Mover las almas | Opinion

Sábado 15 Diciembre 2018 | 

23

06

15

Secciones

Sábado 15 Diciembre 2018 | 

23

06

15

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Mover las almas

Sixto Duarte/
Analista | Martes 17 Abril 2018 | 00:01:00 hrs

Muchos de los grandes líderes (buenos y malos según la historia) que el mundo ha conocido, han iniciado su ascenso al poder como líderes sociales. Lenin, Hitler, Castro, Mandela, Gandhi, Martin Luther King y el propio Francisco I. Madero. Algunos han llegado al poder, otros no lo han logrado, pero todos han hablado frente a las multitudes de lo que está mal en sus realidades, y de cómo pueden resolverlo. Los que llegaron al poder, una vez que lo conquistaron, se sentaron y empezaron a tomar decisiones, a gobernar. Muchos han sido una decepción, otros lograron cristalizar sus ideales en políticas públicas, y muchos otros se han quedado en el camino.

Guardando evidentemente sus debidas proporciones y escalas, el gobernador del estado siempre fue un idealista. Al menos eso creíamos muchos. Nadie duda de su capacidad argumentativa, ni del dominio que tiene del arte del debate y la oratoria. Sin embargo, el ejercicio del poder es distinto al camino para conquistar precisamente ese poder. Corral demostró ser muy hábil para llegar, pero una vez que llegó, el estado se le escurre entre las manos. A partir de ahí, Corral convoca a una “asamblea”, como en sus mejores momentos de opositor. El problema aquí versa en que ya no es opositor: encabeza las instituciones de Chihuahua, y debe actuar como un gobernante, no como un agitador.

Cuando Manuel Gómez Morín hablaba de “mover las almas”, hablaba en sentido figurado, metafórico. Se refería a involucrar a la ciudadanía en la cosa pública. Parece que el nuevo amanecer atendió literalmente el llamado del fundador del PAN y promovió este domingo pasado un ejercicio de movilización que haría palidecer a la mismísima Pechocha. Claro, con el uso de recursos públicos porque, según el grupo en el poder, estas acciones político-electorales forman parte de su quehacer.

Después de diversos atentados contra agentes policiacos en diferentes latitudes del estado que evidencian la enorme crisis de seguridad que enfrenta Chihuahua, del incumplimiento a las demandas de médicos y de incumplir también sus prestaciones a los maestros, Corral prefiere hablar de su tema favorito, Duarte, “La Coneja” y la Federación, en la principal plaza de la capital. Creo que el gobierno, después de un año y medio de haber iniciado, sigue ciclado y sigue actuando de forma monotemática. Hay otras necesidades que demandan atención inmediata.

Solo un masoquista, o alguien que trabaje o tenga negocios con el gobierno puede a estas alturas defender la gestión de Javier Corral. En principio, su lucha contra la impunidad y la corrupción sonaron bien, y conmovieron a las masas, pues son los principales males que aquejan al país. Pero cuando esto se convierte en una obsesión en contra de un determinado grupo, cuando se viola la ley y la división de poderes (según lo resuelto por la Suprema Corte de Justicia de la Nación) para alcanzar este fin, y cuando se dejan de atender las demás carencias que el estado enfrenta, creo que es momento de reflexionar si vale la pena dejar de atender todo por perseguir una obsesión patológica.

Corral parece confiar no en la ley y las instituciones, sino en su grupo nada más. Cuando su amigo y compañero “de lucha” Santiago Nieto era el fiscal para Delitos Electorales, entonces Corral confiaba en la institución e incluso presentó sendas denuncias contra exfuncionarios de la administración anterior. Cuando dejó de serlo, entonces las instituciones federales dejaron de ser confiables para él. Justicia es lo que Corral dice que es justicia. Quedó evidenciado también la carga política que Nieto le imprimía a todo asunto que investigaba.

El estado hoy está convertido en un verdadero camposanto. No pasa un día sin que haya un ataque a policías estatales y escoltas de funcionarios en algún punto de la entidad. Dígase lo que se diga, al menos en el rubro de la seguridad, Corral tiene mucho que aprender de su antecesor. Considero que, una vez resuelto ese problema, entonces el gobernador se puede dedicar a perseguir a quien quiera, y a pelearse con quien quiera.

El tema de inseguridad en la entidad es ya insostenible. A pesar de ello, Madero, el alfil de Corral para el Senado, sigue encabezando todas las preferencias electorales. Cada pueblo tiene el gobierno que se merece.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: