De política y cosas peores | El tiro por la culata | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 21 Septiembre 2018 | 

6

18

17

Secciones

Viernes 21 Septiembre 2018 | 

6

18

17

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | El tiro por la culata

Armando Fuentes/
Escritor | Jueves 08 Marzo 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Don Chinguetas llegó a su casa a las 2 de la mañana tras el acostumbrado juego semanal de dominó con sus amigos. Se desvistió y se metió en la cama. Al hacerlo sintió la cálida tibieza de su esposa, lo cual suscitó en él urentes ansias amorosas. ¡Ah, no hay deseo más difícil de resistir que el de la carne! Y no hablo de un T-bone, un sirloin o una arrachera. En su omnisciente sabiduría el Creador puso tal impulso en el hombre y la mujer -y en todas las criaturas animadas- para llevarlos a perpetuar la vida. Quien se resiste a ese llamado atenta contra las leyes de la naturaleza, que son la ley de Dios. (Afrodisio Pitongo, hombre proclive a la pasión carnal, le dijo a una hermosa fémina: "Tus besos dejan mucho qué desear". "¿De veras?" -se apesadumbró ella-. "Sí -sonrió Afrodisio-. Todo lo demás de ti"). Pero advierto que me estoy apartando del relato. Vuelvo a él. Sintió doña Macalota -así se llama la mujer de don Chinguetas- la cercanía de su esposo y puso la mano en el vértice de su entrepierna. En eso los faros de un automóvil que pasó por la calle iluminaron la penumbra de la habitación. "¡Mi marido!" -exclamó llena de sobresalto doña Macalota. Don Chinguetas tomó su ropa y se dispuso a salir por la ventana. Se detuvo y le dijo: "¡Pero si yo soy tu marido!". Replicó doña Macalota: "¿Y entonces por qué saltaste de la cama?". Muy echao pa'lante, como se dice en términos taurinos, se ve Ricardo Anaya. Mientras López Obrador, cada día más tibio, ofrece amnistía a los criminales y perdón amoroso a los miembros de la mafia del poder, Anaya le exige con energía a Peña Nieto que saque las manos del proceso electoral, y declara que no vacilará en llevar a la cárcel al mismísimo presidente de la República si se comprueba que incurrió en actos de corrupción. Su actitud explica la persecución que el prigobierno ha desatado contra él, acoso que en vez de hacerle daño lo ha favorecido, pues ahora los ciudadanos lo ven como víctima del régimen, y muchos lo consideran el único capaz de castigar los excesos de la administración actual. Malo es que a alguien le salga el tiro por la culata. Peor es que le salga el éste por la tirata. Eso le sucedió al Gobierno y su partido cuando pusieron a la PGR a hostigar a Anaya. Lo hicieron subir en las encuestas, para desconsuelo de Meade y preocupación de AMLO. Lejos está este arroz de haberse ya cocido. Muchas cosas aún pueden pasar. Eso se vio en las dos anteriores elecciones. Lo mismo puede suceder en ésta. A la prima Celia Rima, versificadora de ocasión, se le ocurrió esta pícara cuarteta a propósito del comentario que hizo el actor de cine Warren Beatty, de 80 años, quien declaró hace días: "Ya no soy un playboy". La cuarteta de la prima Celia dice así: "El hombre, querido socio, / sufre muchos desengaños. / Llega el peso de los años / y se le cae el negocio". ¡No te desanimes, Warren! ¡Unas cuantas gotas de las miríficas aguas de Saltillo harán que vuelvas a la circulación!... Libidiano tenía una amiguita. La invitó a ir con él a un paseo en yate. La chica le dijo que sólo disponía de tres días de vacaciones, así que Libidiano fue a una farmacia y le pidió al encargado tres pastillas para el mareo y tres condones. Luego la muchacha le dijo que había conseguido tres días más, de modo que Libidiano regresó a la farmacia y pidió otras tres pastillas y otros tres preservativos. Al día siguiente la chica le anunció que podía ir con él nueve días. Volvió Libidiano a la farmacia y pidió otras tres pastillas y otros tres condones. El farmacéutico le preguntó. "Perdone, caballero: si follar le provoca esos mareos ¿por qué no lo hace con menor frecuencia?". FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: