De política y cosas peores | El color de la nostalgia | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 25 Junio 2018 | 

6

00

51

Secciones

Lunes 25 Junio 2018 | 

6

00

51

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | El color de la nostalgia

Armando Fuentes/
Escritor | Jueves 01 Marzo 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Leovigildo se casó con Febronia, mujer mayor que él, hembra apasionada, ardiente, lúbrica. Pese a ser tan cachonda -perdonen la franqueza- la novia no había conocido amor de lecho, y cuando lo probó le gustó tanto que le hacía a su flamante maridito solicitaciones que él a duras penas podía satisfacer, pues su insaciable dulcinea le demandaba cada día tres turnos de trabajo. Ya andaba el pobre todo guango, vale decir desmadejado, laso, decaído. Una noche, después de la tercera acción, Febronia le preguntó, mimosa: "¿Qué vas a querer para nuestro primer mes de casados?". Respondió con voz feble el lacerado: "Llegar". La esposa de don Chinguetas se enteró de que su marido cortejaba a la joven vecina de al lado. Le preguntó a su casquivano cónyuge: "¿Qué no te basta con hacer el ridículo conmigo?". El león, rey de la selva, amenazó al elefante. Le dijo: "Hice una lista de los animales a los que voy a partirles el hocico, y tú estás en ella". El elefante lo enredó en su trompa y levantándolo en alto le contestó furioso: "¡Y yo voy a partirte tu madre!". Muy apurado pidió el león: "Bueno, elefantito; si no quieres estar en la lista entonces bájame para borrarte". Luisa Lane, la novia de Supermán, le aseguró, nerviosa: "Te juro que no sé qué hace un traje de Batman al lado de mi cama. Debe ser un error de la tintorería". La meserita tropezó y derramó la taza de café en la entrepierna del cliente. "¡Perdone!" -se disculpó muy apenada. "No te preocupes -la tranquilizó él-. Sólo dime: el café que me cayó ahí ¿es regular o descafeinado?". Respondió la muchacha: "Regular". "¡Qué bueno!" -se alegró el señor. "¿Por qué?" -se extrañó la meserita. Explicó el otro: "Hoy en la noche tengo un compromiso amoroso, y quizá con el café esta cosa se mantenga despierta". La nostalgia es color sepia. De ese color eran los retratos de antes, aquellos de bodas en que la novia se veía triste y el novio se veía propietario; aquellos del niño muerto cuya madre contenía las lágrimas que se le desbordaban, y sonreía por obligación cuando la felicitaban porque ahora tenía un angelito en el Cielo. Mis nostalgias -tengo muchas, comenzando por las de mañana- no son de color sepia: son de todos colores, como las películas, como la vida, como el mundo. Nostalgia color de oro de la paja en que jugábamos, niños en vacaciones, libres de servidumbres escolares, en los trigales del rancho San Francisco. Nostalgia color verde de los ojos de aquella muchachita adolescente que me cantaba, sugestiva, la canción "Multiplicando". Nostalgia rojo vino de las noches de letra y música con los amigos que se fueron ya. Ayer, sin embargo, tuve una nostalgia en blanco y negro. He aquí que en un supermercado hallé un whisky en cuya etiqueta se ven dos pequeños perros, uno negro y otro blanco. De inmediato me vino a la memoria la vez en que a mi padre alguien le regaló una botella de ese whisky. Traía como obsequio esos perritos hechos de un material novísimo que se llamaba plástico. Llevaban un imán, y se movían sobre la mesa cuando por abajo tú movías otro imán. Mi padre no era bebedor de whisky. Él era de ron en el verano y tequila en los días del invierno. Dos cubas o dos caballitos. Nada más. Y los domingos una cerveza en la comida, lujo semanal. Pero lo poco, cuando se goza bien, es mucho, y al revés: la abundancia le quita gozo al goce. Así aprendí a gozar la vida día a día, gota a gota. Ahora soy rico en nostalgias. Unas son de color sepia, las de antier. Otras en Technicolor, las de ayer. Y ésta en blanco y negro, la de los perritos que hoy me volvió a regalar mi padre. ¿De qué color irán a ser mis nostalgias de mañana?... FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: