¿Qué hace usted estos días santos? | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 26 Abril 2018 | 

22

46

41

Secciones

Jueves 26 Abril 2018 | 

22

46

41

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

¿Qué hace usted estos días santos?

Ángel Verdugo/
Analista | Sábado 31 Marzo 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Al margen de su fe o no tener alguna, ¿qué hace usted estos días santos? ¿Recuerda lo que le obligaban a hacer cuando niño? ¿Acude a algún templo, solo o en compañía de los suyos? ¿Presta atención a las celebraciones religiosas con motivo de La Pasión de Cristo?

¿Le inculcaron desde niño, alguna religión? ¿Fue bautizado y confirmado, e hizo la primera comunión? En caso de no pertenecer a la Iglesia Católica, pero sí a alguna otra denominación religiosa, ¿qué podría decir de la observancia por parte suya, de lo que esa fe mandata?

Las preguntas podrían seguir, y no encontraríamos una respuesta que explicare lo sucedido con la religiosidad de los mexicanos en estos últimos 40 o 50 años. ¿Por qué entonces, los mexicanos de hoy prestan menos atención a lo religioso?

No pocos explican este cambio, el cual ha dado por resultado un desencanto de la práctica religiosa y en consecuencia, un alejamiento advertido ya, de grupos amplios de la sociedad de lo que representa la fe en la vida moderna, al margen de la denominación religiosa de cada uno, como un producto de la agitada vida moderna o de la difusión de los avances científicos y de la legitimación de conductas que hace pocos años a muchos parecían algo casi diabólico.

Hoy, tanto el divorcio como el aborto, así como los matrimonios entre personas del mismo sexo y la permisividad sexual, a muy pocos asustan; podrían estar en contra de ellas, pero cada día concitan menos protestas y rechazo masivo.

Los grupúsculos que siguen aferrados a querer imponer su visión al resto de la sociedad sin darse cuenta, que ellos son los que ocupan un lugar a veces marginal en temas o conductas específicas, van quedando a la vera del camino en un mundo cada vez más abierto y permisivo.

Frente a esta nueva realidad religiosa, la cual no impera únicamente en México sino en decenas de países, ¿qué dice y qué se dice usted? ¿Le concede importancia o, como sucede con millones de familias, lo ve como algo natural, resultado de eso que hemos dado en llamar modernidad?

Sin embargo, por encima de esta realidad más que evidente, las cifras censales hablan de un porcentaje altísimo de quienes dicen profesar alguna religión: poco más de 90 por ciento de la población. ¿Acaso estamos ante la bien conocida hipocresía que no nos es ajena? ¿En verdad, antes de aceptar que hemos dejado de creer, preferimos mentirle al empleado del Inegi que cumple con la labor de censarnos? ¿Somos entonces, como no pocos afirman, creyentes sociales? ¿Creyentes que mantenemos la ficción para quedar bien en la sociedad y no aislarnos?

Con todo lo dicho, ¿qué hace usted estos días que solemos calificar como días santos? ¿Se une a la corriente y acude al templo? O, como suele hacer la inmensa mayoría, ¿disfruta los días de asueto sin hacer el menor caso de las celebraciones religiosas?

En pocas palabras, algo ha pasado en una buena parte de las sociedades en el mundo actual; grupos cada vez más amplios en países diversos, parecen haber llegado a la conclusión de que lo religioso, ya no es algo necesario en la vida moderna.

¿Piensa usted que es verdad? ¿Acepta ese juicio como una posición objetiva, la cual refleja la nueva realidad mexicana? De juzgarlo como cierto, ¿estaría dispuesto a defenderlo, abierta y voluntariamente?

Visto lo anterior, ¿considera entonces que hoy y en el futuro, puede uno vivir sin lo religioso? ¿Es posible mantener valores morales y ponerlos en práctica cotidianamente, sin ser religioso?




  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: