La metástasis de Meade | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 21 Abril 2018 | 

11

20

22

Secciones

Sábado 21 Abril 2018 | 

11

20

22

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

La metástasis de Meade

Raymundo Riva Palacio/
Periodista | Jueves 12 Abril 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Hace algún tiempo, en una reunión con un grupo de periodistas, el presidente Enrique Peña Nieto tiró la toalla en cuanto a cómo revertir sus altos niveles de desaprobación. No tenía solución, decía el presidente, frustrado y con un sentir de incomprensión, por lo que ya no buscaría cambiar el rumbo de la opinión pública. Lo juzgaría la historia, como a Fidel Castro, en función de los méritos que había hecho. Su creencia era que la política de comunicación social del gobierno había sido deficiente -queja eterna de gobiernos mexicanos, salvo quizás el de Carlos Salinas- y que su mala imagen era irreversible. Lo que ni el presidente ni su equipo entendió fue que no se trataba de comunicación social per se, sino en la forma obsesiva como se buscó sembrar en la cabeza de cada mexicano el proceso de reforma. Pero hubo un error: siempre utilizaron la palabra “reforma” en cada spot, mensaje, discurso, ignorando que esa palabra, que significa una alteración del status quo, tiene por definición, un rechazo universal.

El presidente y su equipo tenían una confusión conceptual sobre este tema, y se mantuvieron en la lógica de que a través de martillar en el cerebro la palabra “reforma”, mostrarían las bondades de la revolución económica hecha en el sexenio y, al final de su gestión, expresarían con un referéndum a sus políticas lo mucho que se hizo. Para lograr esa proeza política, inundaron los medios con los spots del gobierno, y dedicaron amplias tajadas presupuestales para presumir los logros en Google, Yahoo y Facebook. La racional era llegar a las grandes audiencias no a buscar calidad del mercado o buscar la persuasión en aquellos sectores que podían incidir e influir la opinión pública. Tuvieron gran éxito, si la definición de éxito fue destruir la credibilidad presidencial y condenarlo a la desaprobación eterna.

Se puede argumentar que la confusión conceptual llevó a decisiones equivocadas en materia de opinión pública que, a su vez, aniquiló sus niveles de aprobación y, como consecuencia final, arrastra al tercer lugar de preferencias electorales, hasta ahora, a su candidato presidencial, José Antonio Meade. La comunicación social no pudo comunicar con eficiencia el mensaje presidencial, pero el mensaje en sí mismo era equívoco. Según un análisis de Fundar de los primeros cuatro años de gobierno, el gasto en publicidad fue de 37 mil millones de pesos. Es decir, cada día de los dos primeros tercios del sexenio, el gasto fue poco más de 24 millones de pesos. Pero en la mayoría de esos spots, la palabra “reforma” era la constante dominante.

En el equipo presidencial nunca corrigieron el error. En los 10 primeros meses de 2013, un ejercicio empírico mostró que si a los casi dos mil 500 millones de pesos que para ese entonces se habían invertido en spots, se les asignara un valor para determinar cuánto habría equivalido en tiempo a que el presidente Peña Nieto hablara directamente con cada uno de los aproximadamente 78 millones de mexicanos -en ese entonces- con educación superior a la primaria, el total de minutos que habría tenido con cada uno de ellos habría sido de alrededor de seis, un tiempo que parece eterno para establecer un diálogo y que se pudiera hacer un planteamiento de persuasión.

Frente a imágenes claras y simples, la complejidad de explicar lo importante de una reforma que no iba a dar resultados inmediatos sino muchos años después, cayó fácilmente derrotada. Un gobierno debe administrar las expectativas, pero no endosar el cielo azul para un futuro lejano. Después del otoño de 2014, con la casa blanca y la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, nunca más Peña Nieto estaría en positivos cuando se medía su nivel de acuerdo nacional. Sin embargo, no dejó de utilizarse “reforma” en sus mensajes. La idea comunicacional de repetir una palabra hasta que entre en la cabeza del receptor del mensaje tuvo resultados positivos al lograrse el cometido. El gran problema es que no era una palabra tan negativa en la cabeza de la gente, la que hubieran deseado incubar.

El rechazo al presidente y el repudio a lo que significaba el PRI cobró su cuota de votos en 2015 y 2016, lo que llevó a que la selección de candidato presidencial fuera en alguien sin filiación priista. Un ciudadano como Meade, fue la receta electoral. Lo que no habían calculado es que se había acumulado tanta molestia con el presidente y el PRI, que los negativos están hundiendo la campaña presidencial oficial. Las encuestas lo dicen como un patrón: casi la mitad de los mexicanos afirman que jamás votarían por el PRI; por tanto, casi un porcentaje similar dicen que no votarán por el candidato ciudadano vestido de tricolor.

Para esta enfermedad, no hay medicina. Meade, con todos sus atributos y experiencia no está pudiendo darle la vuelta a las tendencias de voto. Quizás porque los diagnósticos comunicacionales son los mismos que llevaron a Peña Nieto al infierno de la opinión pública. Después de todo, quienes desarrollaron la estrategia del mensaje en Los Pinos, son los mismos que ahora mandan en la campaña presidencial.




  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: