anticonceptivos. Ni son las mismas condiciones si la mujer participa activamente en la economía, como es el caso en Ciudad Juárez.

Por otra parte, decía una amiga mía, la ciencia ha dado a las mujeres ocho años más para ser madres. Las técnicas de reproducción asistida como la inseminación artificial y la fertilización in vitro hacen hoy posible el sueño de dar a luz de muchas mujeres con problemas de fertilidad sin necesitar trasladarse a las grandes capitales para someterse a tratamiento -en enero del 2000 dos niñas fueron los primeros bebés juarenses nacidos in vitro, informó El Diario-.

Pero tales avances exigen asimismo a parejas y mujeres por igual cuestionar hasta dónde vale la pena buscar un embarazo propio, si los hijos son indispensables y si la maternidad implica necesariamente el engendramiento tradicional o inclusive los genes de quienes criarán al bebé. ¿Son fecundación, transmisión de genes, embarazo y crianza sinónimo de maternidad? ¿Es tener hijos un objetivo central de contraer matrimonio? ¿Es el control de la natalidad optativo u obligatorio? ¿Hace falta ser madre para la realización de una mujer? ¿Se vale traer intencionalmente hijos al mundo sin contar con una figura paterna para ellos?

Conozco mujeres cuyo sueño es tener una familia numerosa, profesionistas exitosas que han decidido ser madres debido a creer no ir a casarse nunca. Sé de algunas mujeres, casadas, con problemas para concebir que sugieren a su esposo tener hijos con alguien más. Además, recuerdo las numerosas indirectas -o bastante directas- sobre cuándo nos animaríamos a ser padres mi marido y yo. 

Desde que nacen, en general seguimos dando a las niñas el mensaje de convertirse ante todo en madres. Es hora de cuestionar si constituye la formación correcta en una ciudad donde, según el DIF, la omisión de cuidados es la principal forma de maltrato infantil. Una cosa es dar a luz. Otra, muy distinta, es contar con las herramientas a fin de criar de la manera adecuada a los hijos: empleo, vivienda, atención, un hogar estable, servicios de salud, educación, seguridad, aptitud para transmitir confianza y sentido de comunidad.

Hoy en día ser madre presenta nuevos retos, algunos inesperados. Recientemente la exgolfista Lorena Ochoa declaró a CNN sentirse muy contenta por haber tomado la decisión de abandonar su carrera en el 2010 -cuando era la número uno en el mundo- a tiempo para formar una familia. “Ahora puedo disfrutar al 100 por ciento esta segunda etapa de mi vida”, dice la tapatía.

La definición de ser madre está cambiando. Pero hay cosas inalterables: la maternidad es de primordial importancia, es pesada y requiere la colaboración de la comunidad entera.

Cuando leemos que a nivel local los niños continúan creciendo en un entorno de violencia, escasean los programas de cuidado infantil, abundan las drogas y muchas madres deben lidiar solas con las cicatrices que años de inseguridad han dejado en sus familias, es evidente que no estamos haciendo nuestra parte.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: