De política y cosas peores | AMLO es un peligro para sí mismo | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 14 Noviembre 2018 | 

6

39

23

Secciones

Miércoles 14 Noviembre 2018 | 

6

39

23

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | AMLO es un peligro para sí mismo

Armando Fuentes/
Escritor | Jueves 08 Febrero 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.– Me sorprendió ver tan flaquito a Clinton en la foto de una cena en Guadalajara. A mí me habían dicho que estaba bien mamao. Don Pachito, señor de muchos años, casó con Pomponona, mujer en flor de edad y buenas carnes. Los hijos del provecto galán pensaron en los riesgos que el matrimonio podía traer consigo para su genitor, y acordaron que en la luna de miel los novios durmieran en habitaciones no sólo separadas, sino también alejadas entre sí. Para Pomponona reservaron en el hotel el cuarto 101, que estaba al principio del corredor, y para su padre el 150, que se hallaba al final. Al día siguiente de la noche de bodas tanto la flamante novia como el añoso desposado lucían una sonrisa de felicidad, si bien ella se veía ojerosa, y él un poco débil. Los hijos del recién matrimoniado le preguntaron a Pomponona qué había sucedido. Respondió ella: "Sucedió que su papá no me dejó dormir en toda la noche. Cuatro veces me visitó en mi cuarto, y las cuatro hizo obra de varón, igual que si tuviera 20 años. Iba por la quinta, pero no tuve fuerzas ya para recibirlo, y le pedí que me dejara descansar un poco". Uno de los hijos, preocupado, le comentó a su orgulloso padre: "Con razón te vez tan cansado, papá". Replicó don Pachito: "Eso no me cansa. Lo que me fatigó un poco fue el ir y venir por ese corredor tan largo". No sé si Andrés Manuel López Obrador sea un peligro para México, pero no cabe duda de que es un peligro para sí mismo. Sus recriminaciones al Grupo Reforma, el modo prepotente como respondió a una crítica del editorialista Jesús Silva Herzog-Márquez, evidencian una vez más su talante autocrático, y lo pintan de cuerpo entero como un iluminado que se siente por encima de todos y de todo y no admite que se le roce ni siquiera con el pétalo de un cuestionamiento. Esa actitud lleva a reflexionar: si así actúa ahora ¿cómo actuará en caso de ser electo Presidente? Los políticos con tendencias de autoritarismo se vuelven realmente autoritarios cuando llegan al poder, y AMLO da a ver ese talante cuando muestra tal susceptibilidad ante la crítica. Extraña paradoja: los yerros en que incurre López Obrador, sus desatinadas ocurrencias y mal pensados dichos se le resbalan sin hacerle daño, igual que si tuviera piel de paquidermo. En cambio reacciona con iracundia ante los señalamientos de la prensa, que ni el 5 por ciento de sus partidarios lee. Alguno de sus muchos consejeros debería sugerirle al dueño de Morena, siquiera sea cautelosamente para no enojarlo, que modere sus impulsos, no sea que por la boca muera otra vez el peje, y ahora ya sin posibilidades de resurrección. Aquel señor llegó a su casa en hora desusada y oyó en la alcoba ruidos igualmente desusados. Lo que en el aposento vio lo hizo concebir graves sospechas: su esposa se hallaba desnuda sobre el lecho, y un hombre en calzoncillos estaba tomándole el pulso. "¿Quién es usted y qué hace?" -le preguntó al sujeto. "Soy médico -respondió el tipo-, y estoy examinando a la señora". "¿En calzones?" -rebufó el marido. "Señor mío -replicó, solemne, el individuo-, cada doctor tiene su propia técnica para examinar". Doña Panoplia le comentó a su comadre Gules: "No sé qué pensar. Hallé en un bolsillo de mi esposo una pantaleta de mujer". "¡Ah! -exclamó la comadre-. ¡Entonces él fue el que se la llevó!". Florisela y Dulcibel  se encontraron después de algún tiempo de no verse. La primera lucía ropa finísima, zapatos de lujo, bolsa de marca y accesorios caros. Dulcibel le preguntó: "¿Qué haces para tener todo eso?". Respondió Florisela: "Coso". Y dijo Dulcibel con fingida admiración: "¡Qué suavecito pronuncias la jota!". FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: