¿Se equivocan las encuestas? | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 21 Abril 2018 | 

13

24

10

Secciones

Sábado 21 Abril 2018 | 

13

24

10

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

¿Se equivocan las encuestas?

Pascal Beltrán del Río/
Analista | Viernes 13 Abril 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Para lo erradas que estuvieron en 2012, las encuestas han tenido una atención desproporcionada en la presente campaña electoral.

Buena parte del análisis y la discusión de los propios candidatos ha tenido que ver con lo que dicen y hasta con lo que no dicen los sondeos.

Aquellos que hace seis años se quejaban de las encuestas afirmando que estaban “cuchareadas”, hoy las utilizan como su principal instrumento de proselitismo y supuesta prueba de que su opción política será la más votada el 1 de julio, cuando aún faltan 80 días para que se abran las casillas.

Pareciera que es más importante tener ventaja en las encuestas que contar con propuestas sólidas para convencer al electorado de la conveniencia de determinada candidatura.

Pocos hacen hoy los matices que tendrían que acompañar cualquier encuesta: ésta recoge intenciones de voto al momento, que no necesariamente se reflejan en las urnas; quienes dan su opinión en un sondeo no siempre acuden a votar, y las empresas demoscópicas tienen un récord que, en tiempos recientes, está lejos de la perfección.

Todavía se recuerdan los comentarios de la mayoría de los especialistas en opinión pública en la víspera de las últimas elecciones presidenciales en Estados Unidos: según ellos, no había manera de que Donald Trump llegara a la Casa Blanca.

En su defensa, los encuestadores dicen que atinaron al triunfo de Hillary Clinton en la votación a nivel nacional (el llamado voto popular). Eso es cierto. Sin embargo, la equivocación vino en los estados que dieron el triunfo a Trump en la lógica del sistema de Colegio Electoral.

Estados como Michigan, donde cinco de seis casas encuestadoras, citadas por el sitio Real Clear Politics, daban una ventaja de hasta seis puntos porcentuales a la candidata demócrata cuando ya había comenzado el mes de noviembre (las elecciones tuvieron lugar el día 8). El resultado final: Trump ganó en Michigan por 0.36 puntos y se llevó los 16 votos electorales que corresponden a ese estado.

Otro ejemplo de disparidad entre las encuestas y los resultados electorales son los comicios de gobernador en el Estado de México el año pasado, donde se pronosticaba un “final de fotografía” entre el priista Alfredo del Mazo y la morenista Delfina Gómez, que no se materializó.

Y veamos lo que acaba de pasar en la elección presidencial de Costa Rica, donde los pronósticos -basados en sondeos- fallaron de forma monumental. Hay que tomar en cuenta que Costa Rica tiene 3.2 millones de electores, un poco menos de los que tiene el estado de Nuevo León. Y el país centroamericano, con sus 51 mil kilómetros cuadrados, cuenta con una superficie ligeramente inferior a la de Campeche.

Pues ahí, la principal casa encuestadora del país, Opol, tenía al predicador evangélico Fabricio Alvarado al frente de la contienda, con 12 puntos de ventaja sobre el oficialista Carlos Alvarado, cuando faltaban apenas dos semanas para la celebración de la segunda vuelta de los comicios, el domingo 1 de abril.

Pero llegaron los comicios, el conteo y los resultados: Carlos Alvarado, quien siempre estuvo a la zaga en las encuestas, barrió a su oponente en las urnas y se convertirá el próximo 8 de mayo en el 48º Presidente de Costa Rica. Ganó con casi 61 por ciento de los votos, dejando a su contrincante en 39 por ciento.

¿Qué pudo haber pasado en Costa Rica para que una ventaja de 12 puntos se transformara, en cosa de 15 días, en una desventaja de 42 puntos?

Desde luego, debe considerarse que la elección costarricense se polarizó y seguramente muchos electores al final le dieron la espalda al radicalismo del predicador Fabricio Alvarado, pero los encuestadores aún tienen que explicar los números.

En su defensa, muchos encuestadores han sostenido que ellos no hacen oráculos y tienen razón. Pero entonces es un error tomar los resultados de los sondeos como un vaticinio de lo que decidirán los electores en las urnas.

Es necesario advertir a los ciudadanos de las discrepancias que con frecuencia se dan entre las encuestas y los resultados electorales. Que ningún candidato puede darse por triunfador mientras el cómputo de los votos no diga quién ganó.

Por lo mismo, transformar las encuestas en tema central de discusión de una campaña, como ha sucedido en México, es un error.




  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: