Doritos enchilados | Opinion

Martes 11 Diciembre 2018 | 

21

06

54

Secciones

Martes 11 Diciembre 2018 | 

21

06

54

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Doritos enchilados

Pascal Beltrán del Río/
Analista | Miércoles 09 Mayo 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- José Antonio Meade apareció el domingo en la sede nacional PRI enfundado en una chamarra roja.

Para relanzar su campaña -el verbo lo eligió el propio equipo de Meade-, el candidato presidencial eligió el inmueble partidista de Insurgentes Norte.

Es el mismo lugar donde fueron ungidos, antes de él, diez aspirantes a Los Pinos -Gustavo Díaz Ordaz, el primero de ellos-, de los cuales tres no vieron coronado el objetivo.

Cuatro días atrás, el PRI había anunciado la salida de Enrique Ochoa Reza de la dirigencia nacional y su sustitución por René Juárez Cisneros.

La diferencia es notoria y seguramente así se quiso: Ochoa nunca ha tenido un cargo de elección. Juárez, en cambio, ha sido más veces candidato que miembro de la burocracia.

En unos cuantos días el tricolor arrió la bandera de la sociedad civil que ondeaba desde que el ciudadano Meade se había convertido en su virtual aspirante cinco meses atrás.

El relanzamiento de la campaña era la reaparición activa del rojo. Y en ese ambiente color sangre, Meade llamó a los 10 mil priistas presentes a jugar el resto de la contienda “a muerte”.

Se acababa así el agravio que representaba para muchos priistas una propaganda electoral en la que el PRI había desaparecido casi por completo.

Al diablo con los doritos, reclamaban, en alusión al emblema de la campaña: tres triángulos, uno verde, uno turquesa y uno rojo, que representaban los colores de los tres partidos de la coalición Todos por México, y buscaban un anclaje gráfico del lema “avanzar contigo”.

Ante el naufragio electoral que parece aguardarle en menos de siete semanas, el PRI se refugió en el PRI. No más concesiones para una estrategia de apertura a la ciudadanía encarnada por un candidato que no solo no es militante, sino también ha presumido de ello.

Los doritos acabaron por enchilar a los que sí tienen carnet y no quieren renegar de él.

Pero el PRI no es el único que ha abjurado de la opción ciudadana. Las otras dos coaliciones están cómodamente instaladas en estrategias cuyo eje son las estructuras y los valores partidistas.

Por ejemplo, Ricardo Anaya se dio tiempo este fin de semana para vestirse de amarillo y asistir a la celebración del 29 aniversario del PRD, uno de los partidos que forman parte de la coalición Por México al Frente.

Y Andrés Manuel López Obrador se hizo rodear de dos expresidentes nacionales del PAN, Germán Martínez y Manuel Espino, a pesar de que ambos hablaron pestes de él recientemente.

No importa que el PRD tenga nada que ver ideológicamente con el PAN y lo mismo éste con Morena. Parece que la apuesta es por las marcas partidistas y contra el anonimato de la sociedad civil. Porque los partidos son eso ahora: marcas que ofrecen y procuran dar una experiencia al elector, más que clubes de pensamiento rígido.   

Qué poco lejos llegó el impulso ciudadano involucrado en la política. Después de que, hace apenas dos años, parecía que el futuro sería de los candidatos independientes y los partidos estarían condenados a la irrelevancia, pero éstos han vuelto por sus fueros. Hace muy poco tiempo los militantes inconformes amenazaron con salirse de sus respectivas organizaciones para postularse por su cuenta.

Los independientes que alcanzaron cargos de elección se toparon muy pronto con la dificultad de dar mejores resultados que los políticos de partido.

Cuando pierden la confianza de la sociedad civil -ésa que les dio su respaldo para desplazar a los partidos-, los independientes simplemente no tienen para dónde voltear y con quién hacer equipo.

Peor aún, muchos de los independientes que han logrado notoriedad por esa modalidad electoral provienen de partidos y cargan consigo muchos de los vicios que allí adquirieron.

Las acusaciones que enfrentaron quienes recabaron firmas para ser candidatos independientes sin partido dejaron tocados a los dos que alcanzaron un lugar en la boleta: Margarita Zavala y “El Bronco”.

El problema es que, por su historia, tienen poco con qué distinguirse de los candidatos tradicionales -más allá de su discurso antipartidos- y carecen de la marca que exhiben los aspirantes de coalición.

Quizá el único que se diferencia a nivel nacional y ha logrado sobrevivir al resurgimiento de los partidos es el jalisciense Pedro Kumamoto, sin origen partidista que lo haga sospechoso ante el electorado y ha innovado en formas de organización. 

Kumamoto tiene además una marca -Equipo de Kuma- que, si bien no es un partido, lo parece.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: