Los liberales | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 22 Mayo 2018 | 

3

36

10

Secciones

Martes 22 Mayo 2018 | 

3

36

10

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Los liberales

Sergio Sarmiento | Viernes 09 Febrero 2018 | 00:01:00 hrs

"Creo en el liberalismo tanto y más aún que siempre. Pero pasé por una edad de sonrosada inocencia en que pude creer en los liberales, lo cual es cosa muy distinta."
G.K. Chesterton
El adjetivo "liberal" tiene connotaciones positivas. Quizá por eso tantos políticos e intelectuales se lo pelean, incluso aquellos que se oponen en todo a los principios del liberalismo.

Esta semana Andrés Manuel López Obrador, quien siempre se ha dicho liberal y que adornó con un retrato de Benito Juárez su oficina de jefe de gobierno, descalificó la calificación de "liberales" que usualmente se adjudica a los intelectuales y escritores Jesús Silva-Herzog Márquez y Enrique Krauze, a los que acusó de ser "conservadores con apariencia de liberales".

La discusión obliga a aclarar primero qué es el liberalismo y qué significa ser liberal. La Real Academia Española da en su Diccionario dos significados para el primer término: "1. m. Actitud que propugna la libertad y la tolerancia en la vida de una sociedad. 2. m. Doctrina política que postula la libertad individual y social en lo político y la iniciativa privada en lo económico y cultural, limitando en estos terrenos la intervención del Estado y de los poderes públicos." La Encyclopaedia Britannica define el liberalismo como "la doctrina que considera la protección y ampliación de la libertad del individuo el problema central de la política". "Liberal" es, simplemente un partidario del liberalismo. 

Benito Juárez y muchos de sus correligionarios en el siglo XIX mexicano eran ciertamente liberales. Defendían las libertades individuales, el libre comercio, la propiedad privada y la libertad de culto. La Constitución de 1857 establece un orden eminentemente liberal. La desamortización de bienes de manos muertas, tanto de la Iglesia como de las comunidades indígenas, se hizo con la convicción de que la propiedad privada y el intercambio libre en el mercado son indispensables para construir una sociedad más próspera y más justa. 

López Obrador puede ser progresista, socialdemócrata o socialista, pero no liberal. Él mismo dice que quiere regresar al espíritu de la Constitución de 1917, una carta estatista e iliberal que sólo reconoce la propiedad privada como una graciosa concesión del gobierno a los individuos ya que otorga los derechos originales de propiedad de tierras y aguas "a la Nación", que en la práctica no es más que el gobierno. Las dudas de Andrés Manuel ante las libertades individuales, ya sean económicas o morales, lo señalan como un conservador. Sus propuestas de echar para atrás el libre comercio, de centralizar nuevamente la producción de energía en monopolios gubernamentales, de mantener el ejido o de aumentar los subsidios son todo menos liberales.

El liberalismo nunca ha sido una doctrina popular. A la gente le gusta tener un gobierno que le resuelva la vida, que la apoye cuando tiene problemas, que le otorgue subsidios, que establezca derechos diferentes para grupos distintos, que censure las expresiones o los comportamientos que considera inmorales. Lo entiendo, aunque no lo comparto. Lo que nunca podré entender es por qué políticos conservadores, progresistas, socialdemócratas, socialistas o fascistas insisten en presentarse ante la sociedad como liberales.

La discusión debería ser muy sencilla: liberal es quien defiende la libertad individual frente al gobierno. Vemos así que muchos que se presentan como liberales son los más enconados enemigos del liberalismo y de la libertad.

Schiele censurado

"Lo siento, 100 años pero demasiado atrevido para hoy. #ToArtItsFreedom."

Con este lema en una banda que tapa los desnudos del pintor austriaco Egon Schiele, la Oficina de Turismo de Viena cuestionó la censura a reproducciones promocionales de sus obras en el metro de Londres y en los autobuses de Berlín.



Twitter: @SergioSarmiento



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: