El silencioso #MeToo | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 22 Junio 2018 | 

22

37

01

Secciones

Viernes 22 Junio 2018 | 

22

37

01

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


El silencioso #MeToo

Yuriria Sierra/
Analista | Sábado 24 Febrero 2018 | 00:01:00 hrs

  • Relacionadas
Imagen Nota Relacionada

Hombres se sienten relegados del movimiento #MeToo

Ciudad de México.- Otra vez lo volvimos a hacer. De nuevo, por encima de los acontecimientos, antepusimos lo que nosotros creemos que debe ser. La víctima queda al final. Exigimos que la denuncia cumpla con nuestras expectativas, una serie de requisitos que le den veracidad. Karla Souza denunció una violación por parte de un director de cine. Ella sabe quién es. Ella sabe cuáles son las secuelas con las que ha tenido que vivir durante estos años. Lo demás, eso tendrá que ser definido por una autoridad. Pero estos casos lo que revelan no sólo es que la violencia de género sucede hasta en los ámbitos más glamorosos y a las mujeres que vemos en las portadas de revistas -aunque eso ya lo sabíamos-, también evidencia que uno de los pilares que mantienen de pie este problema es la manera en cómo lo percibimos, seamos víctimas o no.

“Me gustaría entender si les estamos pidiendo un certificado de dignidad para otorgarles, a cambio, el derecho a decir. Creí que ya habíamos comprendido -gracias a sobrados ejemplos- que las huellas de la humillación y del trauma no tienen fecha de vencimiento. Y que no se habla cuando se quiere: se habla cuando se puede. A veces, incluso, no se puede nunca...”, escribió Leila Guerriero en El País. Ella exponía eso que, para algunos, es condición irrevocable: si alguien te agrede, se debe hablar al momento. Y es que, para muchos, no hacerlo de esta forma resta mérito a la denuncia. ¿Sabrán ellos lo que implica dormir bajo el mismo techo de quien te agrede?, ¿llegar a la oficina donde te aguarda tu agresor?, ¿pensarán, entonces, que de no hacerlo dentro de las primeras 24 horas después de una agresión, el resto es sólo sufrimiento inocuo con la única intención de victimización?

Desde que decenas de mujeres nos revelaron que figuras como Bill Cosby, Harvey Weinstein, Larry Nassar, y hasta Donald Trump, sustentan buena parte de su virilidad ejerciendo poder sobre otros -en este caso, mujeres-, comenzó un falso y tramposo debate. El mismo de siempre. Una nociva percepción que ha ayudado a anquilosar la violencia a las mujeres. Porque tuvieron que ser actrices famosas las que pusieran el tema sobre la mesa. Ni siquiera los miles de mujeres que han muerto en el mundo lograron que esa parte de la sociedad, que parece tener todas las respuestas, hable con tanto ahínco sobre ellas como lo hacen (con más morbo y espíritu de chisme), cuando inquieren con dedo flamígero por qué Karla Souza no denunció en su momento, por qué no dice el nombre de su agresor, por qué no desmiente lo dicho por Denise Maerker, por qué, por qué, por qué, pero todo sobre ella. Nadie parece muy interesado en preguntarse por qué guardó silencio durante tanto tiempo y por qué ahora que habló lo hizo con reservas. La agresión queda atrás, lo que importa, según, es que se hable dentro de un período determinado. Al parecer, para que puedas llamarte víctima debes llenar un formulario o, de lo contrario, la denuncia no tendrá importancia alguna. Olvidamos que nuestro papel frente a una víctima es el de escuchar. Solo eso. Lo demás, parte precisamente de ahí.

¿Que por qué una mujer que ha sufrido cualquier tipo de agresión puede tardar tanto en decirlo? Porque el agresor se encarga de crear un entorno hostil; porque no hay autoridades capacitadas para recibir y actuar ante este tipo de denuncias; porque esto hace que se crea que no hay nada qué hacer; o porque está en riesgo el trabajo o la familia. Qué curioso, ninguna de estas razones dependen directamente de la víctima. Y son el entorno y las autoridades las que hacen sentir a la víctima como si fuera el victimario. Son también las autoridades las primeras en no escuchar, de la misma manera en que la sociedad es la primera en juzgar (rápidamente se viralizó una vieja entrevista en la que Karla Souza confesaba a Eugenia Debayle haber aprovechado su belleza frente a sus productores cuando recién empezaba a trabajar en la industria). Porque así está construido el maldito sistema: para que al final siempre sean culpables, de una forma o de otra, las mujeres. Pero eso, afortunadamente, y con el tsunami de movimientos como #MeToo, tendrá que cambiar mucho más pronto que tarde.

Aquellas mujeres que han sido víctimas de cualquier tipo de acoso o de abuso sabrán lo importante que es tener un par de oídos que las escuche antes de que sea emitido un juicio y su denuncia sea descalificada. Según Inmujeres, durante 2017 cerca de 12 mil 811 mujeres fueron asesinadas. Me pregunto cuántas de ellas no fueron escuchadas. Me pregunto a cuántas les estamos negando el derecho, el simple derecho, a decir.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: