Una nueva y compleja generación | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 25 Abril 2018 | 

8

21

38

Secciones

Miércoles 25 Abril 2018 | 

8

21

38

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Una nueva y compleja generación

Elvira Maycotte/
Escritora | Miércoles 28 Marzo 2018 | 00:01:00 hrs

Desde este mismo espacio de opinión, una colaboradora ha planteado en varias ocasiones la necesidad apremiante de atender a la niñez. Señala con justificada razón que la infancia se ha invisibilizado y nos previene de las problemáticas que todos, y no solo los infantes, habremos de enfrentar ante este grave descuido que estamos cometiendo como sociedad y que, como tal, necesariamente vamos a enfrentar sus consecuencias.

Hasta aquí pareciera que todavía tenemos tiempo para un respiro, que el problema no es inmediato porque el destino nos va a alcanzar hasta dentro de algunos años; pensarlo así puede llegar a tranquilizarnos y hasta ayudarnos a calmar nuestra conciencia al hacernos creer que aún es tiempo para planear y activar estrategias que contrarresten las consecuencias y huellas de las omisiones de la sociedad de las que todos somos cómplices.

Mas no, amigo, esto no es así. Con nuestra falta de compromiso hemos puesto en marcha una bola de nieve, que mientras más avanza va haciendo suya la podredumbre que encuentra en el camino: hábitos, vicios y estilos de vida que al fusionarse desatan una serie de efectos tan desconocidos como complejos, a grado tal que preferimos engañarnos y fingir que nada sucede.

Quienes compartimos las aulas con jóvenes universitarios nos hemos dado cuenta de que los otrora niños en el período de la violencia hoy son jóvenes que nos enfrentan a nuevos retos. Ser maestros de jóvenes de una generación como la actual nos coloca en un dilema: nuestros alumnos son aquellos niños cuyo padre fue asesinado; la niña cuya madre fue violada; aquellos que son ignorados por sus padres por no haberlos deseado, o bien, por tener la necesidad de optar entre comer y trabajar.

Los casos que vemos en la vida real superan la ficción; en un trabajo de vinculación con la comunidad. Nos encontramos con casos en donde niños de no más de 12 años han perdido tanto el respeto a la vida que son capaces hasta de matar a sus compañeros en un simple “juego” de bullying… y lo hacen sin arrepentimiento alguno. La autoestima de nuestras jóvenes es tan baja y viven con tanto temor, que soportan maltratos físicos y amenazas por parte de sus novios, no digamos sus esposos; algunas otras son violentadas por sus padrastros y procrean hijos con la anuencia de sus propias madres. Otros más lastiman ellos mismos sus cuerpos, satisfaciendo de manera insana a través de su dolor físico su necesidad de ser apreciados; o jóvenes introvertidos incapaces de establecer comunicación y relaciones de compañerismo a causa del aislamiento al que han sido sometidos.

Hoy en las universidades los maestros estamos afrontando nuevos perfiles de alumnos porque los niños ya se nos hicieron jóvenes y no sabemos cómo debemos tratarlos. No tenemos la certeza de conocer el límite entre nuestra responsabilidad en el ámbito académico y el apoyo que pudiéramos darles para su formación personal… ¿O eso no nos corresponde? ¿Hasta dónde, como tutores, pudiéramos ayudarles a amarse a sí mismos, si todos estamos inmersos en una sociedad que cosifica tanto a hombres como mujeres? No cabe duda, también nosotros, los maestros, nos hacemos pequeñitos ante esta nueva situación que no sabemos cómo abordar.

Como maestros, pero también los padres, debemos caer en cuenta que el rol tradicional ya fue rebasado. Por nuestra parte, los docentes de todos los niveles, incluyendo los universitarios, tendremos que aprender a acompañar a alumnos cuyo perfil ha sido moldeado por los valores que la sociedad les ha impuesto. No debemos abstraernos de ello, o seremos nosotros quienes estemos viviendo en un mundo irreal y, en nuestro afán de formar hijos y profesionistas para que se desarrollen con congruencia en su comunidad, no vaya a ser que provoquemos una paradoja en la cual los alumnos se debatan entre el ser y el hacer.

Todos estamos desorientados. El destino ya nos alcanzó y la indolencia nos está cobrando factura. Para ahorrarnos más sorpresas resta ahora, pienso yo, poner atención, dar la palabra, prestar nuestros oídos y actuar en consecuencia.




  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: