De política y cosas peores | La herencia de Peña | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 23 Junio 2018 | 

10

12

57

Secciones

Sábado 23 Junio 2018 | 

10

12

57

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | La herencia de Peña

Armando Fuentes/
Escritor | Miércoles 28 Febrero 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- El mejor escudo contra la tentación es preguntarte: "¿Y si se sabe?". Era día de ayuno y abstinencia, pero el padre Arsilio sintió la irresistible tentación de comerse un buen trozo de carne. Fue a un restorán y pidió un sirloin término medio,  jugoso. Sabía lo que los buenos cocineros saben: que lo cocido, bien cocido, y lo asado, mal asado. Sabía también que la única manera de librarse de una tentación es caer en ella. (Una de sus feligresas, la señorita Peripalda, confesaba que nunca luchaba contra las tentaciones. Decía: "¿Y luego si no vuelven?". Tenía razón: en la primera mitad de la vida es difícil no caer en las tentaciones; después es muy difícil encontrarlas). El mesero le trajo su sirloin al padre Arsilio, y él lo cortó para probarlo. ¡Qué bueno se veía! Estaba tierno, de un incitante color róseo, suculento. Se llevó a la boca el primer trozo de aquel rico manjar. En eso se oyó el fortísimo trueno anunciador de una tormenta de verano. Alzó la vista a lo alto el padre Arsilio y preguntó, contrito: "Señor: ¿tanto escándalo por un poco de carne, y que ni siquiera es de la otra?". Babalucas le contó a un amigo: "Mi perro persigue a todos los que pasan en bicicleta". Le sugirió el otro: "¿Por qué no lo encierras?". "No me gusta tenerlo encerrado -replicó Babalucas-. Mejor le voy a quitar la bicicleta". El sultán reunió a sus trescientas esposas. "Siento decirles que voy a pedir el divorcio. Perdónenme, pero en el corazón no se manda, y me he enamorado de otro harén". Díaz Ordaz nos dejó de herencia la sangre derramada. Echeverría nos dejó de herencia la demagogia populista. López Portillo nos dejó de herencia la frivolidad. Miguel de la Madrid nos dejó de herencia la inflación. Salinas de Gortari nos dejó de herencia la ambición y la sospecha. Ernesto Zedillo nos dejó de herencia el respeto al voto y a la alternancia democrática. Vicente Fox nos dejó de herencia la decepción. Felipe Calderón nos dejó de herencia el miedo. ¿Peña Nieto nos dejará de herencia a López Obrador?... Don Poseidón tenía en su finca un estanque de aguas claras. Cierto día de calor canicular le vino en gana refrescarse en él, pero lo halló ocupado por cinco hermosas chicas de la ciudad que habían sentido el mismo antojo y disfrutaban en paradisíaca desnudez el frescor reconfortante de las linfas. Al ver a don Poseidón las bellas féminas se sumergieron en el agua hasta el cuello. El vejancón, sin decir palabra, se sentó en el suelo con actitud de quien va a esperar. Le dijo una de las muchachas, irritada: "No saldremos de aquí hasta que usted se vaya. Por mucho que aguarde no podrá vernos sin ropa". Replicó don Poseidón: "No vine a verlas. Vine a darle de comer al cocodrilo". Entonces sí el astuto viejo vio a las chicas en todo su esplendor. Un vanidoso actor fue a entretener a las ancianitas de un asilo, pero ninguna pareció reconocerlo. Le preguntó a una de ellas: "¿No sabe quién soy, abuela?". "No -respondió la viejecita-. Pero pregunta en la oficina. Ahí te lo recordarán". Una huéspeda del hotel se presentó en la administración y reclamó con voz airada: "¿Qué clase de lugar es éste? Alguien llamó a la puerta de mi habitación, y cuando la abrí me encontré frente a un sujeto armado con una escopeta de dos cañones. Me dijo que si no cedía yo a sus impulsos de libídine me quitaría la vida". "¡Coño! -exclamó el gerente del hotel, que era de barba cerrada, cejijunto y coñodicente, como describía Novo a los peninsulares-. Y ¿qué hizo usted?". "¿Cómo que qué hice? -rebufó la mujer hecha una furia-. ¿Acaso escuchó usted disparos de escopeta?". FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: