Guerra comercial | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 22 Septiembre 2018 | 

3

33

55

Secciones

Sábado 22 Septiembre 2018 | 

3

33

55

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Guerra comercial

Sergio Sarmiento | Lunes 05 Marzo 2018 | 00:01:00 hrs

Acapulco, Guerrero.- La ignorancia económica hace daño y el proteccionismo también. Lo hemos sabido desde hace mucho tiempo. Pero los ignorantes no se quedan satisfechos con su ignorancia. Pecan también de perversión e insisten en imponer políticas dañinas precisamente porque hacen daño.

Donald Trump quiere iniciar una nueva guerra comercial. Ha anunciado que impondrá aranceles de 25 por ciento a las importaciones de acero y de 10 por ciento a las de aluminio. La medida hará daño a todo el mundo, pero las primeras víctimas serán los consumidores estadounidenses. Solo la ignorancia justifica la frase de Trump: "Las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar."

Un arancel punitivo elevará los precios de los productos que llevan acero o aluminio. No solo subirán los precios de los bienes con insumos importados, sino también los producidos con materia prima local, porque la falta de la disciplina de la competencia extranjera permitirá aumentos fuertes.

Quienes no entienden de economía piensan que la medida cuando menos beneficiará a las empresas estadounidenses. Es falso. Los productores estadounidenses de automóviles y otros productos tendrán costos mayores y esto les hará más difícil competir. Verán reducirse sus márgenes a cambio de una inyección temporal de recursos a los productores de acero y aluminio. La aplicación de aranceles compensatorios por otros países, reducirá la demanda y el volumen de comercio en todo el mundo. Algunos productores reemplazarán el acero y el aluminio por insumos más baratos. Al final, los propios productores estadounidenses de acero y aluminio se verán afectados.

Esta película ya la vimos. En 1930 Estados Unidos elevó los aranceles a más de 20 mil productos con la Ley Smoot-Hawley que buscaba incrementar la producción interna en un momento en que el país sufría los efectos de la recesión de 1929. Los países que comerciaban con la Unión Americana respondieron con represalias y el comercio se desplomó por doquier. La recesión estadounidense se convirtió en una Gran Depresión mundial.

El presidente Trump no se avergüenza de exhibir públicamente su ignorancia económica. En Twitter proclama: "Debemos proteger a nuestro país. Nuestra industria del acero está en malas condiciones. SI TÚ NO TIENES ACERO, NO TIENES PAÍS." La verdad, sin embargo, es que los países desarrollados producen cada vez menos acero porque éste es un commodity, una mercancía fácil de producir que enfrenta gran competencia y escasos márgenes. En cambio, los productos que se fabrican con acero y con aluminio tienen más complejidad, más valor agregado y mayores márgenes de utilidad. No tiene sentido castigarlos por la industria básica.

Trump está recurriendo a una ley que permite al ejecutivo establecer límites temporales a las importaciones por razones de seguridad nacional, pero las fuerzas armadas no han solicitado la medida. Al contrario, saben que un aumento en los precios del acero y el aluminio elevará los costos de sus armas y por lo tanto su capacidad de defender al país.

Como los mercantilistas del siglo XIX, Trump cree que el comercio es un juego de suma cero en el que los avances de una parte perjudican a los demás. Es incapaz de entender que el comercio genera prosperidad para todos. El resultado de su ignorancia puede ser una guerra comercial internacional como la que creó la Gran Depresión.

El consumo

En 2016, 30.1% del acero consumido en Estados Unidos fue importado contra 34.4 por ciento en 2014. La producción estadounidense de acero crudo, sin embargo, se redujo 11 por ciento porque el consumo bajó de 117 a 99.7 millones de toneladas (trade.gov). Subir los precios no ayudará a la industria. El problema es el consumo, ¡estúpido!



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: