De política y cosas peores | Cayó en la tentación de la política | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 19 Junio 2018 | 

0

53

17

Secciones

Martes 19 Junio 2018 | 

0

53

17

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Cayó en la tentación de la política

Armando Fuentes/
Escritor | Viernes 02 Marzo 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Dulciflor, compungida, les informó a sus padres que estaba un poquitito embarazada. "¡Dulces Nombres! -exclamó su mamá, que conservaba las jaculatorias aprendidas de labios de la suya- ¿Cómo es eso posible?". Replicó Dulciflor: "No supe lo que hice, mami, pero mi novio piensa que lo hice muy bien". Mamá Osa dijo: "Alguien entró en la casa y se comió mi sopa". Dijo el osito: "Alguien entró en la casa y se comió mi sopa". Y Papá Oso dijo: "Olvídense de la chingada sopa. ¡Alguien entró en la casa y se llevó el estéreo y el televisor!". El jefe de personal vio la prueba que Babalucas presentó para pedir empleo. Le dijo después de ver su escrito: "Tiene usted dislexia". Babalucas se preocupó: "¿Huelo mal?". Los condones vienen en varias presentaciones. Paquetes de uno, para solteros en sábado. Paquetes de siete para recién casados, uno para cada día. Y paquetes de 12 para casados de mayor edad: una para enero, otro para febrero, otro para marzo. Soy hombre de peregrinaciones. Suelo hacer peregrinaciones al fondo de mí mismo, y en el mundo de afuera -el otro mundo- peregrino a mis santuarios. En Roma voy a veces a San Pedro, pero siempre a la Fuente de Trevi, donde tengo recuerdos de cine, tan reales, y recuerdos de vida, tan irreales. En París mi peregrinación es al cementerio del Père Lachaise. La tumba que visito no es la de Chopin ni la de Morrison: es la de Alphonse Daudet. Su novela Le petit chose es un poco su autobiografía y un poco también la mía. Y en Madrid, ese pueblo grande capital de un gran pueblo, voy a ver toda la pintura del mundo en Las Meninas y luego de respirar su aire me tomo un café en el Gijón, el más café de todos los cafés de los Madriles. Por sus mesas anda el espíritu de doña Encarnación Fernández, la fundadora del establecimiento, que en sus 100 años de vida vio pasar por él a Fernando Fernán Gómez, a Joaquín Calvo Sotelo, a Camilo José Cela, a Fernando Arrabal, a Paso y Ruiz Iriarte. Una vez llegó ahí Ortega y Gasset, y todos los parroquianos se pusieron en pie y le aplaudieron. Yo voy al Gijón a visitar a Enrique Jardiel Poncela, que en la mesa que tenía reservada escribía sus novelas y sus comedias. En una de ellas -"Una noche de primavera sin sueño"- salí cuando empezaba a ser actor. Recuerdo una de las frases de mi personaje: "¡Qué hombre tan inteligente! ¡Siempre dice lo que yo estoy pensando!". Todo esto viene a cuento para repetir una vez más que soy fan de Mario Vargas Llosa. Sus novelas son deslumbrantes, y cada uno de sus artículos es modelo de periodismo bueno. Ciertamente en una mala hora cayó en la fea tentación de la política, pero sus muchas cualidades lo redimieron, y ese pecado está ya en el olvido, aunque seguramente los peruanos aún recuerdan el error que cometieron al no llevarlo a la presidencia de su país. Vargas Llosa declaró en Madrid que elegir a López Obrador sería para los mexicanos un suicidio, pues AMLO representa "una democracia populista y demagógica con recetas absolutamente fracasadas en el mundo entero". Añadió el ganador del Premio Nobel: "Yo espero que no gane López Obrador. Creo que sería un retroceso enorme para la democracia en México". Todo eso dijo Vargas Llosa. Y digo yo como aquel personaje de Poncela: "¡Qué hombre tan inteligente!, etcétera. La esposa del célebre científico llegó sin anunciarse en el laboratorio y vio a su marido en trance de erotismo con su joven y curvilínea asistente. "¿Qué es esto, Alquimio?" -le gritó en paroxismo de iracundia. "Mujer -contestó él-. Recuerda que te dije que estaba tratando de producir la vida en condiciones de laboratorio". FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: