Ciudad de la lujuria | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 15 Octubre 2018 | 

20

13

48

Secciones

Lunes 15 Octubre 2018 | 

20

13

48

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Ciudad de la lujuria

Santiago González/
Analista | Sábado 05 Mayo 2018 | 00:01:00 hrs

El sexo es el único acto que puede llegar a ser una muestra de amor como de odio, un acto de placer o de tortura, un acto legal o delito, un servicio o explotación. La diferencia fundamental deriva en el consentimiento y la capacidad para otorgarlo. La sexualidad y la erotización es una actividad inherente al ser humano, por lo mismo un tema de seguridad, salud y políticas públicas.

Tener relaciones sexuales sin el consentimiento de una de las personas intervinientes, ya sea porque no lo otorga, porque no se encuentra en estado de manifestarlo, -como puede ser encontrarse dormida, inconsciente, drogada o ebria- o por no tener edad o capacidad intelectual para tomar una decisión sobre su patrimonio sexual, derivan en el delito de violación.

De forma alarmante Ciudad Juárez es el municipio que encabeza esta problemática en el país, con casi una violación al día, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (2017). Este delito ha sufrido varios cambios y perfeccionamientos, pues al ser esencialmente un delito de género, estaba cargado de estereotipos sobre la obligación de las mujeres en tolerar la necesidad de satisfacción de instintos básicos del hombre, lo que en realidad es más un acto de dominación y sometimiento. Así por ejemplo, la violación no se tenía como tal si se realizaba entre cónyuges, y en criterios de la misma Suprema Corte determinaban que si la mujer no gritaba y forcejeaba de principio a fin del ataque, se entendía que había consentimiento y no se configuraba la violación; o el delito de “rapto” que consistía en apoderarse de una mujer para satisfacer un deseo erótico sexual, el cual se extinguía si después de cometido la mujer raptada consentía en casarse con su atacante, es decir como violación pero light y con posibilidad de arreglo; o la obligación de ser casta y honesta para poder ser víctima de un delito sexual. Figuras y criterios -aunque de forma tardía- hoy todos fuera de la normatividad.

Este perverso delito que por mucho tiempo fue señalado por las autoridades y sociedad en parte como responsabilidad de la víctima, por el lugar en el que estaba, la hora, la forma de vestir, y que con terrible frecuencia terminaron en el asesinato, ha tomado una curva siniestra y depravada, hoy casi el 90 por ciento de las víctimas de violación son niñas y sus atacantes miembros de la misma familia, padrastros, tíos, primos y hasta padres, el lugar, la misma casa el hogar. Esto según información del personal de la misma Fiscalía. Dentro de este tipo de casos existe una cifra negra altísima no denunciada; esto se da precisamente por ser los atacantes en muchos de los casos, miembros de la misma familia.

Otro patrón o criterio reiterado que se está dando en los tribunales de esta ciudad es que, aun encontrando todos los elementos que señalan la culpabilidad agravada: ventaja, premeditación, alevosía, los jueces y juezas continuamente están dictando penas mínimas para este delito, el cual consistía hasta este 31 de marzo pasado, en cinco años de prisión. Con relación de ello el Poder Legislativo optó por elevar el mínimo de este delito cuando se cometía en contra de personas menores de 14 años, al de 10 a 30 años de prisión.

Cualquier acto de violencia contra un niño o niña va en contra de su sano desarrollo y de sus derechos humanos, pero la violación es un acto inenarrable, que requiere de quien lo comete estar desprovisto de conciencia y cualquier valor humano. Existen en nuestra sociedad factores que inducen a estos delitos, es decir, no provienen de la fatalidad del destino. Un ejemplo de las causas del alarmante crecimiento de este tipo de ataques es la pornografía.

Sin asustarnos ni darnos golpes de pecho, teniendo ese material a un “click” de distancia y con curiosidad científica, podríamos darnos cuenta que la industria de la pornografía ha degenerado en actos de violencia hacia mujeres que adquieren personajes inocentes, sometidas y utilizadas, semejantes a una niña. De alguna forma este material conforma una idea sobre la sexualidad en círculos de jóvenes que acceden a ellos con mayor frecuencia y creando el deseo fantasioso en hombres de mayor edad, generando el estereotipo de que el sexo es un acto de dominación y sometimiento, muy cercanos a una violación.

El problema es inmenso, de nuevo somos ejemplo de lo más grave del país. Violencia sórdida, agazapada en los hogares de muchas niñas de nuestra ciudad (también en niños, pero a menor medida), miles de jóvenes y mujeres viven con terribles cicatrices emocionales, y debemos ser claros, este problema solo se combatirá eliminando la impunidad, juzgando con perspectiva y solo se prevendrá con educación y cultura en equidad, esa equidad que a dado en moda atacarla, cuestionada por los ignorantes de sus efectos. ¿Es que no hemos entendido? ¿No hemos aprendido nada?

Hay pocas cosas tan fatales en el mundo como el tener una infancia desoladora, nuestra niñez es pasajera y debiera ser un álbum de alegría, una reserva de felicidad.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: