De política y cosas peores | Estamos ligeramente jodidísimos | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 24 Septiembre 2018 | 

11

44

20

Secciones

Lunes 24 Septiembre 2018 | 

11

44

20

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Estamos ligeramente jodidísimos

Armando Fuentes/
Escritor | Lunes 26 Febrero 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Afrodisio Pitongo era proclive a la concupiscencia de la carne. Decía: "Cuando hago el sexo siempre le hablo a mi esposa. Le digo: 'Hoy llegaré tarde a la casa". Cuando tenía yo 16 años y era un adolescente flacucho y esmirriado me dijo una muchacha de mi edad: "Tú has de ser metafísico". Sentí halago por ese comentario; pensé que las lecturas me salían a la cara. Le pregunté a la chica: "¿Por qué crees que soy metafísico?". Me respondió: "Porque no tienes nada de físico". En esa traumática experiencia, creo, radica mi temprana aversión al mundo de lo real. Por eso de vez en cuando asciendo al superior estrato de las Matemáticas, gran reino de las exactitudes en donde para cada problema hay una solución. He aquí, por ejemplo este problema. Juan, Pedro y Antonio tienen, respectivamente, 20, 30 y 40 manzanas. Los tres venden sus manzanas al mismo precio, y sin embargo los tres obtienen como producto de la venta la misma cantidad: cien pesos. ¿Cómo pudo ser eso? La solución viene al final. Veamos otro problema: Una muchacha tiene su novio. El padre de la chica, hombre ambicioso, la compromete en matrimonio con un sujeto rico y cruel. Ella le propone a su novio que huyan juntos, pero él, acobardado, se niega a llevarla consigo y al final rompe su compromiso. El matrimonio se consuma. El esposo de la muchacha, cumplido su capricho, la hace objeto de maltratos y abandono. Ella toma un amante al que visita en su casa, al otro lado del río. En el curso de una de las entrevistas cae una lluvia torrencial. Crece el río, y ella debe volver a la ciudad, pues su amante, impaciente, la despide. Pero el agua ya pasa sobre el puente. La muchacha le ruega a un barquero que la lleve al otro lado del río, pero no trae dinero y el barquero la rechaza. Intenta la desdichada pasar por el puente, cae al río y se ahoga. ¿Quién tiene la mayor culpa de su muerte? La respuesta no es tan sencilla como la solución del primer problema. El de las manzanas es un problema de orden matemático, y esos problemas siempre tienen solución. Si no la tuvieran no serían problemas. En cambio el relato que hice nos plantea cuestiones de orden ético que admiten tantas respuestas como opinantes haya. Un grave problema que tenemos ahora los mexicanos es que la ética está ausente de nuestra vida pública. Todo se ha vuelto búsqueda pura del poder, sin que importen los medios para conseguirlo. Olvidados los partidos de su ideología, de sus principios, no ven por el interés común; procuran sólo mantener sus posiciones y abrir más espacios para emplear a sus afiliados e incorporarlos a ese paraíso que en México es el presupuesto público. El más burdo pragmatismo, las consideraciones de coyuntura, se imponen sobre los fines trascendentes, y en esa inmediatez fracasa todo intento por dotar a la función del gobernante, y a la representación popular, de un sentido de bien, de justicia y de verdad. Dicho de otra manera menos trascendente: en lo que atañe a la vida nacional estamos ligeramente jodidísimos... Viene ahora la respuesta al problema de las manzanas, problema muy fácil por ser de Matemáticas. Los tres vendieron sus manzanas a 20 pesos la docena y 10 pesos por manzana suelta. Juan tenía 20 manzanas. Por una docena obtuvo 20 pesos; por 8 manzanas sueltas obtuvo 80 pesos. Total: 100. Pedro tenía 30 manzanas. Por dos docenas obtuvo 40 pesos; por 6 manzanas sueltas obtuvo 60. Total: 100 pesos. Antonio tenía 40 manzanas. Por tres docenas obtuvo 60 pesos; por 4 manzanas sueltas obtuvo 40. Total: 100. Muy sencillo. Para terminar leamos este cuento metafísico. En el restaurante el señor pide al mesero: "Me da un vaso de agua". Pregunta el mesero: "¿Natural?". "Sí, -responde el señor-. La sobrenatural me da miedo"... FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: