Huracán Julio | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 23 Mayo 2018 | 

10

37

38

Secciones

Miércoles 23 Mayo 2018 | 

10

37

38

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Huracán Julio

Pascal Beltrán del Río/
Analista | Miércoles 18 Abril 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- La temporada de ciclones tropicales en el Pacífico y el Atlántico está por comenzar.

Gracias a los avances tecnológicos, hoy podemos saber con anticipación si se va a formar un huracán, cuál es su curso, la velocidad de sus vientos y dónde y cuándo va a impactar.

Ojalá fuera así con las tormentas políticas. En casos así uno tiene que apostar por la intuición.

Hoy, cuando faltan poco más de 70 días para la jornada electoral, es difícil prever la fuerza del huracán Julio, pero el instinto dice que, ocurra lo que ocurra el día de las votaciones, el país resultará sacudido.

Dice el profeta Oseas que quien siembra vientos cosecha tempestades. El proverbio es aplicable a la actual temporada electoral.

Demasiados vientos han sido sembrados en este país. Los vientos de la corrupción, la desigualdad social, la codicia, el rezago educativo, la violación al Estado de Derecho, el mesianismo y sus promesas fáciles, la demagogia, el individualismo, la desunión de los ciudadanos, la ambición política desmedida, el chismorreo desinformado...

Todos esos vientos parecen listos para germinar explosivamente, en la forma de una tormenta perfecta.

En este caso no hay ni satélites ni barómetros para predecir nada. Si los hubiera, quizá las autoridades tunecinas no hubiesen despojado de sus mercancías al vendedor ambulante Mohamed Bouazizi, hecho que desató la Primavera Árabe.

El problema para México es que nos dirigimos a una jornada electoral, prevista constitucionalmente con actores que no respetan los principios democráticos y vulneran la capacidad del electorado de emitir un voto consciente mediante promesas irrealizables, al tiempo que polarizan el ambiente y exacerban los ánimos de los votantes.

El instinto lleva a pensar que esto solo puede acabar mal, porque ninguno de los candidatos parece preocupado por el día después.

Nadie se ha preparado para ganar y asumir la responsabilidad de unir a un país desunido.

Qué trágica ironía: un México más desgarrado que nunca cuando necesitaría actuar como uno solo ante Trump.

Un país que estará esperando que el próximo presidente cumpla de inmediato lo que prometió en campaña. Y si de algo sirven los ejemplos de los gobiernos estatales de alternancia elegidos en 2016, la paciencia ciudadana no es ilimitada.

El gran reto será hacer esto -unir a los mexicanos y cumplir las promesas- en un entorno económico que seguramente reaccionará ante la incertidumbre que provocará el resultado electoral, gane quien gane, porque es previsible que los vientos del huracán Julio comiencen a sentirse desde antes de la elección, haciendo tambalear la moneda nacional y quizá provocando, en respuesta, un aumento en las tasas de interés.

¿Cómo reaccionará el ganador de la elección presidencial en esa circunstancia?

¿Se conformará con culpar a sus rivales políticos de la situación? ¿O asumirá que la larguísima transición entre presidencias que nos hemos dado en México -herencia de la Constitución de 1857, haga usted favor- lo obliga a tender puentes con el otro bando, puentes que han sido casi todos dinamitados por la confrontación política?

El huracán Julio, ése sí que es un peligro para México. De que nos va a pegar, nos va a pegar. Solo falta saber con qué fuerza, pero pocos parecen suficientemente preocupados para tapiar puertas y ventanas.

Buscapiés

Carlos Slim salió el lunes a defender la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, que comparó en importancia con el Canal de Panamá. Se negó a hacer observaciones sobre los candidatos, pero a la pregunta de si le tiene temor al proyecto de Andrés López Obrador, el empresario expresó que le dará “miedo” si el criterio para descalificar el nuevo aeropuerto será el que aplique para otras inversiones.

Sin duda, las palabras de Slim tienen un peso importante. Tanto, que López Obrador no se tardó en descalificar a quien hasta hace 12 años fuera un empresario aliado de su proyecto político, al grado de invertir en la recuperación del Centro Histórico de la Ciudad de México. Indudablemente, el pasado que unió a ambos nada tiene que ver con el presente y futuro que los separa.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: