Los traidores | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 22 Abril 2018 | 

10

15

29

Secciones

Domingo 22 Abril 2018 | 

10

15

29

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Los traidores

Óscar Fidencio Ibáñez Hernández/
Académico | Sábado 31 Marzo 2018 | 00:01:00 hrs

La Biblia se puede leer como La Palabra de Dios por parte de los creyentes, o como la obra de literatura más conocida e influyente por parte de los no creyentes, en ambos casos, su contenido nos puede ayudar a reflexionar este Sábado Santo desde distintas perspectivas.

Al final de la vida de Jesucristo, dos de sus amigos lo traicionaron, Judas por dinero y Pedro por miedo, uno lo entregó con un beso, y el otro lo negó tres veces esa misma noche. Ambos eran hombres de fe y fueron escogidos por Jesús como parte de su equipo de apóstoles. Sin embargo, la actitud de los dos frente a la vergüenza de la traición fue distinta, uno escogió la muerte y el otro la vida.

Después de su traición, Judas supo que Jesús había sido condenado y “lleno de arrepentimiento” fue a devolver el dinero; no sabemos si antes o después de la crucifixión el viernes o durante el sábado se suicidó, lo que sabemos es que optó por la muerte.

Pedro por otra parte, después de negar a Jesús mientras este era torturado y condenado, se fue a esconder, ni siquiera estuvo al pie de la cruz, y permaneció el sábado encerrado bajo llave por temor a que lo mataran también, incrédulo y derrotado, con la pena de la traición en el alma, decidió vivir.

Ninguno de los dos pudo pedirle disculpas a Jesús por su traición a pesar de que ambos se arrepintieron, ya que murió crucificado antes de que lo pudieran ver, entonces ambos cargaron con la pena de la traición, Judas se arrepintió públicamente frente a quienes le habían pagado, Pedro no.

Esta historia nos ayuda a reflexionar sobre las innumerables situaciones de angustia, sufrimiento y dolor que todos enfrentamos, y que a muchos llevan incluso a quitarse la vida. En ocasiones la pena por haber fallado en algo nos lleva a esconder nuestra falta y optamos por el silencio o la muerte en vida.

Al igual que en la historia bíblica, las traiciones muchas veces ocurren entre familiares, amigos y compañeros cercanos: Infidelidades entre esposos, desobediencias y engaños de los hijos, situaciones que nos llevan a la experiencia de luto y silencio del Sábado Santo cuando Jesús estuvo en la tumba.

En el trabajo también podemos traicionar a los demás cuando se construye sin calidad o en zonas inundables o de riesgo, cuando un profesionista hace cosas que sabe que están mal o que van a provocar problemas, cuando se acepta dinero para que alguien robe o haga mal su trabajo, cuando cobramos por un servicio mal hecho.

Las traiciones son tan comunes que dejamos de considerarlas como tales, a veces son dejar que alguien hable mal de un conocido y no defenderlo, no atreverse a hablar bien de alguien para que sea promovido, murmurar y hablar de la gente a sus espaldas, no ser capaces de dar la cara por la verdad y sufrir las consecuencias.

En la perspectiva religiosa, Pedro tuvo la oportunidad de ser perdonado por Jesucristo una vez que resucitó, y esta es la experiencia y esperanza de todo creyente frente a las faltas y errores cometidos, optar por la vida, por el perdón y la oportunidad de hacer las cosas mejor, acogiéndose a la misericordia y ternura de un Dios que demuestra su poder y su amor en el perdón.

En la perspectiva del no creyente, la actitud de Pedro de llorar su pena, y posteriormente demostrar con hechos a Jesús su arrepentimiento sirviendo a los demás, representa una segunda oportunidad en la vida que puede llevar a un cambio de actitud hacia el bien y de esta manera recuperar la paz, aunque el perdón para quien no cree en Dios, se busca a través de los demás o de sí mismo.

El silencio de este día es un espacio para revisar nuestras traiciones que no han sido perdonadas y que nos empujan a la muerte interior, o que nos mantienen encerrados bajo llave, con miedo y sin posibilidades de abrirnos al servicio a los demás. No basta el arrepentimiento, podemos optar por la vida a través del perdón, o podemos hundirnos más y caminar hacia la muerte si no somos capaces de buscar el perdón.

El Sábado Santo termina en el Domingo de Resurrección, y para el creyente esta es la razón de su fe y esperanza en la vida eterna, para el no creyente representa una metáfora para alejarse de la muerte y retomar la vida, para todos es optar por la vida a través del perdón y el amor.




  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: